Adiós al Escort

Ford ha puesto punto y final al Escort, tras 32 años de existencia en el mercado, donde se situó entre los modelos de más aceptación del mercado europeo, al combinar la filosofía del utilitario con la del coche familiar.

Adiós al Escort
Adiós al Escort

El pasado viernes salió el último Ford Escort de la fábrica británica de Halewood, poniendo fin a la singladura de un modelo que nació hace 32 años para cubrir las necesidades de un público que requería un coche a caballo entre el utilitario y el familiar. A pesar de que sus inicios no fueron muy satisfactorios comercialmente hablando, con el tiempo, el Escort se convirtió en uno de los modelos más exitosos del viejo continente con un total de 20 millones de unidades vendidas. Además, la desaparición del Escort ha tenido un significado mucho más triste para el mercado inglés, pues la primera unidad se realizó en la planta de Dagenham, que la marca de coches piensa cerrar durante los primeros meses del año 2002.
En España se dejó de producir en 1998, cuando la planta de Almusafes (Valencia) se preparó para fabricar el Focus, un modelo que rivalizaba en todos los aspectos con el veterano Escort. Ahora, la factoría de Ford en Halewood se preparará para producir el Jaguar X400, un modelo del que se duplicará la producción para competir con otros modelos en el mismo segmento como la Serie 3 de BMW, el Audi A4 o el Mercedes Clase C.