Ferrari evalúa el futuro de la F1 si hay reducción excesiva en los presupuestos

Como dice Ferrari en su misiva de las once, una línea omitida cambia mucho las cosas, sin embargo, con matizaciones incluidas, especialmente pensando en sus trabajadores, la consigna que trasciende es presionar a Liberty

José Mª Rubio

Mattia Binotto, desató la polvareda y fue una línea omitida en The Guardian, la que provocó el temblor
Mattia Binotto, desató la polvareda y fue una línea omitida en The Guardian, la que provocó el temblor

Mattia Binotto siempre ha pasado por ser un hombre comedido en sus declaraciones, por ello sorprendió su ultimátum, de ahí que se pudiera pensar que no era idea suya, sino de más arriba. La realidad es que una bajada de presupuesto, según él, puede afectar a la credibilidad y a la estabilidad de la F1. Sin embargo hay muchos factores que se ponen en contra de esa teoría a no ser que Liberty aguante a todos, como se explica más adelante esperando tiempos mejores. La esencia es que la pelota está en el tejado de Liberty si quiere mantener la categoría a flote. Con algunos opuestos a una reducción drástica y otros apoyándola porque la necesitan, no será fácil encontrar un equilibrio sin un "bonus" extra que compense a los más pequeños, y eso es lo que buscan los grandes, que así podrían vender sus coches y amortizar su investigación y desarrollo, como han hecho este año Mercedes con Racing Point o Red Bull con Alpha Tauri y Ferrari casi lo mismo con los suizos de Alfa Romeo Orlen.

Ferrari es consciente de su poder dentro de la F1 y en tiempos de Bernie Ecclestone era el equipo que más dinero recibía, aunque no estuviera luchando por nada. Desde Scheckter en el 79 hasta Schumacher en el 2000 no ganaron prácticamente nada. Mientras McLaren o Williams luchaban por títulos y Ferrari se arrastraba por las pistas, los italianos se llevaban la parte del león. Ecclestone sabía que eran los que aportaban los fans más fanáticos en todo el mundo. ¿Cuántos seguidores de Williams se veían en las gradas?, muy pocos, por no decir ninguno. Lo mismo ocurría con McLaren, y eso que los brasileños en época de Senna animaban mucho el mercado.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Los seguidores de Ferrari son los más activos y los primeros que no entenderían su marcha por obligarles a gastar menos

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Aun a puerta cerrada seguro que encuentran hueco para sus logos, y sino ya se los colocarán para dar ambiente

Renault para tener seguidores en las gradas, en la época turbo y ahora mismo también tenía que recurrir a comprar tribunas enteras para sus invitados o clientes y regarlos de gorras amarillas, mientras que a Ferrari eso les salía y les sigue saliendo gratis y además ganan una millonada con las compras de los aficionados. El único que pudo con el imperio italiano fue Fernando Alonso y su marea azul, no sólo en España, sino en muchos lugares del mundo, donde se podía ver a los aficionados locales vestidos de azul. Pero una vez extinguida ésta, diluida desde 2010 en el mundo Ferrari, se volvió a la normalidad.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

La marea azul eclipsó a los de Ferrari y luego sucumbió cuando Alonso se vistió de rojo

Lo qué si hace falta es poner límite a los gastos, especialmente los inútiles, que son muchos, como lo ha dicho estos días Franz Tost, que es de los que aboga por reducir costes de manera drástica.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

¿Es necesario todo esto?

Con las matizaciones posteriores, lo que era un órdago de Ferrari, se ha convertido en un "aviso" a Liberty, que les llega en el momento de mayor debilidad de la F1. Con nueve carreras ya canceladas y recomponiendo un calendario a duras penas y al mismo tiempo negociando temas decisivos para el futuro, llega este aviso de Ferrari, que ya lo habría dado en las cuatro horas de reunión que tuvieron, pero que han querido hacerlo público y en un medio prestigioso inglés, para que quede constancia. Lo que Ferrari busca es muy sencillo, lo quiere también Red Bull y Mercedes seguro que también, no les importa que el tope real sea de 100 millones, si hay una compensación por parte de Liberty de 75 a cada uno. De esa forma todos partirían en igualdad de condiciones y con ello incluso ganarían dinero vendiendo coches “B" a los otros equipos, compensando por otra parte las posibles pérdidas de los patrocinadores. Una solución de emergencia para dos o tres años, hasta que se estabilice todo, con un nuevo reglamento más restrictivo y bajando los presupuestos paulatinamente.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Los coches "B" se podrían vender a los equipos pequeños, encargándose cada uno de su mantenimiento, solo si Liberty apoya con dinero para salir adelante

