Contacto: Seat Ibiza

La quinta generación del Seat Ibiza se comercializará en nuestro país para el primer trimestre de 2002. Con el mismo chasis que el Skoda Fabia y el nuevo VW Polo, el Ibiza ha ganado en todo: es más grande, más ancho, más alto y tiene más maletero y espacio para las piernas detrás. Tendrá seis motores (3 gasolina y 3 Diesel) y podrá montar tres tipo de caja de cambios (manual, de 6 velocidades y automática).

ibiza12g.jpg
ibiza12g.jpg

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.

Las novedades en el campo mecánico son para recibirlas de buen agrado. Por ejemplo, ésta será la primera vez que se incorpore al Ibiza un motor tricilíndrico de gasolina, el de 64 CV, y la apuesta es firme en la imparable carrera tecnológica de los turbodiésel con el motor del Grupo de 1,9 litros y 130 CV gracias al empleo de la inyección directa, el inyector-bomba y el turbo de geometría variable que, sobre este vehículo, se erige como el más rápido y potente en su segmento, con unas prestaciones que prometen a todas luces satisfacer cualquier necesidad de aceleración y recuperación. No en vano la velocidad máxima oficial está en 207 km/h.

El motor de tres cilindros es de 1,2 litros, construido en aluminio y con árbol contrarrotante. Su baza será la economía de combustible y por tanto también su bajo nivel de emisiones. Sobre el papel no está mal y se promete una velocidad de 165 km/h.

Del bloque de 1,4 litros se obtienen en gasolina tanto el de 75 CV como el de 100. La diferencia para conseguir más caballos está en una gestión electrónica distinta y un reglaje de la distribución con más cruce de válvulas. También tendrá unas relaciones de cambio más cortas. Se anuncian 174 y 195 km/h de velocidad máxima, respectivamente. El 1.4 podrá montarse con la caja de cambios de cinco velocidades o bien la automática de cuatro.

En el momento de su lanzamiento, habrá seis motores disponibles. Los tres primeros serán de gasolina y cuatro válvulas por cilindro, con una potencia de 64, 75 y 100 CV, respectivamente. Los otros tres son Diesel de inyección directa: el primero también de 64 CV, el segundo de 100 y el tercero de nada menos que 130.