Cómo gastar dos litros a los 100 km

Toyota ha celebrado la primera edición de una original prueba denominada Prius Eco Fun, el Tour de la Movilidad Sostenible. En esencia, ha sido una gran competición en la que se trataba de gastar lo menos posible. En espíritu, un homenaje a lo que Toyota llama sus “pioneros", los primeros compradores del Prius, su coche híbrido.

Cómo gastar dos litros a los 100 km
Cómo gastar dos litros a los 100 km

El Prius es, como se sabe, la gran apuesta ecológica de Toyota, un coche híbrido que ha demostrado que es capaz de funcionar como un coche más y, además, abrirse un hueco en la lucha comercial. El Prius monta dos motores, uno de gasolina y otro eléctrico más pequeño. La combinación de ambos logra importantes ahorros de carburante y, además, el coche es capaz de circular sólo con el motor eléctrico en determinadas circunstancias.
Toyota vende ya la segunda generación de este modelo y, para celebrarlo, ha decidido premiar a sus compradores, “pioneros" y “héroes", según Miguel Fonseca, director general de la compañía japonesa en España.

La forma de homenajear a estos clientes ha sido la Toyota Prius Eco Fun, una peculiar competición en la que se trataba de demostrar cuánto combustible es capaz de ahorrar cada uno exprimiendo las bondades técnicas de la tecnología híbrida. Es decir, lo que tradicionalmente se denomina una prueba de “miniconsumo". Sin embargo, ésta no era una competición de miniconsumos cualquiera. Toyota invitó a los 900 propietarios de Prius que hay en España, aunque sólo acudieron 215, cifra nada desdedeñable que convirtió la iniciativa en un verdadero éxito y también dio más de un quebradero de cabeza a la organización.La prueba empezó el sábado 19 de junio y los participantes se concentraron en varias sedes repartidas por todo el territorio nacional: Barcelona, Valencia, Alicante, Sevilla, Jaén, Granada, Vitoria, A Coruña, Lugo, Burgos, León, Valladolid, Mérida y Zaragoza. Desde allí, todos los concursantes partían hacia Madrid tratando de consumir lo menos posible por el camino. Los invitados madrileños se concentraron en la meta, el Parque Ferial Juan Carlos I, y, desde allí, realizaron un recorrido por la Comunidad de Madrid en el que también tomamos parte los periodistas.El reglamento de la competición estipulaba que los coches partirían con los depósitos llenos hasta la boca, de tal forma que, en la llegada, se repostase de nuevo y se pudiera conocer cuánto se había gastado.
Esta idea produjo una cierta controversia, pues el laberíntico depósito del Prius es muy difícil de llenar hasta el borde, con lo que resultaba difícil igualar todos los tanques y se produjeron importantes diferencias de consumo.

Aun así, los clientes de Toyota estaban entusiasmados. A su llegada a un caluroso Madrid eran recibidos por una organización entusiasta que los tuvo “en una romería", como nos explicaba divertido un participante gallego. Después de llegar a la meta, los “priuistas" eran agasajados con un buffet y, después, trasladados a diversos hoteles. En la noche del sábado se reunieron todos para cenar y disfrutar de un divertido espectáculo de magia. La jornada del domingo 19 de junio fue mucho más seria. La organización se esmeró en llenar bien los depósitos (aunque llenarlo del todo es casi imposible) y la competición se hizo más dura, con estrictos controles de paso y un recorrido exigente que incluía un tramo urbano: cruzar Madrid de sur a norte desde la M-30 a Plaza de Castilla, atravesando Delicias, Atocha y el Paseo de la Castellana.Al final, cansados pero satisfechos, los “pioneros" de Toyota recibieron la recompensa a su esfuerzo y 90 de ellos se llevaron un premio. La verdad es que la organización se portó bien con ellos: había varios galardones por trayecto (en función de la sede de partida), además de ganadores absolutos. También había diferencias por categorías: Prius de primera y de segunda generación.Entre los consumos obtenidos el sábado destacó el asombroso registro del catalán Manuel Durán, que firmó 3,38 litros cada 100 km con un Prius de la primera fase. Y también llamó mucho la atención el rendimiento que obtuvo Carlos Bárbaro, de Sevilla, que logró dejar el gasto en 2,56 litros cada 100 km.
Pero todavía más impresionó la tabla de datos del domingo: los 25 mejor clasificados bajaron todos de los 3 litros a los 100. El ganador fue Francisco Javier Sánchez Ordóñez, que dejó el consumo en unos ridículos 1,61 litros a los 100. La cifra, a pesar de las imprecisiones con el llenado de los depósitos, da una idea de lo mucho que se puede exprimir la gasolina en este tipo de coches. Y también de lo compenetrados que están los propietarios con sus vehículos. Toyota quiso que los ganadores tuvieran una recompensa de altura: un viaje Japón para dos personas para conocer la Expo Universal de Aichi, un acontecimiento en el que la marca nipona es patrocinador principal.
Pero, además, para compensar un poco las diferencias de llenado de depósitos, se sorteó un viaje más, una idea que entusiasmó a los asistentes.
El acto de entrega de premios, dirigido por la conocida periodista de asuntos medioambientales Marga Pereda, contó con la participación del embajador de Japón en España, quien aplaudió a los que han apostado por una forma de movilidad más respetuosa con el entorno y con la protección de los recursos naturales. Con un coche como el Prius es relativamente fácil ahorrar: la combinación de motor eléctrico y gasolina es, por sí sola, una especie de hucha de combustible. Además, su transmisión está pensada para facilitar esta labor de ahorro, los motores se paran solos en los semáforos y el coche es muy ligero. Por si todo esto no fuera suficiente, es posible “obligar" al Prius a funcionar sólo con el motor eléctrico. Si se aprovecha bien la capacidad de las baterías, podemos hacer muchos kilómetros sin gastar ni una sola gota de gasolina.

Pero, claro, no todos los coches son Prius, así que no siempre es tan fácil ahorrar. En Terra Autopista tenemos una serie de consejos para que aprendas a gastar lo menos posible. Además, te ofrecemos un completo reportaje sobre los cursos de Conducción Económica que da el Racc, unos interesantes cursillos en los que, además de aprender a ahorrar, se enseña a ser un conductor más responsable, tranquilo y eficaz. No te los pierdas.

Sin embargo, cuando se trata de “competir" para ahorrar gasolina, no vale con los consejos normales y hay que tirar de “trucos". Lo más habitual es apagar el aire acondicionado, cerrar las ventanillas y circular muy despacio, tratando de aprovechar bien las inercias, las bajadas y los rebufos. Un consejo bueno es lanzar el coche antes de una subida y tratar de hacerla lo más ligero posible para, después, recuperar velocidad en la bajada. Los frenos hay que tocarlos poco y con cuidado para no bajar mucho el ritmo… También es conveniente conocer bien la zona óptima del cuentavueltas, aquella donde el motor entrega su mejor par, y tratar de mantener el motor en esa región..
Después, cabe toda la picaresca. Hay quien llega al extremo de quitar la antena de la radio para mejorar la aerodinámica del vehículo…

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.