Philip Morris, que es quien gestiona los dineros de Ferrari, garantizando a los del Cavallino el 100% del patrocinio, revendiéndolo y al mismo tiempo controlando que patrocinador entra o sale de Ferrari, o cuál es digno de estar en la carrocería de los rojos, estaría plenamente de acuerdo con el aviso de Binotto sobre las consecuencias de bajar los presupuestos, especialmente si eso fuerza a Liberty a apoyar a todos.

No olvidemos, sino ahí está Wikipedia, que Louis Camilleri es CEO de Ferrari es también presidente de Philip Morris International. Arrivabene antes de llegar a Team Principal, era vicepresidente de Philip Morris y la cabeza visible de la tabaquera en Ferrari y su hermano Marco estuvo muchos años ligado a Philip Morris en España. Para contentar a Ferrari, Liberty debiera poner encima de la mesa 75 millones por escudería y Ferrari, como los otros dos grandes, vender coches “B" y además seguro que en el reparto le toca un poco más por historia etc…

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

La última idea de Philip Morris fue "Mission Win Now", pero siguen sin ganar

¿Si Liberty y la FIA deciden aplicar una reducción acorde con los tiempos que hará Ferrari? Esa pregunta queda en el aire, ya que Binotto, como ha aclarado Ferrari hoy, realmente nunca afirmó a The Guardian que ellos se irían si se bajan los presupuestos. Habrá que ver la decisión que toman si realmente hay una reducción “salvaje". Si deciden marcharse quedarán a la altura del betún, especialmente en estos tiempos y si se van ¿A dónde van a ir? Se puede decir que la esencia de la F1 es Ferrari, pero Ferrari sin la F1 no es nada. ¿Cuántos seguidores se ven en Le Mans con las banderas de Ferrari? Ninguno. ¿Desde cuándo no han ganado nada en Le Mans?, desde que Ford los derrotó tres años consecutivos en los 60.

Parece imposible que Ferrari se vaya por muchas razones, pero y si de verdad decidieran irse ¿volvería Ferrari a Le Mans con un presupuesto restrictivo por parte del ACO?, sería lo más absurdo del mundo, Irte de la F1 porque se reduce el presupuesto y aterrizar en categorías que te pueden ganar equipos privados con menos presupuestos. Irse a la Fórmula E, con presupuestos limitados a la mitad ahora mismo y que estarán en un tope de 15 millones por equipo. A Estados Unidos tampoco pueden ir. El problema de Ferrari y la ventaja de Liberty en este tira y afloja es que si se van de la F1 no tienen dónde ir, a no ser que dejen la competición pura y simplemente, lo cual seguro iba a repercutir en las ventas de sus coches y en su imagen. De momento no parece que eso vaya a pasar.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Binotto ha dado un aviso a Liberty y otro a Vettel, reduciendo su salario

Ferrari no tendrá más remedio que seguir negociando y aceptar lo que imponga Liberty con el visto bueno de la FIA. Si los gestores de la F1 dicen que “La F1 debe regenerarse y volver a arrancar desde la humildad", Ferrari tendrá que pasar por el aro, pero tienen poder para presionar a Liberty más aun, especialmente con el apoyo de Red Bull, y el más que probable de Mercedes.

La explicación a este aviso italiano de lo que puede pasar es también ponerse la venda antes de la herida. Si aceptan lo que decidan los gestores dirán que lo hacen por el bien de la F1, y si sucede lo que vaticina Mattia Binotto, dirán que ya lo habían avisado, lo cual también sería cierto. Sino ganan, como les ocurre desde 2007, y pasan unos cuantos años en blanco, siempre tendrán la excusa de que su estructura está hecha para un presupuesto mucho mayor y que ahora funciona a medio gas y por eso no ganan. Fernando Alonso se fue aburrido, “Estos con ser segundos ya les basta" fue su frase lapidaria al dejar Ferrari De cualquier manera las declaraciones de Mattia Binotto, matizadas y corregidas para ajustarse a la realidad de su comentario, dejan un atisbo de mal estar y en ellas se puede adivinar que las negociaciones con Liberty y la FIA son a cara de perro, aunque al final todos están destinados a entenderse, por su bien, y el de los miles de trabajadores que viven de la F1

