Así actúa la patente española que desinfecta el transporte público de coronavirus

Una patente española permite desinfectar el transporte público con un sistema que ya se aplica en la exportación de materia prima desde el puerto de Barcelona.

Así actúa la patente española que desinfecta el transporte público de coronavirus
Así actúa la patente española que desinfecta el transporte público de coronavirus

Lavarse las manos correcta y concienzudamente es esencial para mantener al coronavirus alejado de nuestro organismo. Algo similar sucede respecto a los medios de transporte que utilizamos. Mientras que no haya vehículos con filtros antipartículas como el de este Geely Icon, la desinfección de los vehículos es esencial para evitar que el virus se propague aún más.

Tal y como recogen las medidas aprobadas por el Gobierno, todos los servicios de transporte público y de empresas privadas encargadas de garantizar la circulación de personas tendrán que realizar una limpieza exhaustiva al final del día con el objetivo de desinfectar dicho transporte.

Aquí es donde entra en juego la empresa española Techtrans System SL, cuya patente Dry Sist garantiza la eliminación de bacterias y organismos como el coronavirus en espacios cerrados dedicados al transporte de mercancías y personas. Este sistema ya se aplica en el puerto de Barcelona en grandes contenedores dedicados a la exportación de madera a China.

El sistema consiste en utilizar impulsos de aire caliente, controlados mediante software, para desinfectar los materiales en los que se pueden mantener estos patógenos. El control informático de la herramienta permite flexibilizar su uso, que además no daña los materiales estructurales. Así, para la descontaminación del transporte público se necesita aplicar este aire caliente durante 30 minutos a una temperatura de 50 grados. En el transporte de madera, por ejemplo, habría que mantener el tiempo de exposición pero la temperatura aumenta a los 70 grados.

Además de su sencillo uso, una de las grandes ventajas de este sistema es que no es perjudicial para las personas (de ahí que pueda ser utilizado para descontaminar el transporte público) ni para el medio ambiente, ya que no utiliza productos químicos agresivos.