Publicidad

¿Cómo debe ser el copiloto perfecto?

El copiloto perfecto es un hombre de entre 60 y 69 años con una conducta activa en el coche, que no distrae al conductor y pendiente de cumplir las normas.
Marina Gª del Castillo.

Twitter: @MarinaAutopista -

¿Cómo debe ser el copiloto perfecto?
¿Cómo debe ser el copiloto perfecto?

Los tópicos sexistas no se corresponden en nada con la realidad y pronto dejaremos de oír eso de “mujer al volante, peligro constante”. Según un estudio de Fundación Línea Directa, la pareja más segura al volante es la mujer conduciendo y el hombre como copiloto. Esta combinación, pese a no ser la más habitual en nuestras carreteras, registra una accidentalidad seis veces inferior a los coches con conductores y copilotos masculinos.

El informe de Fundación Línea Directa viene a decir que, en cualquier caso, sea quien sea el copiloto, lo cierto es que su presencia reduce significativamente las probabilidades de sufrir un accidente de tráfico, ya que si se viaja acompañado el riesgo se estima que desciende en casi un 35 por ciento.

Conductas del copiloto perfecto

Pero ¿cómo es el copiloto perfecto? El perfil del copiloto perfecto es un hombre de entre 60 y 69 años. Y las cinco conductas que le convierten en el acompañante ideal son: ser activo y colaborativo (por ejemplo, manipular el GPS); no distraer al conductor; estar pendiente del entorno (señales, semáforos, otros coches…), cumplir las normas (cinturón de seguridad, no mostrar el móvil al conductor), y encargarse de las necesidades de los pasajeros de los asientos traseros.

Por el contrario ¿cómo sería un copiloto imperfecto? El perfil que describe la Fundación Línea Directa es un joven varón de entre 18 y 29 años que no colabora con el conductor, que habla en exceso durante todo el trayecto, critica continuamente la forma del conducir o manipula constantemente los dispositivos de los salpicaderos.

En caso de accidente, el copiloto se lleva la peor parte, ya que tiene un 17 por ciento más de riesgo de fallecer y un 37 por ciento más de probabilidades de sufrir lesiones graves, lo que se debe generalmente a una reacción instintiva del conductor que, ante un golpe inminente, realiza maniobras para protegerse a sí mismo. Además, el copiloto cuenta con el factor sorpresa del accidente y va más despistado.

Consejos para ser un buen copiloto

-        El copiloto debe tener una actitud participativa, es decir, debe adelantarse a las necesidades del conductor y ser él quien maneje el GPS o cambiar la música. La ayuda puede ser decisiva para evitar un accidente.

-        Remedio contra el cansancio. Hay que dar conversación al conductor pero sin agobiar para evitar la somnolencia y ofrecerle relevarlo cada dos horas.

-        Ya hay bastantes distracciones. No hay que ser una más. El copiloto debe procurar ayudar al conductor a mantener la atención en la carretera y evitar realizar cualquier acción que pueda distraerlo.

-        El copiloto debe ser el responsable de atender a los pasajeros. Sobre todo sin son niños. Si es necesario, haz parar al conductor. Todo con tal de evitar que se estrese.

-        Tolerancia cero con las imprudencias. Hay que mantenerse inflexible con los conductores que realizan imprudencias. No dejes que lo haga quien conduce el coche porque tú también vas dentro y puedes ser víctima de un accidente. 

 

También te puede interesar

Así es el conductor peligroso

El copiloto que no deja que te duermas

Discutir con el copiloto reduce la atención