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Si no se ponen de acuerdo van a terminar todos así

Lo interesante de todo esto es que Horner se ha convertido en “aliado" de Ferrari, diciendo que bajar a 145 millones ya es mucha reducción, sin darse cuenta de que él no es más que un empleado de un conglomerado de empresas que no venden coches de F1 sino latas de bebida y que los ingresos de la F1 dependen de esas ventas y no de los ingresos de la F1. El año que viene perderán el soporte de Aston Martin, pero a Christian Horner eso no parece que le preocupe mucho, y es que desde el muro del pit lane a veces se pierde la perspectiva de la realidad. Sin embargo su compañero Franz Tost sí que pide reducción de presupuestos drástica, pero eso viene en otro capítulo.

En esta situación el único que tiene los pies en el suelo es Zak Brown, y es que el americano es eminentemente comercial y “patea" la calle en busca de patrocinadores, aunque lo haga muchas veces como a la antigua usanza, buscando patrocinios por carrera, pero cualquier ingreso es bueno antes que dejar la carrocería vacía. Esa perspectiva es la que pierden muchas veces los jefes de equipo, que les pasa como a los gobernantes. Una vez que pisan moqueta se olvidan del resto del mundo.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Honda está muy callada, pero sería bueno saber que opinan del gasto

Mattia Binotto quiere defender a sus trabajadores que podrían reducirse si se bajan mucho los presupuestos. Su aviso de lo que puede pasar no tendría ninguna consecuencia si Liberty, que es quien más gana, aporta lo que falte en los presupuestos, pero hará falta saber que dice Carey y sus jefes en este sentido. La lógica sería que accediera a apoyar, al menos hasta finales de 2022, con dinero a todos, como hacía Bernie Ecclestone en su época y pasar este tiempo de zozobra y pensar dónde va a comenzar la temporada.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Siempre sonriente sorprendió con su amenaza, impropia de su carácter

Ese endiosamiento que se vive en muchos lugares de la F1 no solo afectaba a los equipos grandes, sino que en HRT, su Team Principal de los inicios, colocado por Bernie Ecclestone, el inefable Colin Kolles, se encargaba de facturar por medio de sus empresas y muchas veces a precios fuera de mercado, cosas que necesitaba el equipo, y eso se podía extender hasta a los coches de alquiler. Es decir que a todos los niveles cada uno trata de arrimar el ascua a su sardina. Todo se acaba cuando vienen las vacas flacas y los presupuestos se han salido de la lógica, como ocurre ahora mismo. No es lógico que Mercedes necesite 1.500 personas para hacer correr dos coches, cuando 800 personas producen en una factoría 1.500 coches al día. Ola Källenius, el mandamás en Stuttgart, lleva con ese asunto encima de la mesa varios meses y de momento Toto Wolff, que en las últimas carreras del año pasado pasó más tiempo negociando patrocinadores que dirigiendo el equipo, ha salvado los muebles gracias a INEOS y vendiendo coches “B"

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Toto ha salvado el primer escollo con INEOS, pero por si acaso compra acciones de Aston Martin

Esta frase, que proviene de Ferrari no tiene desperdicio: “La F1 tiene que ser el pináculo del deporte del motor en términos de tecnología y rendimiento. Debe ser atractivo para los fabricantes de automóviles y los patrocinadores que desean vincularse a esta categoría más prestigiosa. Si restringimos los costos en exceso, corremos el riesgo de reducir el nivel considerablemente, acercándolo cada vez más a las fórmulas más bajas"

Qué la F1 debe ser el pináculo del deporte del motor, como se argumenta, es cierto, pero también es cierto que no a cualquier precio. Si todos se aprietan el cinturón, si en las fábricas de automóviles se aplican reducciones de todo tipo, si se van a dejar de fabricar solo en España casi 400.000 coches menos, por poner un ejemplo nacional este año, si la evolución del trabajo en las fábricas va a depender de cómo evolucione la demanda, no podemos pensar que en la F1 todo va a ser jauja, especialmente cuando los patrocinadores, sean cerveceras, líneas aéreas, marcas de neumáticos, de relojes, petroleras y petroquímicas, van a sufrir como todos la crisis y reducirán sus presupuestos en cosas prescindibles a corto plazo como es la F1.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Los patrocinadores tienen muchas dudas en cuanto a su inversión en la F1

