La concentración salvará a los fabricantes de componentes

Vicenc Aguilera, miembro del Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña, ha presentado un estudio elaborado por dicha entidad en el que se reclaman más fusiones entre empresas de componentes para la automoción. Consideran que es la única forma de que el sector sobreviva.
-
La concentración salvará a los fabricantes de componentes
La concentración salvará a los fabricantes de componentes

Vicenc Aguilera se ha mostrado “absolutamente a favor de que se produzcan fusiones en el sector de componentes”. Esta es también la principal conclusión que se extrae del estudio que presentó la pasada semana el Colegio de Ingenieros de Cataluña para analizar el estado de la pequeña industria española.

<

p> En el estudio se constata que “toda la industria nacional de componentes factura 25.000 millones de euros, menos que el mayor proveedor mundial, Delphi, que tiene un volumen de ventas de 27.000 millones”.

<

p>

Ante esta situación, caracterizada por la atomización y la fragilidad de un tejido industrial tan importante, los ingenieros catalanes concluyen que es preciso apostar por un centro de I+D que pueda interactuar con el sector, como es el caso de IDIADA. También ven necesaria la construcción de mejores infraestructuras, sobre todo ferroviarias, que faciliten y abaraten las exportaciones. Reclaman también la creación de una dirección general de Automoción dentro del Ministerio de Industria, que ha sido rescatado por el Gobierno socialista.
Además, creen que debe ponerse en marcha una Oficina de Coordinación del Automóvil que tenga sede en Barcelona y sirva de interlocutor entre la industria y la Administración.

<

p> Por último, además de pedir más fusiones entre empresas para garantizar su supervivencia, el informe reclama más flexibilidad laboral, de forma que las compañías puedan afrontar los cambios del mercado.

<

p> Para Antonio Llobet, presidente del Colegio de Ingenieros de Cataluña, “el sector del automóvil es el más importante en ocupación y aporta el 10 por ciento del PIB, por lo que el automóvil no es un sector más, sino que ha sido en los últimos años la locomotora de nuestra industria y no tienen sentido determinados discursos industriales como los que dicen que hay que apostar por la aeronáutica y se olvidan de la automoción”. “Los poderes públicos deben ser conscientes de la fragilidad del sector del automóvil y de que es necesario hacer algo”, remata Llobet.

La Federación Minerometalúrgica de Comisiones Obreras en Navarra ha organizado recientemente unas jornadas en las que se analizaban los riesgos y oportunidades que afronta la industria automotriz española. En el informe que presentaron durante las jornadas se destaca que España sufre una fuerte dependencia del mercado europeo, al que va el 82 por ciento de su producción. También denuncian el daño que hace la fuerte imposición fiscal europea y alerta de la penetración creciente de las marcas japonesas.

<

p> Pero la principal queja de los sindicalistas apunta al nivel de “sobrecapacidad” que sufren las fábricas españolas. Creen que trabajan ya por encima de sus posibilidades y que, por si fuera poco, lo hacen bajo el miedo a la deslocalización y el traslado de las producciones a países más baratos.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...