Contacto: Peugeot 206 1.4 HDI

Peugeot tiene ya listo para la venta el 206 con el motor 1.4 HDI de 70 CV. Con este propulsor, el coche francés se abre a una parte del mercado que necesita un coche de precio asequible, consumo bajo y capacidad para viajar.

206_dv4_1g.jpg
206_dv4_1g.jpg

Al margen del motor, este 206 sólo se distingue de sus hermanos por la placa que, en la zaga, muestra las siglas que identifican al motor. Estéticamente no hay más novedades. La mecánica tampoco varía: sigue montando las suspensiones delanteras de rueda independientes con un tren del tipo seudo McPherson y una traviesa de dos brazos tirados en el eje trasero. El conjunto resulta muy eficaz y es de sobra conocido. Destaca la viveza del eje trasero y el dinamismo y agilidad general del coche, fácil de conducir, preciso en sus movimientos y bastante fresco en su concepto, pese al tiempo que lleva ya en el mercado.

El interior tampoco presenta variedades y está rematado con su típico ambiente muy juvenil. El habitáculo no despunta por ser muy espacioso, pero cumple con los requisitos del segmento.

En cuanto a equipamiento, el coche (disponible en tres acabados) cuenta de serie con llantas de chapa de 5,5 j 14, neumáticos de 175/65 R14T, encendido automático de las luces de cruce y nuevas pantallas multifunción. El ABS se queda, de momento, como opción y cuesta 460 euros.

El 206 HDI está ya a la venta y se ofrece en tres niveles de acabado. El precio mínimo recomendado es de 11.130 euros, 1.851.877 pesetas, mientras que el más caro sale por 12.520 euros, o, lo que es lo mismo, 1.083.153 pesetas. La lista de opciones incluye aire acondicionado, climatizador, ABS, airbag laterales dobles, llantas de aleación, techo eléctrico y limpiaparabrisas automático entre otras posibilidades.

Con este nuevo motor, Peugeot espera acaparar un importante nicho de mercado. En concreto, confía en vender en España unas 11.300 unidades este año. Así, las ventas previstas para la gama 206 a lo largo de 2002 se situarán en unas 62.500 unidades, por debajo de las 72.741 que se vendieron en 2001. Explica Peugeot que esta diferencia se debe al crecimiento de ventas del 307, su modelo estrella del momento.

Con todo, los responsables de la marca en España confían en que el 206 mantenga su nivel de penetración en el mercado. No olvidan que, en 2001, lograron que este coche fuera el más vendido del segmento B y, en motores de gasolina, el más vendido de todos los segmentos.

A lo largo de este año, la firma francesa irá desvelando otras interesantes novedades dentro de esta gama 206. Así, se ofrecerá una versión familiar, la SW, también denominada break. Por si fuera poco, en el Salón de París presentarán una edición deportiva que alcanzará la cifra de 180 CV.

Al margen del motor, este 206 sólo se distingue de sus hermanos por la placa que, en la zaga, muestra las siglas que identifican al motor. Estéticamente no hay más novedades. La mecánica tampoco varía: sigue montando las suspensiones delanteras de rueda independientes con un tren del tipo seudo McPherson y una traviesa de dos brazos tirados en el eje trasero. El conjunto resulta muy eficaz y es de sobra conocido. Destaca la viveza del eje trasero y el dinamismo y agilidad general del coche, fácil de conducir, preciso en sus movimientos y bastante fresco en su concepto, pese al tiempo que lleva ya en el mercado.

El interior tampoco presenta variedades y está rematado con su típico ambiente muy juvenil. El habitáculo no despunta por ser muy espacioso, pero cumple con los requisitos del segmento.

En cuanto a equipamiento, el coche (disponible en tres acabados) cuenta de serie con llantas de chapa de 5,5 j 14, neumáticos de 175/65 R14T, encendido automático de las luces de cruce y nuevas pantallas multifunción. El ABS se queda, de momento, como opción y cuesta 460 euros.

El 206 HDI está ya a la venta y se ofrece en tres niveles de acabado. El precio mínimo recomendado es de 11.130 euros, 1.851.877 pesetas, mientras que el más caro sale por 12.520 euros, o, lo que es lo mismo, 1.083.153 pesetas. La lista de opciones incluye aire acondicionado, climatizador, ABS, airbag laterales dobles, llantas de aleación, techo eléctrico y limpiaparabrisas automático entre otras posibilidades.

