Cuándo debes llevar tu coche al taller: las pistas que necesitas

Una avería no es el único motivo para acudir al taller. Es importante tener siempre el coche en perfectas condiciones, y más si tienes pensado realizar un viaje.

Cuándo debes llevar tu coche al taller: las pistas que necesitas
Cuándo debes llevar tu coche al taller: las pistas que necesitas

¿Hace cuánto no visitas el taller? Hay más de 3 millones y medio de vehículos que sufren algún tipo de avería a lo largo del año, según el estudio GIPA que analiza la situación del mercado de automoción. Y es en precisamente en fechas festivas como la Navidad cuando puede resultar especialmente complicado conseguir que el vehículo esté reparado a tiempo.

Pero tener una avería no es el único motivo para acudir a un centro especializado. Existen otros motivos por los que el coche debe pasar una revisión, evitando así una posible avería con las molestias que esto supone. Norauto, la cadena de mantenimiento y equipamiento integral del automóvil, nos enumera algunos motivos.

Ruidos extraños

En ocasión nuestro coche hace un ruido extraño. Muchas veces se puede identificar su procedencia y otras puede resultar más complicado averiguar su origen. Ante cualquier duda, lo más recomendable es que echen un vistazo en un taller.

Olor diferente

Hablamos de olores inusuales dentro del vehículo. Por ejemplo, un olor a gasolina puede suponer una fuga en el sistema de combustible o sistema de emisiones, mientras que un olor desagradable puede suponer problemas en el catalizador. Revisar el filtro del aire y del habitáculo, el nivel de refrigerante, el aceite del motor, la transmisión… El olor nos puede dar una pista de la avería.

Humo de colores

Que el humo del coche cambie de color no es magia ni cosa de duendes navideños. Cuando el humo es azulado puede significar que ha entrado aceite en la cámara de combustión, que el turbo, los retenes de las guías de válvulas o algún elemento del motor están gastados. Ante el menor cambio de color del humo, lo más recomendable es llevarlo a un taller.

Alteración del funcionamiento

Puede que notemos alguna alteración en el vehículo como problemas con los frenos, empeoramiento de la estabilidad y control del automóvil, fallos o ruidos en los pedales… Cualquier síntoma anómalo puede suponer que detrás haya una avería mayor que debe ser tratada. Cuando más tiempo dejes pasar, peor. Mayor será la avería y más caro el arreglo.

Testigo encendido

La manera más común de saber que tenemos una avería es precisamente cuando se nos enciende una de las luces del cuadro de mandos. El problema es saber el significado del testigo encendido. Podemos buscarlo en el libro de instrucciones del vehículo. Pero si no somos capaces de identificarlo, debería ser tratado por un experto.

Revisión ante de viajar

Por norma general, antes de emprender un viaje largo, es importante revisar y comprobar que el automóvil está en perfecto estado. Hay que tener en cuenta que existen elementos del coche que sufren especialmente con las bajas temperaturas y el invierno, y que son importantes como la batería, los niveles de líquidos del coche (aceite, refrigerante y frenos), los neumáticos, el sistema de frenado y el limpiaparabrisas.

Según el fabricante

El estudio GIPA revela que los coches que no hacen mantenimiento preventivo tienen un 38% más de averías que los que sí lo hacen. Es el fabricante del coche el encargado de indicar cuánto tiempo o kilómetros el automóvil debe ser revisado y qué puntos se deben controlar.

Comprobar el aceite

Uno de los elementos más importantes del coche es el aceite, ya que es fundamental para el que el motor funcione correctamente. Si el coche se queda sin aceite, el motor se puede gripar por completo. Comprobar el nivel de aceite es muy sencillo, y puede hacerlo el propio conductor. Sin embargo, si hay que cambiar el filtro del aceite, hay que tener en cuenta la gestión de residuos que viene marcada por la ley, ya que no se pueden depositar los residuos en cualquier lugar. Es recomendable llevar el coche al taller y que lo haga un experto.

Luces fundidas

Hoy en día y según el tipo de vehículo que tengas puede ser necesario desmontar el faro entero para cambiar las bombillas. Si hablamos de iluminación xenón, todavía resulta más difícil y es necesario que lo realice un experto. La DGT recomienda cambiar las luces cada dos años.

Estos son los síntomas de que tus frenos están avisando de posibles fallos o averías

Relacionado

Estos son los síntomas de que tus frenos están avisando de posibles fallos o averías

Los mejores trucos para arrancar bien el coche cuando hace frío y evitar averías

Relacionado

Los mejores trucos para arrancar bien el coche cuando hace frío y evitar averías

Los mejores vídeos