AEA recurre el Reglamento de Seguros ante el Supremo

Automovilistas Europeos Asociados, organización de defensa de los conductores, ha planteado el recurso contra el apartado a) del artículo 10, que excluye de la cobertura del seguro de suscripción obligatoria "todos los daños y perjuicios ocasionados por las lesiones o fallecimiento del conductor del vehículo causante del siniestro".

La asociación ha presentado ante el Tribunal Supremo un recurso contra el Reglamento sobre la responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado recientemente por el Gobierno. AEA considera que se están perjudicando gravemente los derechos de los familiares de conductores fallecidos cuando su coche se sale de la vía sin participación de otros vehículos.
Según esta organización, el derecho de la familia a percibir una indemnización por la muerte del conductor de un automóvil no nace del daño que ha sufrido la persona fallecida (que está excluida y no se indemniza), sino del daño y perjuicio que padecen los parientes por el fallecimiento de dicho conductor. Esta condición es la que se excluye en el texto reglamentario, con el consiguiente ahorro de retribuciones para las aseguradoras.
En 1999, se produjeron en España 2.230 accidentes mortales con la única participación del vehículo siniestrado, en los que murieron 1.754 conductores. Teniendo en cuenta una indemnización media de 15 millones de pesetas por cada uno de ellos, se llega a una cifra que supera los 26.000 millones de pesetas y que, según AEA, es lo que se ahorraron las aseguradoras españolas en compensaciones que no han pagado a los perjudicados de este tipo de accidentes.

Distinción entre "víctima" y "perjudicado"
Para AEA la clave de esta polémica está en la distinción que hace la propia Ley de seguros entre "víctima" y "perjudicado" de un accidente de circulación. Si el conductor sufre lesiones, ambos conceptos coinciden, por lo que no existe el derecho a indemnización (art. 5: "la cobertura del seguro de suscripción obligatoria no alcanzará a los daños ocasionados a la persona del conductor del vehículo asegurado").
Pero cuando el conductor fallece, la condición de "perjudicado" recae sobre personas distintas de la "víctima" (esposa, hijos, etc.). Estos son los supuestos que deben ser indemnizados.
Según Mario Arnaldo, presidente de AEA, "no tiene sentido que el sistema creado en Europa para proteger a los perjudicados de accidentes de tráfico ampare, por ejemplo, al Ministerio de Fomento por los daños causados a las vallas de la carretera al salirse un vehículo de la vía, pero no el mucho más grave y más digno de protección como es el causado a los hijos menores o la viuda del conductor fallecido".

Los mejores vídeos