CEA: la obligación de llevar chaleco va "con el espíritu de la ley"

Asociaciones automovilísticas han denunciado el posible "negociete privado" que se esconde tras los chalecos reflectantes, el propio Muñoz-Repiso, responsable de la DGT, ha quitado importancia a su uso, pero CEA y la Cruz Roja defienden su implantación. Estas dos asociaciones han presentado hoy un vídeo donde se demuestra cuáles son las ventajas de usar esta prenda.

El Comisariado Europeo del Automóvil (CEA)</font color="#0000CC">, según comenta su director, Rafael Fernández, no valora los beneficios económicos que pueden derivarse de la implantación de estas prendas, sólo defienden esta medida que consideran "de bajo coste y muy alto beneficio".

Estiman que cada chaleco se podría adquirir por menos de 15 euros (2.496 pesetas) y, con su uso, se podrían evitar cerca de 200 atropellos. En el año 2000, basándose en los datos de la DGT, murieron 199 peatones en vías poco iluminadas (la mayoría de ellos eran conductores que habían sufrido una avería). Estas cifras son orientativas, ya que sólo se han recogido los accidentes producidos en autopistas, autovías y vías convencionales por la noche (no bajo condiciones meteorológicas adversas o túneles, travesías o caminos vecinales).

"Házte ver"
CEA ha lanzado un vídeo explicativo que, bajo el sugerente título de "Hazte ver", demuestra la eficacia de estas prendas. Según sus mediciones, sin chaleco, la distancia de frenado es superior a la distancia de visibilidad del peatón. Así, a 120 km/h y a 200 metros del coche averiado, nuestra distancia de frenado es de 113 metros, pero todavía no vemos nada concreto. Habría que esperar a acercarnos a 100 metros para ver el triángulo de señalización y a 15 metros del coche para distinguir a su conductor, aunque ya sería demasiado tarde, porque iríamos a 50 km/h y necesitaríamos 27 metros para frenar.

Por el contrario, si el peatón lleva chaleco, cuando el vehículo contrario se encuentra a 100 metros del coche averiado ya se puede distinguir esta prenda, por lo que su conductor empieza a aminorar la velocidad. A 50 metros del coche, ya se intuye perfectamente el chaleco y se tiene tiempo de aminorar la velocidad a 50 km/h, por lo que la distancia de frenado se reduce también a 27 metros, espacio suficiente para evitar el atropello.

Rafael Fernández afirma que este es un vídeo "entendible hasta para la DGT". El director de CEA asegura que la implantación del chaleco recoge a la perfección "el espíritu de la nueva Ley de Tráfico", por lo que no entiende la demora de una normativa que regule y obligue a su uso.

"Si se ha aprobado el uso del triángulo que señala el coche averiado, más importante es señalizar a su conductor, ya que, cuando vuelve de poner el triángulo, queda completamente desprotegido".

CEA ya ha hecho llegar este vídeo a "la máxima responsable de tráfico en nuestro país" - Ana Pastor, subsecretaria de Interior- y a Ana María Torme, diputada del PP y responsable de la Comisión que elaboró la nueva Ley de Tráfico. Ana Pastor, según CEA, todavía no ha contestado y María Torme les ha asegurado que promoverá una proposición no de ley para que el Gobierno estudie el tema. Autopista Online también entrevistó a la diputada popular</font color="#0000CC"> y nos comentó que "el coste de estos dispositivos no sería muy alto".

Medida discutida
Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha denunciado que el Partido Popular puede tener "un interés oculto" en la implantación de esta medida. La venta de chalecos - según sus cálculos - movería "un negociete privado de 72.000 millones de pesetas" y aseguran que 3M, uno de los principales productores de estas prendas, es miembro y financia la PRI (Prévention Routière Internationale), promotora del tema.

Rafael Fernández ha asegurado que no entran a valorar estas declaraciones, ya que "el que fabrica cinturones, airbags o calzadas también está ganando dinero y son empresas privadas"; "lo que importa es reducir el número de atropellos".

La Cruz Roja Española</font color="#0000CC"> también apoya la obligación del chaleco, una prenda que, como apunta uno de sus responsables, Javier Gregorio Soler, "junto al chaleco y al casco, es fundamental".

Ahora, "es cuestión de tiempo", apunta CEA. Eso sí, esta asociación no piensa quedarse con los brazos cruzados: ya ha dotado a sus socios con una de estas prendas y se ha puesto en contacto con una agencia de alquiler de vehículos, que podría equipar sus flotas con dichos dispositivos.