Citroen lanza dos modelos para los mercados emergentes, uno fabricado en Vigo

La marca francesa Citroen anunció hoy el lanzamiento de dos nuevas berlinas dirigidas a los mercados emergentes, el C-Elysée y el C4L, el primero de los cuales se fabricará inicialmente en la planta española de Vigo junto a su modelo gemelo de Peugeot, el 311.

El C-Elysée se ha empezado a ensamblar en pre-serie en Vigo en las líneas de montaje del Citroen Berlingo y del Peugeot Partner, en las que también se harán los 311, explicó a Efe una portavoz de PSA, que dijo no poder comunicar la cadencia de fabricación programada.

El Citroën C-Élysée se lanzará en una primera fase en Turquía, Europa central y también en Argelia, mercados con mayor demanda de este tipo de vehículos.

Posteriormente, llegará a España y Portugal 'en pequeños volúmenes', precisó a Efe la portavoz del grupo PSA, que agrupa Citroen y Peugeot, pero no se comercializará en otros países como Francia para no afectar a otros modelos del grupo de gama media-alta por su precio.

En la misma línea, la producción del Peugeot 311 -que no está previsto que se venda en Europa- se repartirá entre Vigo y Wuhan (China), donde se empezará a fabricar en 2014.

Los dos modelos comparten sus componentes y la diferencia está en la parte delantera, más corta para el vehículo de Citroen.

Aunque oficialmente no se comunican objetivos, Citroen espera vender 30.000 unidades en 2013 del C-Elysée fuera de China, y 100.000 anuales en 2014 incluyendo el mercado chino, según 'Le Figaro'

Peugeot -de acuerdo con la misma fuente- es más ambicioso para su 311, ya que espera colocar el año próximo 54.000 coches fabricados en Vigo y pasar a 125.000 en total en 2014 (de los cuales 72.000 en la planta española y 53.000 en China).

Citroen también lanzará el nuevo C4L, que es una versión alargada de su C4 y la primera creación de su centro de estilo de Shangai, que se ensamblará en la factoría china de Wuhan para ese mercado desde finales de este ejercicio y en la rusa de Kaluga para el mercado de ese país a partir del primer semestre de 2013.

Con este modelo, la previsión de venta es de 80.000 unidades en 2014 en China y 40.000 en Rusia y en otros países limítrofes.

El director general de Citroen, Frédéric Banzet, destacó que con estos dos nuevos vehículos la marca busca 'acelerar (su) internacionalización'.

En cuanto a los clientes a los que se dirigen, son 'las clases medias de los países emergentes', indicó Banzet.

Los mejores vídeos