Cataluña prepara su ley de ITV

Poco a poco se va aclarando el panorama de las ITV de Cataluña. El Gobierno autónoma tiene ya un borrador de ley en el que se autoriza la posibilidad de alquilar las estaciones de ITV, de tal manera que Applus , principal concesionaria de estos servicios, podría mantener su red.

La red de estaciones de ITV de Cataluña está en manos de dos compañías, RVSA, que explota unas pocas, y Applus , del grupo Aguas de Barcelona, que gestiona la mayoría gracias a una concesión administrativa. Esta concesión había sido prorrogada durante los últimos días del gobierno de Jordi Pujol, pero aquella prórroga fue revocada por el nuevo ejecutivo nada más subir al poder. Tras esta revocación, Applus deberá dejar sus explotaciones a finales de 2006.

Este cambio llevó a Applus a plantear una demanda ante los tribunales, reclamando daños y perjuicios y exigiendo la devolución del dinero invertido en las estaciones de ITV para el periodo de la prórroga anulada. El conflicto ha ido creciendo y amenazaba con convertirse en un problema grave para el “tripartito" de Maragall. Sin embargo, su consejero de Trabajo e Industria, Josep María Rañé, ha reaccionado a tiempo y ha planteado una variación en la ley que salva el escollo con Applus y puede desbloquear el conflicto. La ley, que todavía es un borrador, plantea la posibilidad de que la Generalitat de Cataluña arriende sus estaciones, en lugar de venderlas, que era la idea original. Así, Applus podrá optar a un alquiler, que es una figura jurídica diferente a la concesión administrativa. Esto permitiría a Applus mantener su negocio sin tener que comprar las estaciones de ITV.La Generalitat plantea un acceso muy restringido a esos alquileres, con altas exigencias de calidad y servicio por parte de las empresas que opten a ellos: “con sobrada capacidad y experiencia". Esto, en la práctica, supone un problema para las empresa pequeñas y facilita las cosas a las grandes. En Applus han acogido con cierta satisfacción la idea de la Generalitat. Sus responsables ya han dicho que pueden darse las circunstancias para alcanzar un acuerdo que satisfaga a todas las partes.

Applus es líder en el sector de la certificación de coches y tiene presencia en muchos países, entre ellos, Estados Unidos, donde ha arrancado su negocio con mucha fuerza. La asociación de centros de ITV, AECA-ITV, ha emitido recientemente un comunicado en el que asegura que el actual sistema de inspecciones es el único que garantiza un servicio “imparcial e independiente". Los responsables de AECA-ITV responden así a las declaraciones de Germán López-Madrid, presidente de Aniacam, patronal de los importadores, en las que decía que las ITV deberían poder hacerse en los concesionarios para que bajen los precios.