Cuándo tienes derecho a indemnización en caso de accidente de tráfico

Los accidentes de tráfico pueden venir de la mano de importantes lesiones y, en el peor de los casos, fallecimientos. Te contamos cuándo tienes derecho a una indemnización.

Cuándo tienes derecho a pedir una indemnización por accidente
Cuándo tienes derecho a pedir una indemnización por accidente

Pese a que hemos vivido una clara mejoría en las últimas décadas, los accidentes de tráfico siguen siendo un drama en nuestro país y en el resto del mundo. De hecho, Europa está haciendo grandes avances con la implantación obligatoria de nuevos sistemas de seguridad en todos los coches vendidos en el Viejo Continente. El objetivo, reducir unas cifras que en 2019, últimos datos oficiales de la DGT, arrojaron 1.755 fallecidos, 8.613 heridos hospitalizados y 130.745 heridos no hospitalizados.

Con el fallecimiento y las lesiones producidas por estos accidentes llegan, por supuesto, otros problemas para la familia. Desde la pérdida de uno o varios de sus miembros hasta la incapacidad en el día a día o las dificultades para desempeñar sus labores diarias. Para estos casos existen las indemnizaciones, pensadas para que cualquiera de estas víctimas sobrelleve mejor esta situación y pueda hacer frente a los gastos aparejados.

Para poder conseguir una indemnización, es imprescindible hacer un atestado del accidente. Lo normal es que en caso de un accidente grave, con asistencia médica, los cuerpos de seguridad lleven a cabo este estudio que servirá para dirimir las causas del accidente y, así, poder reclamar el dinero que nos corresponda si no somos los causantes del mismo.

¿Qué indemnizaciones me corresponden?

Si has sufrido un accidente y has sido lesionado, hay diferentes indemnizaciones que te ayudarán a recuperar tu situación actual o, en el peor de los casos, facilitar tus labores del día a día.

Así, hay tres tipos de indemnización:

  • Indemnización por fallecimiento: Esta cuantía se calcula de manera individualizada, atendiendo a la estructura familiar. Además, se tendrán en cuenta posibles gastos de traslados o repatriaciones.
  • Indemnización por lesiones permanentes: En este caso se trata de mejorar la vida de quienes han sufrido heridas que dificulten su día a día. Se establece en función de los gastos médicos o necesidades diarias que vaya a necesitar esa persona.
  • Indemnización por lesiones temporales: Si la persona ha quedado lesionada pero podrá recuperar su vida normal tras un proceso de rehabilitación o ayudas médicas, tendrá tres tipos de indemnizaciones a su disposición. El perjuicio personal básico, que es el que padece el lesionado desde la fecha del accidente hasta el final del proceso curativo o hasta la estabilización de la lesión. El perjuicio personal particular, que es aquel que pretende compensar el perjuicio moral particular que sufre la víctima por el impedimento o la limitación que las lesiones sufridas o su tratamiento. Este, a su vez, se divide en moderado, grave o muy grave, en función de la pérdida de sus actividades diarias. Y, por último, el perjuicio patrimonial, que distingue entre daño emergente (gastos de asistencia sanitaria y otros resarcibles) y lucro cesante (pérdida de ganancia por parte de la víctima).

Para entender mejor cuáles son las cuantías en cada caso y cuáles son los pasos que podemos seguir, empresas como Indemnización por accidente cuentan con una guía de ayuda a las víctimas de accidentes de tráfico, donde especifican el dinero a reclamar en cada caso.

Archivado en:

Cómo actuar en caso de atropello en accidente para tener derecho a indemnización

Relacionado

Cómo actuar en caso de atropello en accidente para tener derecho a indemnización

Nuevos radares callejeros predicen el movimiento de peatones para evitar accidentes. Fotos: iStock.

Relacionado

Nuevos radares callejeros predicen el movimiento de peatones para evitar accidentes

Los mejores vídeos