Coches eléctricos usados y de segunda mano: lo más importante que debes tener en cuenta en su compra

Aunque la oferta es escasa en nuestro país porque el coche eléctrico ha sido y es todavía testimonial a nivel de ventas, si tienes la posibilidad de adquirir uno de segunda mano puede ser una opción interesante como inversión/rentabilidad de movilidad. Atención a estos consejos.

Redacción Autopista.

Coche eléctricos usados y de segunda mano, lo más importante que debes tener en cuenta en su compra
Coche eléctricos usados y de segunda mano, lo más importante que debes tener en cuenta en su compra

Partimos de una premisa: los coches eléctricos usados suelen estar en mejor estado que los vehículos tradicionales, ya que tienen menos piezas móviles y por lo tanto, que se desgasten. Es verdad que, a cambio, los vehículos eléctricos más antiguos tienen un gran inconveniente: el rendimiento de su batería, lo que se traduce en una menor autonomía. Estamos hablando de una tecnología que no para de evolucionar y que, como sabes también, tiene un efecto de desgaste que lleva a los fabricantes a garantizar las baterías por 8 años y 150-160.000 km siempre y con una pérdida de capacidad de hasta el 70 por ciento.

Todo influye en la salud de una batería: tipo de cargas realizadas –siempre es mejor carga lenta que rápida-, temperatura de funcionamiento habitual de las baterías, tipo de conducción que realicemos, climatología ambiente donde el calor extremo no es bueno, igual que no lo es el frío extremos…

Por lo tanto, este 30 por ciento que se pierde de capacidad de batería, lo debes tener en cuenta a la hora de tener clara la autonomía que te puede ofrecer ese eléctrico usado para evitar sustos con esa pérdida de un tercio de capacidad que te puede llevar a que el coche elegido no cubra tus necesidades mínimas de autonomía. Y también debes tener en cuenta que en los usados hablamos de baterías con capacidades a nivel de kWh menores que las actuales, y por lo tanto, autonomías como punto de partida más justas que hoy en día. Cuando esta tecnología comienza a expandirse en nuestro mercado, hace 10 años, el primer Nissan Leaf tenía una batería de 24 kWh y una autonomía de 150 optimistas kilómetros.

renault zoe
Renault ZOE

Es verdad que con la mejora de las tecnologías, los nuevos coches van permitiendo llegar más lejos que sus antecesores, sobre todo por evolución de baterías, de pesos, de aerodinámica, de eficiencia del motor y de la gestión de la electricidad... Resumiendo: quienes opten por un coche de segunda mano necesitarán cargarlo con más frecuencia. El consejo: si puedes, solicita un informe sobre el estado de la batería del vehículo eléctrico antes de cerrar el trato con el vendedor para evitar sustos.

También ten en cuenta que necesitarás infraestructura de recarga: no hay nada más económico y práctico que instalar un punto en tu domicilio. Es un coste, sí, pero a la larga saldrás ganando por comodidad y precio de cada recarga –te volvemos a recordar que el deterioro de batería te obligará a realizar mayor número de recargas-. Las cargas en infraestructuras públicas, siempre más caras y con el condicionante de que pueden estar ocupadas, tienen que ser la excepcionalidad dentro de tu modus operandi con tu coche.

CONOCE AL KIA NIRO, UNO DE LOS COCHES ELÉCTRICOS MÁS INTERESANTES

A nivel mecánico, ojo a los frenos y su funcionamiento: las frenadas regenerativas hacen que los frenos convencionales se utilicen menos –menor desgaste, sí-, pero te puedes encontrar con elementos anquilosados/oxidados. Prueba y rqequeteprueba el vehículo incidiendo en este aspecto.

Todo lo que tienes que saber para comprar un coche eléctrico de segunda mano
Comprar un coche eléctrico de segunda mano es una buena solución, pero debes tener varios aspectos en cuenta.

Otro elemento importante son las actualizaciones de software que debería recibir el vehículo vía online con actualizaciones y correcciones/optimizaciones de elementos de seguridad, confort, conectividad, dinámicos…Pero te puedes encontrar con que algo que ahora mismo ya se hace online, antes se realizaba vía servicio postventa, con lo que si el vehículo no ha ido a un servicio oficial no las tendrá incorporadas. Del mismo modo, aunque se realicen online, puedes encontrarte con modelos donde el usuario tiene que dar el visto bueno a la actualización y puede no haberse dado el caso, por lo que no es raro encontrarse con un vehículo eléctrico operando con una versión de software antigua. Clave, para reforzar la seguridad en nuestra compra, que el coche haya realizado su mantenimiento en un servicio oficial.

Terminamos: como sucede con cualquier vehículo de segunda mano, no solo el eléctrico que ahora mismo nos ocupa, hay que tener en cuenta que el coche tiene un historial impecable –el punto de partida de este reportaje son informaciones/comentarios que nos facilita el portal que investiga el historial de todos los coches carVertical-, además de una batería en buenas condiciones. De todos modos, si conoces a alguien de confianza que lo pueda inspeccionar a fondo a nivel estado de la carrocería y de los elementos mecánicos/eléctricos, mejor para reforzar la calidad y tranquilidad de tu compra.

 

Comprar coches eléctricos de segunda mano: la batería define el éxito

Relacionado

Comprar coches eléctricos de segunda mano: la batería define el éxito

10 coches eléctricos que llegarán muy pronto por los que merece la pena esperar

Relacionado

10 coches eléctricos que llegarán muy pronto por los que merece la pena esperar: e-Niro, EQE, bZ4x…

Nuestros destacados