Nueva ITV: los coches Diesel desde 2006, en el foco de muchos de los suspensos

El acceso a las centralitas de los vehículos para comprobar las emisiones provocará un mayor número de rechazos en la ITV para los coches Diesel fabricados a partir 2006.
Sonia Recio -
Nueva ITV: los coches Diesel desde 2006, en el foco de muchos de los suspensos
Nueva ITV: los coches Diesel desde 2006, en el foco de muchos de los suspensos

Hasta 2017, los coches con motor Diesel copaban las ventas, mientras que los gasolina eran el patito feo. El precio más elevado de los primeros no asustaba a los compradores, motivados por un consumo menor, un carburante más económico y un mantenimiento más ajustado. Sin embargo, la nueva normativa de emisiones, el anuncio de un impuesto sobre el Diesel y la obsesión de algunos políticos por catalogar a estos vehículos como “sucios” han conseguido invertir la balanza de las matriculaciones.

El resultado final es que ahora el que tiene un coche Diesel se ha convertido en el “pecador de la pradera (y en el que amenaza con pudrirla, dicho sea de paso) y en el sufridor de todo lo nuevo que llega al mundo del automóvil. Y en esto se incluye la nueva ITV, en vigor desde hace unos días.

El acceso al OBD sólo permite controlar las emisiones

La recién estrenada reforma de la ITV permite el acceso a los equipos de lectura OBD del vehículo con dos objetivos: vigilar los sistemas de control de emisiones atmosféricas y los distintos sistemas de seguridad del vehículo (ABS, Airbags…). Lo que ocurre es que, en la práctica, en las ITV sólo se pueden medir las emisiones –y con ellas los posibles fraudes en la instalación y desinstalación de los sistemas de limpieza de partículas-, puesto que el resto de códigos de lectura de los fabricantes no están armonizados.

Además, el acceso al puerto OBD no es posible en todos los coches: sólo los que han sido fabricados a partir de 2006 lo permiten. Teniendo en cuenta la media de edad del parque automovilístico español, que ronda los 12 años, un amplio porcentaje de vehículos será controlado. Y la mayoría serán Diesel.

Un buen mantenimiento es fundamental

Con este panorama, no es de extrañar un notable aumento del número de suspensos de los coches Diesel en las inspecciones de la ITV: es una cuestión matemática. Para evitarlo, desde AECA-ITV, la patronal del sector, recomiendan hacer un mantenimiento más exhaustivo del vehículo, “no tienen nada que temer”, recalcan. Y como somos el país de la picaresca, lo más probable es que la siguiente noticia sea que encarece el precio de las revisiones pre-ITV en los talleres.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

Las ITV ya están obligadas a leer las OBD de los coches para comprobar los sistemas de emisiones. Entrevistamos a Rodrigo Radovan, director de expansión de TUV Rheinland, entidad con más de 25 ITV en toda España.

Te recomendamos

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

Cuéntanos tu experiencia con la marca de tu coche actual y participa ya en el sorteo ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...