BMW asegura que así duplicará la autonomía de sus coches eléctricos en 10 años

BMW asegura que la autonomía de sus coches eléctricos prácticamente se doblará en 10 años gracias a su nueva tecnología y a unas baterías de nuevo desarrollo.

BMW asegura que así duplicará la autonomía de sus coches eléctricos en 10 años
BMW asegura que así duplicará la autonomía de sus coches eléctricos en 10 años

Aumentar la densidad energética, la vida útil, la seguridad y un buen nivel de producción con buenos datos de rentabilidad… éstas son algunas de las claves en las que BMW está trabajando intensamente para mejorar y perfeccionar aún más las baterías de sus nuevos automóviles puramente eléctricos.

Los diferentes tipos de carga, los costes y el rendimiento térmico son otros de los retos a los que se enfrenta BMW en su afán por buscar las baterías óptimas para sus nuevos automóviles eléctricos.

El presidente del Consejo de Dirección de BMW AG, Oliver Zipse, ha insinuado recientemente que los futuros vehículos eléctricos de la compañía tendrán el doble de autonomía que los actuales. "Tomando como base la tecnología actual del BMW i3, para el año 2030 podremos duplicar la densidad de energía de nuestras celdas de batería y, por lo tanto, también el alcance operativo –autonomía- de los vehículos para nuestros clientes".

BMW asegura que así duplicará la autonomía de sus coches eléctricos en 10 años

BMW asegura que así duplicará la autonomía de sus coches eléctricos en 10 años

Sin entrar en más detalles, el actual BMW i3 cuenta con una autonomía en ciclo WLTP de 310 km. Duplicar su autonomía supondría movernos en un rango de 620 km. Hay que recordar que la capacidad de la batería del i3 es de 42,2 kWh, mientras que la densidad energética ya anunciada para el nuevo i4 será de 80 kWh, que aseguraría una autonomía de unos 600 km. Como podéis ver, la evolución y las previsiones de BMW van cuadrando.

Debido al gran número de factores a considerar en la elección de las baterías apropiadas, BMW asegura que está "constantemente investigando materiales innovadores y comparándolos sistemáticamente entre sí". Por este motivo, algunos de los responsables técnicos de la compañía realizan múltiples pruebas sobre las nuevas químicas de las células y los componentes individuales de las mismas, como el ánodo, el cátodo, el electrolito y el separador. El objetivo final es identificar la estructura celular ideal que sea asequible, tenga una alta densidad de energía (capacidad) y pueda aceptar una carga rápida, entre otros factores. La consecución de todo ello no es una tarea fácil, pero BMW no está sola en este desafío y ya se ha asociado con varias universidades, instituciones científicas y nuevas empresas, una colaboración que ayudará a crear sinergias y acortar los tiempos de desarrollo.

BMW asegura que así duplicará la autonomía de sus coches eléctricos en 10 años

BMW asegura que así duplicará la autonomía de sus coches eléctricos en 10 años

Las pruebas juegan un papel importante en el desarrollo de la batería y es un proceso largo que comienza con una celda pequeña que se somete a pruebas de durabilidad y carga iniciales. Una vez que una célula pasa la primera etapa de prueba, se crea una versión más grande y luego se somete a un examen más detallado y exhaustivo.

Además de buscar baterías con el doble de densidad energética o capacidad, también se pretende que sean más ecológicas. En este sentido, BMW se ha propuesto un ambicioso objetivo: que sus nuevas baterías se puedan reciclar más del 90 por ciento al final de su ciclo de vida.