Con este nuevo motor, Peugeot espera acaparar un importante nicho de mercado. En concreto, confía en vender en España unas 11.300 unidades este año. Así, las ventas previstas para la gama 206 a lo largo de 2002 se situarán en unas 62.500 unidades, por debajo de las 72.741 que se vendieron en 2001. Explica Peugeot que esta diferencia se debe al crecimiento de ventas del 307, su modelo estrella del momento.

Con todo, los responsables de la marca en España confían en que el 206 mantenga su nivel de penetración en el mercado. No olvidan que, en 2001, lograron que este coche fuera el más vendido del segmento B y, en motores de gasolina, el más vendido de todos los segmentos.

A lo largo de este año, la firma francesa irá desvelando otras interesantes novedades dentro de esta gama 206. Así, se ofrecerá una versión familiar, la SW, también denominada break. Por si fuera poco, en el Salón de París presentarán una edición deportiva que alcanzará la cifra de 180 CV.

Al margen del motor, este 206 sólo se distingue de sus hermanos por la placa que, en la zaga, muestra las siglas que identifican al motor. Estéticamente no hay más novedades. La mecánica tampoco varía: sigue montando las suspensiones delanteras de rueda independientes con un tren del tipo seudo McPherson y una traviesa de dos brazos tirados en el eje trasero. El conjunto resulta muy eficaz y es de sobra conocido. Destaca la viveza del eje trasero y el dinamismo y agilidad general del coche, fácil de conducir, preciso en sus movimientos y bastante fresco en su concepto, pese al tiempo que lleva ya en el mercado.

El interior tampoco presenta variedades y está rematado con su típico ambiente muy juvenil. El habitáculo no despunta por ser muy espacioso, pero cumple con los requisitos del segmento.

En cuanto a equipamiento, el coche (disponible en tres acabados) cuenta de serie con llantas de chapa de 5,5 j 14, neumáticos de 175/65 R14T, encendido automático de las luces de cruce y nuevas pantallas multifunción. El ABS se queda, de momento, como opción y cuesta 460 euros.

El 206 HDI está ya a la venta y se ofrece en tres niveles de acabado. El precio mínimo recomendado es de 11.130 euros, 1.851.877 pesetas, mientras que el más caro sale por 12.520 euros, o, lo que es lo mismo, 1.083.153 pesetas. La lista de opciones incluye aire acondicionado, climatizador, ABS, airbag laterales dobles, llantas de aleación, techo eléctrico y limpiaparabrisas automático entre otras posibilidades.

Con este nuevo motor, Peugeot espera acaparar un importante nicho de mercado. En concreto, confía en vender en España unas 11.300 unidades este año. Así, las ventas previstas para la gama 206 a lo largo de 2002 se situarán en unas 62.500 unidades, por debajo de las 72.741 que se vendieron en 2001. Explica Peugeot que esta diferencia se debe al crecimiento de ventas del 307, su modelo estrella del momento.

Con todo, los responsables de la marca en España confían en que el 206 mantenga su nivel de penetración en el mercado. No olvidan que, en 2001, lograron que este coche fuera el más vendido del segmento B y, en motores de gasolina, el más vendido de todos los segmentos.

A lo largo de este año, la firma francesa irá desvelando otras interesantes novedades dentro de esta gama 206. Así, se ofrecerá una versión familiar, la SW, también denominada break. Por si fuera poco, en el Salón de París presentarán una edición deportiva que alcanzará la cifra de 180 CV.

Al margen del motor, este 206 sólo se distingue de sus hermanos por la placa que, en la zaga, muestra las siglas que identifican al motor. Estéticamente no hay más novedades. La mecánica tampoco varía: sigue montando las suspensiones delanteras de rueda independientes con un tren del tipo seudo McPherson y una traviesa de dos brazos tirados en el eje trasero. El conjunto resulta muy eficaz y es de sobra conocido. Destaca la viveza del eje trasero y el dinamismo y agilidad general del coche, fácil de conducir, preciso en sus movimientos y bastante fresco en su concepto, pese al tiempo que lleva ya en el mercado.

El interior tampoco presenta variedades y está rematado con su típico ambiente muy juvenil. El habitáculo no despunta por ser muy espacioso, pero cumple con los requisitos del segmento.

