En acción, los coches de Spectre, la última de James Bond

El nuevo tráiler y un vídeo del making of de Spectre nos ha desvelado un poquito más sobre el Aston Martin DB10 que conducirá James Bond y los otros modelos que veremos en la nueva entrega de 007.
Alejandra Otero -
En acción, los coches de Spectre, la última de James Bond
En acción, los coches de Spectre, la última de James Bond

A Daniel Craig en la piel de James Bond le hemos visto conducir el Aston Martin DBS (Casino Royale, Quantum of Solace) y el Aston Martin DB5 clásico (Skyfall). Y ahora, en la nueva entrega de 007, Spectre, la montura del agente más famoso con licencia para matar también será un Aston Martin. No obstante, en esta ocasión el matrimonio entre la marca inglesa y James Bond celebra sus ‘Bodas de Oro’ y, para tan señalada ocasión, Aston Martin ha fabricado un modelo exclusivamente para esta película que recibe el nombre de DB10, un prototipo espectacular que gana aún más protagonismo que los anteriores coches James Bond. No es para menos.

Desvelado en diciembre del año pasado, ahora hemos podido ver en acción a este impresionante coupé de dos puertas en el nuevo tráiler de Spectre. Diseñado por Marek Reichman, director creativo de Aston Martin, y  Sam Mendes, que repite como director en la nueva secuela 007, la producción del DB10 se ha limitado a ocho unidades para el rodaje del film. Varias de ellas están ‘tuneadas’ para escenas de acción, mientras que otras sirven para planos donde el DB10 luce su escultural fisonomía. Las unidades preparadas cuentan con jaula antivuelco y varios elementos de seguridad para que los especialistas no corran ningún riesgo.

Si la primera secuencia de Quantum of Solace, con el DBS perseguido por varios modelos Alfa por las intrincadas carreteras del Lago Garda (Lombardia, Italia) te dejó pegado al asiento, vete mentalizándote para lo que nos tiene preparado San Mendes en Spectre: el impresionante DB10 se verá las caras con un no aún menos espectacular Jaguar C-X75 por las calles de Roma. Y aunque no se trate de un modelo concebido de forma exclusiva para el film, sí es un prototipo que nunca vio la luz. Mostrado al mundo en septiembre de 2010, se trataba del Jaguar más rápido jamás concebido: era 100 por cien eléctrico y alcanzaba los 330 km/h. Tras cinco años en la sombra, Mendes y su equipo lo han sacado de la cueva para que se luzca en la gran pantalla y sea el coche del malo.

Si bien las primeras informaciones apuntaban a que sería Cristolph Waltz, en el papel de Franz Oberhauser, quien conduciría el superlativo felino, hemos descubierto, gracias a una de las escenas de rodaje y al nuevo tráiler, que será el luchador profesional y actor Dave Bautista quien se ponga a sus mandos en la piel de Mr. Hinx, uno de los secuaces de Oberhauser. No va a bajar el barro el más distinguido de los villanos James Bond. Rodada en Roma, esta persecución nocturna enfrenta a Bond con Hinx, cada uno al volante de sendas monturas.

¿Cómo son los coches de Spectre?

El Aston Martin DB10 ha sido concebido sobre la plataforma del V8 Vantage, pero con una batalla mucho más alargada y cercana al One-77. Cobra vida gracias a un corazón V8 de 4,7 litros y Q (Ben Wishaw) nos lo deja muy claro en el tráiler cuando se lo enseña a Bond por primera vez: ‘Magnífico, ¿verdad? Acelera de 0 a 100 km/h en sólo 3,2 segundos’. En lo que respecta a su fisonomía, toca volver a mencionar al exclusivo One-77, su zaga nos recuerda irremediablemente al Aston Martin más exclusivo hasta la fecha.

Por su parte, el Jaguar C-X75 es una maravilla tecnológica que sustituye la habitual combustión por una mecánica eléctrica: cuenta con cuatro motores asociados a sus cuatro ruedas que rinden un total de 780 CV (195 CV por cada uno). Supera los 300 km/h de velocidad máxima y fija su aceleración de parado a los 100 km/h en 3,4 segundos -dos décimas menos que el DB10-. Y si os creéis que va a dejar tirado al señor Hinx en la persecución por ser un eléctrico estáis muy equivocados: su autonomía se cifra en 900 kilómetros, gracias a un sofisticado sistema que recarga sus baterías de ion-litio con dos turbinas que giran a 80.000 rpm. Eso sí, una vez se quede a cero, Bond va a sacarle ventaja: tarda seis horas en cargarse completamente.

Si bien el DB10 y el C-X75 serán los grandes protagonistas, también veremos otros coches en Spectre: un Alfa Romeo 166 que tiene la desgracia de cruzarse con estas dos bestias en Roma; un Mercedes SLS AMG aparcado en las calles de la capital italiana como quien no quiere la cosa; y varios todo terreno perfectos para persecuciones en terrenos menos amables, un Land Rover Defender Big Foot y un Range Rover Sport SVR. Podremos verlos a todos, sin cortes, el próximo 6 de noviembre: será cuando Spectre llegue a los cines.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...