“Los equipos ricos tienen como rehén al deporte”, según Zak Brown

Zak Brown ha comenzado fuerte la temporada y ha desatado un vendaval, diciendo en voz alta lo que es el sentir general del paddock. Hasta ahora nadie había desenterrado el hacha de guerra y Zak Brown lo ha hecho

José Mª Rubio

Zak Brown no deja títere con cabeza
Zak Brown no deja títere con cabeza

En sus reflexiones hay varios apartados y en éste ataca a los equipos más ricos que quieren modificar el techo de gasto y la utilización que éstos hacen de los equipos B. Según Brown, estos equipos “distorsionan la competición y sirven para distorsionar el modelo de negocio”.

El CEO de McLaren ataca a los equipos más poderosos sin citarlos. Ya en su momento Zak Brown elogió la introducción del tope presupuestario, indicándolo como una de las principales razones que permitieron al equipo inglés fortalecerse y volver a ser competitivo después de años de gran dificultad. Lo mismo hizo Luca de Meo, que veía en el límite de gasto un respiradero para Alpine.

Zak Brown ha lanzado mensajes contra los equipos que siguen presionando a la FIA para que aumente la cifra global disponible. “Nuestra oportunidad de ser competitivos se ha visto reforzada por la introducción del tope presupuestario, que este año asciende a 140 millones de dólares, y las nuevas reglas financieras nos ofrecen a nosotros y a la Fórmula 1 en general, un marco más justo en el que competir, reduciendo la inevitable ventaja que han tenido durante años los equipos que han podido afrontar mayores gastos y gozar de mejores recursos. Sin embargo, debemos asegurarnos de que continuamos en este camino”.

“Algunos equipos”, dice Zak Brown, “siguen buscando excusas para aumentar el límite presupuestario en un intento de intentar ganar los campeonatos del mundo con gasto desmedido. La presión constante de algunos equipos para aumentar el techo de gasto, basándose en los gastos que los accidentes en las calificaciones sprint pueden representar es un claro ejemplo”.

Zak Brown deja claro que: “El año pasado se vio claramente que no ha habido aumentos sustanciales de costes por los daños en la clasificación al sprint. Estamos ante un intento de proteger su estatus competitivo que sienten amenazado, estos equipos tienen como rehén al deporte. Son incapaces de aceptar que el límite presupuestario sea una regla que haga mejor este deporte”.

Zak Brown tampoco tiene problemas en hablar de los equipos “B”, y acusa claramente el uso que de ellos hacen los equipos “A”. “Tienen una relación directa con un equipo menor, pudiendo obtener una ventaja técnica y económica gracias a las sinergias que permite la normativa. El reglamento, tal como está hoy, permite una fuerte ventaja a quienes tienen un equipo cliente “B” y esto no está en consonancia con el principio de una Fórmula 1 formada por un grupo de verdaderos constructores que compiten entre sí. Es un escenario que menosprecia lo que significa ser un equipo de Fórmula 1, un deporte que debería estar compuesto por diez verdaderos constructores que, a excepción de la unidad de potencia y la caja de cambios, deben ser capaces de diseñar y producir todos los componentes importantes que tengan influencia en el rendimiento”.

La acusación de Zak Brown va dirigida a equipos como AlphaTauri, Haas y Aston Martin, que podrían ser denominados equipos “B“ de Red Bull, Ferrari y Mercedes respectivamente, no sólo por el suministro del motor y la caja de cambios. “En este momento, hay demasiada diferencia entre los modelos comerciales de los equipos y aplicar normas complejas y poder controlarlas es complicado. La introducción del límite presupuestario debiera permitir que los equipos tengan su propia identidad totalmente reconocible, sin preocuparse por las diferencias significativas de rendimiento relacionadas con el límite de gasto".

Alpha Tauri, equipo B de Red Bull
Alpha Tauri, equipo B de Red Bull

Para Zak Brown las cosas están muy claras: “En pocas palabras, la situación actual permite que los equipos B sean muy competitivos frente a otros equipos que son verdaderos constructores (McLaren por ejemplo), y los equipos A sean muy competitivos gracias también a la ventaja de poder contar con su propio equipo B. En la actualidad significa que un equipo que aspira a llegar a lo más alto debe tener en realidad un equipo B, y esto simplemente no es la Fórmula 1”.

Brown concluyó con una última andanada dirigida a los equipos B, y el papel estratégico que juegan cuando se discuten y votan los reglamentos: "La presión que ejercen los equipos A sobre los equipos B no está en consonancia con una equivalencia justa en este deporte”, y añade: "Estos equipos (refiriéndose a los equipos B) nunca lo admitirán, pero ha habido ocasiones en que algunos de ellos han votado en contra de sus propios intereses para cumplir con lo que el equipo A les ha pedido que hagan".

Los mejores vídeos