Alquiler de coches: condiciones, dudas y soluciones

La comodidad y libertad que da el coche cuando se viaja no se consigue con ningún otro medio de transporte. Es por ello por lo que, cada día más, se recurre con asiduidad al alquiler de vehículos.
-
Alquiler de coches: condiciones, dudas y soluciones

En unas ocasiones con fines lúdicos y en otras, profesionales, los conductores contratan cada vez más los servicios de las empresas de alquiler de automóviles. Con o sin conductor, 4x4 o vehículos de lujo, furgonetas o turismos, para uso urbano o internacional… los servicios de coches de alquiler ven cómo cada año su negocio crece a pasos agigantados. Por supuesto, conforme aumenta el número de transacciones, también se incrementan los fraudes, las reclamaciones y, cómo no, los niveles de calidad y de satisfacción de los usuarios.

Aquellos que ya hayan utilizado los servicios de este tipo de empresas ya saben qué necesitan y con qué firma prefieren trabajar. El problema está cuando se te ocurre que necesitas un coche de alquiler, pero no sabes por dónde empezar.

Antes de nada hay que plantearse qué necesidades tenemos y qué vehículos necesitamos para cubrirlas. Una vez decidido qué tipo de coche queremos, se deben pedir diferentes precios, aprovechando la amplia oferta que nos ofrece el mercado. Bien podemos acudir a las oficinas tradicionales, bien a Internet, donde, sin salir de casa, podemos optar por ofertas que, en ocasiones, mejoran las condiciones que se encuentran en las oficinas habituales.

Lo normal es que las compañías de alquiler exijan una edad mínima de 25 años, aunque se admite, en ocasiones, que el conductor tenga desde los 21, pagando un seguro adicional. Por supuesto, y aunque parezca de perogrullo, es necesario el carné de conducir. Sin embargo, esta indicación no es tan “tonta”, ya que algunas compañías no admiten, por ejemplo, el resguardo como que se está tramitando el carné por pérdida o robo. Dependiendo de las empresas, el cliente debe pagar una cantidad determinada como señal.

Si el conductor quiere el vehículo ofertado y la compañía acepta al cliente, lo que hay que hacer es leerse con detenimiento el contrato que se firma. Si el contrato es a distancia (por teléfono o la Red), lo mejor es solicitar que nos envíen vía fax, carta o e-mail un documento que especifique todos los datos (al detalle, a ser posible). Nos referimos al modelo, el precio, el plazo del alquiler, las condiciones de pago, como mínimo. El precio debe incluir el coste de seguro obligatorio y el de responsabilidad civil ilimitada (este último punto es fundamental, ya que, si ocurre algo con el vehículo alquilado, es el cliente el que responde ante terceros). Además, hay que sumar el IVA (16 por ciento en la Península y en Baleares y 4 por ciento en Canarias). Lo habitual es que el depósito se entregue lleno de gasolina.

En cuanto a si el automóvil se devuelve en una ciudad diferente a la de origen, habrá que contar con un cargo en el precio final. Es más, en algunos países, como Estados Unidos, los impuestos de cada estado se abonan siempre en el destino y se ajustan a los gravámenes de ese destino.

También hay que conocer si se puede salir al extranjero con el coche. Por regla general, no hay problemas con los viajes a otros países de la Unión Europea, pero muchas compañías presentan problemas ante posibles viajes a África.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...