Adiós al vehículo de tres ruedas británico más popular

Se acabó. El Robin de Reliant, un curioso coche de tres ruedas que alcanzó una relativa popularidad en el Reino Unido, ha dejado de producirse. La razón principal es la falta de ventas

El Reliant Robin ha sido siempre objetivo del sarcasmo y las bromas del público. A pesar de ello, este vehículo gozó de momentos de gloria en las islas años atrás y, como prueba, ahí están los más de 44.000 británicos que todavía lo conducen en el Reino Unido.
El primer vehículo Reliant fue fabricado por un ingeniero a partir de las piezas de una motocicleta hace 65 años y desde entonces los amantes de las mecánicas extrañas tienen otro tótem.
La época de éxito de este modelo tuvo lugar años atrás, gracias a que los conductores del mismo sólo necesitaban el equivalente a una licencia de ciclomotor para llevarlo. Sacarse este permiso era bastante fácil, por lo que muchos británicos, sobre todo los más jóvenes, decidieron obtenerlo para hacerse con modelos Reliant.
Con el tiempo las normas reguladoras para la obtención de este tipo de licencias se endurecieron, por lo que la anterior ventaja se perdió y las ventas cayeron. Los expertos acusan también a la marca de tener unos precios demasiado elevados para el tipo de vehículo que ofrecía, como ejemplo, el Robin, que costaba 14.500 dólares (más de 2,5 millones). Todo esto ha provocado el cierre por la falta de ventas.
El pasado martes salía de su planta de Burntwood el último modelo producido.