Publicidad

Niños en el coche, 5 momentos de inseguridad en caso de accidente

¿Estás seguro de que llevas a tu niño en la silla del coche de forma correcta? Por desconocimiento o dejadez los errores son muchos y por desgracia se pagan muy caros.
Alicia Fernández.

Twitter: @aliciautopista -

Niños en el coche, 5 momentos de inseguridad en caso de accidente
Niños en el coche, 5 momentos de inseguridad en caso de accidente

1. Lo llevamos sin respaldo.

El niño ya es mayor, le queda poco para llegar a medir 1,35 m por lo que le llevas en el coche con una silla sin respaldo, solo con el elevador. Te interesará saber que llevar a un niño en un elevador con respaldo reduce seis veces el riesgo de daño en cabeza en un impacto lateral frente a un alzador sin respaldo. Una silla de niños sin respaldo no ofrece, según nos comenta el RACE suficiente protección en caso de choque lateral al no disponer de partes que protejan el tórax y la cabeza. Así, en caso de impacto lateral el niño se ve desplazado hacia la puerta y es retenido únicamente por la pelvis. El cinturón se desliza sobre el hombro llegando al cuello y golpeando la cabeza y el tórax la puerta.

2. Le quitamos la silla porque el niño mide más de 1,35 m

Es legal, sí, a partir de que el niño alcanza los 1,35 metros puede ir sólo con el cinturón de seguridad del coche, pero no es lo adecuado. El diseño de los cinturones está pensado para una altura a partir de en torno a los 1,50 metros, muy por debajo de esa altura no ofrecerá la protección adecuada, ni en caso de choque frontal, el cinturón podría provocar daños en el cuello del niño, ni en el caso de impacto lateral, mucho más peligroso. Como ocurre con los elevadores sin respaldo en este caso el niño carecen de protección de la cabeza y del tórax.

3. Lo llevamos sin silla porque “vamos aquí cerca”

Llevar a los niños en el coche con una silla adecuada reduce hasta en un 75 por ciento las probabilidades de tener daños graves en caso de accidente. Y un 90 por ciento las lesiones, por supuesto que la efectividad es mayor a velocidades más levadas pero también lo es a las velocidades más bajas. Otro dato, a partir de 50 km/h la diferencia entre vivir y morir es llevar puesto el cinturón de seguridad del coche.

4. Cambiar de silla antes de tiempo.

Se trata de uno de los momentos más críticos para la seguridad de los niños en el coche, el cambio de silla. Cada grupo corresponde a un tamaño, y, sobre todo, a una altura determinada, existiendo un espacio en el que pueden coincidir en el uso de dos grupos de unas sillas con otras. Cambiar de silla antes de tiempo nos podemos encontrar con varias situaciones de riesgo y que no le proteja adecuadamente. Así, puede ser que la retención de la silla del coche no sea la óptima, pudiendo sufrir el niño el “efecto submarino”, que se “cuele” por debajo del cinturón e impacte contra elementos interiores del vehículo. O efecto rotación, siendo incapaz el cinturón de retener al niño pequeño encima del cinturón de seguridad, saliendo despedido el niño. También que el recorrido de los arneses y el cinturón no esté ajustado pudiendo estar cerca de zonas de riesgo como cuello brazos, abdomen... ¿Cuándo cambiar de silla? Lo recomendable es retrasar el máximo tiempo posible el cambio de una silla a otra. Eso sí, sin que la cabeza del niño sobrepase la altura del sistema de retención.

5. El niño va en la silla pero no la anclo al vehículo.

Una situación muy peligrosa para la seguridad del niño es llevarle correctamente sentado en la silla con sus arneses abrochados, pero no llevar a la silla anclada al asiento. En caso de impacto, o simplemente de frenazo grande la silla se desplazará sobre el niño provocando le daños más graves todavía. El mejor anclaje es el Isofix, que no admite errores.

 

también te puede interesar:

Por qué no llevar al niño en el asiento delantero 

Así es la silla infantil inteligente

5 dudas sobre cómo llevar al niño en el coche