La F1 ahora lo que necesita es cordura y apretarse el cinturón y que no se preocupen, que seguirán siendo el pináculo del motor porque ninguna categoría va a ser tan insensata de ponerse a gastar más, sino justo la mitad o menos, y salir adelante como puedan. La frase de que debe ser atractiva para los constructores de automóviles la podía decir alguien que no viera las carreras ni por televisión. ¿Cuántas marcas de automóviles consideran la F1 atractiva?, o ¿se estaba refiriendo a la Fórmula E?, dónde sí se han refugiado las marcas más prestigiosas, incluida Mercedes y que no han visto “atractiva" la F1, como el caso de Porsche, BMW o Audi, precisamente por los costes.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Zak Brown es de los pocos que tiene los pies en el suelo, se roza con la gente y sabe el sentir de la calle"

Ahora mismo el problema no es que las empresas quieran vincularse a la categoría más prestigiosa, (que no va a tener paddock club), sino habría que preguntarles si tienen dinero para pagar las nóminas de sus empleados. Puede haber empresas que incluso no quieran estar en la F1 precisamente por la imagen de dispendio y gasto inútil que se desprende en muchas ocasiones de la F1, y quieran dar ejemplo de austeridad, todo lo contrario de lo que predica Ferrari. Esta situación la vivió el Banco Santander en la crisis de 2008, cuando estaba ejecutando desahucios y al mismo tiempo llenaba los circuitos de carteles de publicidad, algo que fue muy criticado en su momento.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Una cosa es quemar rueda y otra quemar billetes y no están los tiempos para lo último

Ahora mismo las empresas lo que necesitan es que su inversión les retorne beneficios de inmediato, con campañas que fomenten el consumo de sus productos y que de esta forma les dejen dinero en caja con el que poder salir adelante. La F1 sirve para crear imagen, pero ahora mismo lo que hace falta es llenar la caja y mantener la empresa a flote. Ya vendrán, dentro de varios años, los tiempos en los que sea necesario tener imagen para vender más. Ahora hay que ir a buscar al cliente directo. Esa premisa sirve para los promotores privados e incluso para los estamentos oficiales que patrocinan sus carreras. De ahí que a muchos las carreras a puerta cerrada les vengan divinamente y hasta pueden decir que le hacen un favor a Liberty, como se ha manifestado el responsable de Imola, dispuesto a hacer una carrera tras el G.P. de Italia en Monza, si le dejan gratis todo, él dejaría gratis la pista….

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

Circuitos gratis para gradas vacías no faltan. Imola el último en subirse al carro

Horner y Binotto están en la misma línea de actuación. Los equipos pequeños les deben comprar coches, al estilo de Racing Point, pero no se dan cuenta de que los equipos pequeños están a punto de desaparecer y si quieren que estén todos en la parrilla, Red Bull y Ferrari lo que debieran hacer es construir 6 u 8 coches y prestarlos a los equipos pequeños para ayudar al sostenimiento de la categoría en vez de querer hacer negocio con alguien que no tiene dinero ni para pagar las nóminas. Ahí debiera estar Liberty, haciendo de ICO, o a fondo perdido para salvar la categoría dignamente.

Ferrari: “Sino se juega con mi balón me voy

La F1 necesita ofrecer a los patrocinadores confianza y apoyarles en lugar de intentar esquilmarles en época de vacas flacas

Esperemos que Liberty se mantenga firme apoyada por la FIA, que está en la línea de “arrancar de nuevo desde la humildad" algo que parece que todos no lo tienen claro y sobre todo lleguen a algún acuerdo que no deje a nadie por el camino..

El año que Autopista corrió en un Fórmula 1: ¿en qué grandes premios?

Relacionado

El año que Autopista corrió en un Fórmula 1: ¿en qué grandes premios?

Así de vacío se verá el paddock en las carreras europeas

Relacionado

Análisis: la Fórmula 1 se debe reinventar y "arrancar desde la humildad"

Los mejores vídeos