Cinco constructoras se hacen con las obras de la M-30

Ya se conoce el nombre de las cinco empresas (o grupos de compañías) que van a llevar a cabo las obras de soterramiento de la vía de circunvalación madrileña.

El Ayuntamiento de Madrid hizo ayer público el nombre de las empresas que se van a soterrar el tramo de la M-30 que se extiende entre el avenida de Portugal hacia el Sur en sentido contrario a las agujas del reloj.

Con la adjudicación de estas obras, las arcas municipales se ahorran un 6,7 por ciento del presupuesto de licitación que asciende a 1.244 millones de euros.

Dragados, Ferrovial-Agroman-Castillejos, Necso-Entrecanales-Cubiertas FFC y Sacyr son las elegidas para llevar a cabo los cinco tramos en los que se dividía el proyecto. El plazo de ejecución se mantiene en dos años a contar desde mayo, momento en el que está previsto que se inicien las primeras actuaciones.  Sacyr se dedicará a soterrar la avenida de Portugal en su recorrido entre la avenida de Extremadura y la M-30, tiene un presupuesto de 166 millones de euros, un 6 por ciento menos que la propuesta del Ayuntamiento de la capital.

 Dragados se va a ocupar del enterrar la avenida de Portugal entre el paseo del Marqués de Monistrol y el puente de Segovia. Ha presentado un presupuesto de 371 millones de euros, un 7,9 por ciento menor al que aparecía en el concurso público.

 La UTE (Unión Temporal de Empresas) conformada por las compañías Ferrovial-Agroman y Compañía de Obras Castillejos va a soterrar el tramo de la M-30 entre el puente de Segovia y el puente de San Isidro. La rebaja conseguida en este caso es del 6,6 por ciento y el presupuesto asciende a 264 millones de euros.

 Necso, Entrecanales y Cubiertas se ocuparán de la M-30 entre el puente de San Isidro y el de Praga con un presupuesto de 242 euros y un 6 por ciento de ahorro.

 El último tramo, comprendido entre el puente de Praga y el Nudo Sur será labor de FCC Construcción, con un 231 millones de presupuesto y la menor rebaja de todas: un 5,9 por ciento.

El Consistorio ha pedido a estas empresas las máximas garantías de calidad, funcionalidad y puntualidad, con el objetivo de “minimizar las afecciones a los vecinos y al tráfico de la zona".