En cuanto a equipamiento, el coche (disponible en tres acabados) cuenta de serie con llantas de chapa de 5,5 j 14, neumáticos de 175/65 R14T, encendido automático de las luces de cruce y nuevas pantallas multifunción. El ABS se queda, de momento, como opción y cuesta 460 euros.

El 206 HDI está ya a la venta y se ofrece en tres niveles de acabado. El precio mínimo recomendado es de 11.130 euros, 1.851.877 pesetas, mientras que el más caro sale por 12.520 euros, o, lo que es lo mismo, 1.083.153 pesetas. La lista de opciones incluye aire acondicionado, climatizador, ABS, airbag laterales dobles, llantas de aleación, techo eléctrico y limpiaparabrisas automático entre otras posibilidades.

Con este nuevo motor, Peugeot espera acaparar un importante nicho de mercado. En concreto, confía en vender en España unas 11.300 unidades este año. Así, las ventas previstas para la gama 206 a lo largo de 2002 se situarán en unas 62.500 unidades, por debajo de las 72.741 que se vendieron en 2001. Explica Peugeot que esta diferencia se debe al crecimiento de ventas del 307, su modelo estrella del momento.

Con todo, los responsables de la marca en España confían en que el 206 mantenga su nivel de penetración en el mercado. No olvidan que, en 2001, lograron que este coche fuera el más vendido del segmento B y, en motores de gasolina, el más vendido de todos los segmentos.

A lo largo de este año, la firma francesa irá desvelando otras interesantes novedades dentro de esta gama 206. Así, se ofrecerá una versión familiar, la SW, también denominada break. Por si fuera poco, en el Salón de París presentarán una edición deportiva que alcanzará la cifra de 180 CV.

Al margen del motor, este 206 sólo se distingue de sus hermanos por la placa que, en la zaga, muestra las siglas que identifican al motor. Estéticamente no hay más novedades. La mecánica tampoco varía: sigue montando las suspensiones delanteras de rueda independientes con un tren del tipo seudo McPherson y una traviesa de dos brazos tirados en el eje trasero. El conjunto resulta muy eficaz y es de sobra conocido. Destaca la viveza del eje trasero y el dinamismo y agilidad general del coche, fácil de conducir, preciso en sus movimientos y bastante fresco en su concepto, pese al tiempo que lleva ya en el mercado.

El interior tampoco presenta variedades y está rematado con su típico ambiente muy juvenil. El habitáculo no despunta por ser muy espacioso, pero cumple con los requisitos del segmento.

En cuanto a equipamiento, el coche (disponible en tres acabados) cuenta de serie con llantas de chapa de 5,5 j 14, neumáticos de 175/65 R14T, encendido automático de las luces de cruce y nuevas pantallas multifunción. El ABS se queda, de momento, como opción y cuesta 460 euros.

El 206 HDI está ya a la venta y se ofrece en tres niveles de acabado. El precio mínimo recomendado es de 11.130 euros, 1.851.877 pesetas, mientras que el más caro sale por 12.520 euros, o, lo que es lo mismo, 1.083.153 pesetas. La lista de opciones incluye aire acondicionado, climatizador, ABS, airbag laterales dobles, llantas de aleación, techo eléctrico y limpiaparabrisas automático entre otras posibilidades.

Con este nuevo motor, Peugeot espera acaparar un importante nicho de mercado. En concreto, confía en vender en España unas 11.300 unidades este año. Así, las ventas previstas para la gama 206 a lo largo de 2002 se situarán en unas 62.500 unidades, por debajo de las 72.741 que se vendieron en 2001. Explica Peugeot que esta diferencia se debe al crecimiento de ventas del 307, su modelo estrella del momento.

Con todo, los responsables de la marca en España confían en que el 206 mantenga su nivel de penetración en el mercado. No olvidan que, en 2001, lograron que este coche fuera el más vendido del segmento B y, en motores de gasolina, el más vendido de todos los segmentos.

A lo largo de este año, la firma francesa irá desvelando otras interesantes novedades dentro de esta gama 206. Así, se ofrecerá una versión familiar, la SW, también denominada break. Por si fuera poco, en el Salón de París presentarán una edición deportiva que alcanzará la cifra de 180 CV.