Así afecta a la conducción el consumo de cannabis, de cocaína y otro tipo de drogas

Hasta el próximo 15 de diciembre, la DGT va a establecer un dispositivo especial de control y vigilancia del consumo de drogas al volante. Así te pueden afectar sustancias como el cannabis, la cocaína y las anfetaminas.

Así afecta a la conducción el consumo de cannabis, de cocaína y otro tipo de drogas
Así afecta a la conducción el consumo de cannabis, de cocaína y otro tipo de drogas

El consumo irresponsable de drogas de un buen número de conductores está presente en casi un tercio de los accidentes de tráfico mortales que se producen en nuestro país, según la estadística oficial de siniestralidad que maneja la DGT. Pues bien, hasta el próximo 15 de diciembre, agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y de varias policías locales españolas van a realizar una campaña especial de control y vigilancia del consumo de alcohol y de drogas al volante.

A través de un comunicado y en los canales oficiales de redes sociales de la DGT, se explican las particularidades de estos nuevos controles, además de los peligrosos efectos que conlleva el consumo de algún tipo de bebida alcohólica y de sustancias estupefacientes. Nos detenemos en estas últimas, en las drogas y en sus posibles fatales consecuencias de su consumo.

Cannabis, marihuana y hachís: así afecta a la conducción

Por tipo de droga, la DGT detalla los efectos y las consecuencias dañinas que puede tener el consumo de las sustancias estupefacientes más comunes. En el caso del cannabis, de la** marihuana** y del hachís, pueden producir varias alteraciones en el ser humano en forma de cambios de humor, alteración de la percepción o de la realidad, alteraciones de los colores reales, relajación, somnolencia e incluso vértigos. En la conducción, dichas alteraciones pueden transformarse en una pérdida de reflejos, desorientación, pérdida de la percepción real, menos capacidad a la hora de tomar decisiones…

Cocaína: así afecta a la conducción

El consumo de cocaína en cualquier persona puede producir una máxima excitación y estimulación, agresividad y falta de sensación de fatiga/cansancio. En la conducción, dichos efectos se pueden transformar en un exceso de confianza, en la disminución de la sensación de fatiga, en la pérdida cognitiva de tomar decisiones y valorar riesgos…

Anfetaminas: así afecta a la conducción

El consumo de cualquier tipo de anfetaminas puede provocar euforia, excitación, agotamiento, reacciones violentas… Dichos efectos en la conducción pueden transformarse en un exceso de confianza, retraso en la sensación de fatiga/cansancio…

Opiáceos (morfina, heroína…): así afectan a la conducción

El consumo de opiáceos como la morfina y la heroína pueden tener una sensación de relajación máxima y hasta una cierta sensación de bienestar. En la conducción, pueden producir una alteración visual y en la atención, pérdida de reflejos y somnolencia.

Éxtasis: así afecta a la conducción

El consumo de éxtasis puede provocar máxima aceleración en el estado de ánimo, falta de concentración y atención, visión borrosa… Al volante, sus peligrosos efectos son un exceso de confianza, disminución de la fatiga, visión borrosa, falta de concentración…

LSD e inhalantes (colas, pegamentos)

El consumo de LSD y de sustancias inhalantes como colas o pegamentos pueden provocar alucinaciones, reacciones agresivas, ansiedad, pánico, cambios de humor y de percepción… En la conducción, sus consecuencias fatales son una disminución de los reflejos, una distorsión de la realidad, falta de coordinación, reacciones agresivas…