Lo último sobre contaminación: los coches eléctricos emiten más CO2 que los diésel

Los coches eléctricos no son la panacea contra la contaminación y el cambio climático, según el último y contundente estudio publicado en Alemania, en el que se afirma que este tipo de vehículos emiten más CO2 que los diésel.
Jorge Serrano.

Twitter: JorgeMotor1 -

Lo último sobre contaminación: los coches eléctricos emiten más CO2 que los diésel
Lo último sobre contaminación: los coches eléctricos emiten más CO2 que los diésel

¿Son los coches eléctricos puros auténticos vehículos de “cero emisiones” de CO2? Tradicionalmente y de forma errónea, a este tipo de automóviles siempre les ha acompañado esa coletilla de “cero emisiones” sin tener en cuenta todo el CO2 emitido en la fabricación de sus baterías y en la propia producción del vehículo, además de no tener en cuenta el origen de la energía eléctrica que usan para impulsarse. Pues bien, el último informe al respecto sobre el impacto de los automóviles en la contaminación y en el cambio climático vuelve a poner en duda la supuesta naturaleza cien por cien ecológica de los vehículos eléctricos.

Publicidad

El estudio al que nos remitimos ha sido presentado por el Instituto Ifo de Munich en Alemania (ver información completa original en este enlace). En este informe han participado Christoph Buchal, profesor de física en la Universidad de Colonia; Hans-Dieter Karl, experto en energía del Institudo Ifo; y Hans-Werner Sinn, ex presidente del Instituto ifo y profesor emérito de la Universidad Ludwig-Maximilians de Munich.

Según este estudio, teniendo en cuenta la combinación actual de energía de Alemania y la cantidad de energía utilizada en la producción de baterías, las emisiones de CO2 de los vehículos con batería eléctrica son, en el mejor de los casos, un poco más altas que las de un motor diésel, y por lo demás son mucho más altas.

Los investigadores han realizado sus estudios con ejemplos concretos de un automóvil eléctrico moderno comparándolos con un vehículo diésel de nueva generación. Los datos son bastante reveladores: los vehículos eléctricos emiten entre un 11 y un 28 por ciento más de CO2 que los automóviles con motor de combustión diésel.

Además de las emisiones de CO2 de la producción de baterías, también analizaron fuentes alternativas de energía para la electricidad con el objetivo de calcular el impacto que tienen los vehículos eléctricos en las emisiones de CO2. Muestran que incluso con la tecnología actual, las emisiones totales de un motor de combustión impulsado por gas natural son casi un tercio más bajas que las de un motor diésel. "A largo plazo, la tecnología de hidrógeno y metano ofrece una ventaja adicional: permite que se almacene el exceso de energía eólica y solar generada durante los picos, y estos excedentes experimentarán un fuerte aumento a medida que crezca la participación de esta energía renovable", explica el Profesor Buchal.

El litio, el cobalto y el manganeso, principales componentes de las baterías, consumen una gran cantidad de energía. Según este último estudio alemán, una batería del coche eléctrico Tesla Model 3 puede generar entre 11 y 15 toneladas de CO2 desde que se fabrica y a lo largo de su vida útil (en torno a 10 años de utilización y un recorrido de unos 15.000 km al año). A estos datos hay que añadir que para medir realmente la cantidad de CO2 emitido a la atmósfera es preciso analizar el CO2 emitido para producir la fuente de energía original que proporciona la electricidad que usa este tipo de automóviles. Trasladándolo al caso del Tesla Model 3, este vehículo eléctrico emitiría en total entre 156 y 180 g/km de CO2, mucho más que un vehículo diésel de nueva generación de similar tamaño.

Publicidad

Las conclusiones extraídas del estudio publicado por el Instituto Ifo de Munich vienen a corroborar que los vehículos eléctricos sí tienen un impacto medioambiental. Hace unas semanas, Autopista.es se hizo eco del estudio publicado por la consultoría Bernstein en el que se publicaban las emisiones totales de CO2 durante todo el ciclo de vida de un automóvil. En este informe, se comparaban los datos de un BMW 320i (con motor de gasolina) con los de un Tesla Model 3. En el caso del modelo alemán, durante toda su vida útil arrojaría en torno a 22,8 toneladas de CO2 a la atmósfera, mientras que a un Tesla Model 3 le corresponderían 27,1 toneladas de CO2.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

Cuéntanos tu experiencia con la marca de tu coche actual y participa ya en el sorteo ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...

Si eres propietario de un vehículo clásico, y quieres pasar un día de ruta inolvidabl...

El Lexus UX 250h apuesta por un diseño exterior distintivo, una brillante puesta en e...