Sordo, intratable en Cantabria

No hubo muchas sorpresas en el Rally de Cantabria: Dani Sordo, máximo favorito en la prueba “de su casa" se hizo sin problemas con el triunfo. Sólo Enrique García-Ojeda, otro de los pilotos cántabros, pudo plantarle cara, pero su actuación finalizó bruscamente cuando se vio obligado a abandonar, lo que facilitó aún más las cosas a Sordo.

Sordo, intratable en Cantabria
Sordo, intratable en Cantabria

Se daba por hecho que el Rally de Cantabria iba a ser cosa de dos: los pilotos locales Enrique García-Ojeda (Peugeot 206 S1600) Y Dani Sordo (Citroën C2 S1600) eran los favoritos y, desde el principio, se lanzaron a demostrar su conocimiento del terreno. La pareja formada por Ojeda/Jordi Barrabés se adjudicó el primer tramo, pero Sordo/Marc Martí no tardaron en devolver el golpe: en la segunda especial cronometrada, el joven cántabro logró el “scratch" (mejor tiempo), se colocó en la primera posición del rally y comenzó a añadir segundos a su renta.Mientras tanto, Alberto Hevia/Alberto Iglesias (Renault Clio S1600) y Joan Vinyes/Xavi Lorza (Peugeot 206 S1600) también trataban de meterse en la lucha por los puestos de cabeza. Lo que, en principio, parecía una denodada lucha por el tercer puesto en el podio terminó bruscamente cuando Vinyes sufrió una salida de carretera en el cuarto tramo. El andorrano, que había elegido unos neumáticos poco adecuados para disputar el primer bucle de la prueba, intentaba remontar posiciones en la segunda sección cuando su coche resbaló en una mancha de valvulina que había en la calzada. El cambio de otro participante se había roto en la primera pasada por esa especial y había tirado líquido; Vinyes pasó por la curva y el coche salió despedido contra una valla. El golpe provocó que el rally finalizara para el andorrano y su cuarta plaza fue heredada por los hermanos Vallejo, que estaban exprimiendo al máximo todo lo que daba de sí su Fiat Punto S1600.Al finalizar la segunda sección, la lucha entre Sordo y Ojeda acaparaba la atención de los aficionados; aún quedaban cuatro tramos y la diferencia entre ambos era de 12"8 segundos. Pronto se acabó la emoción, pues a 500 metros de la salida de la siguiente especial el motor del 206 de Ojeda se averió: el cántabro tuvo que decir adiós a la prueba de “su casa". Las cosas se ponían aún más fáciles para Sordo, que ya acumulaba una ventaja de 26 segundos sobre Hevia, el actual campeón de España de la especialidad.Con esta renta, el cántabro relajó su ritmo y, tras haberse anotado cinco de los nueve “scratch" posibles, se tomó con más calma los últimos tres tramos. Vallejo, Hevia y Miguel Fuster, respectivamente, marcaron el mejor tiempo en estas especiales cronometradas.En el podio, Sordo estuvo acompañado por Hevia, quien se resarcía así de su discreto papel en Canarias, y por el ex-campeón de España Miguel Fuster (Clio S1600). El piloto de Renault se mostró muy satisfecho, ya que ha vuelto a reencontrarse con los primeros puestos de la clasificación: su actuación le sirvió para llegar hasta la tercera plaza, separado por 1’12" de Sordo.Tras ellos se clasificaron Sergio y Diego Vallejo y Manuel Rueda/Borja Rozada (Renault Clio S1600). Rueda firmó un rally impecable y dejó claro que la progresión observada en las pruebas anteriores no es un espejismo: hay que tenerle en cuenta en las apuestas para las primeras posiciones.Peor suerte tuvieron Santi Concepción/Germán Bello (Citroën C2 S1600). El piloto canario no se encontraba a gusto al volante de su coche y los problemas se agravaron con una rotura del radiador de aceite y una avería en el sensor que impide cambiar de marcha sin levantar el pie del acelerador. Concepción sufrió, además, una penalización al retrasarse en la salida del último parque de asistencia, pero estas dificultades no le impidieron sumar dos puntos en su casillero. El canario terminó el rally en la octava plaza.Si Rueda convencía con su actuación entre los Súper 1600, Armide Martín hacía lo propio entre los vehículos de Grupo N. El canario ya dio que hablar en la prueba anterior (celebrada en Gran Canaria), cuando obtuvo el mejor tiempo en el primer tramo, y llegó a Santander para demostrar su buen estado de forma. Martín (Mitsubishi Lancer Evo VIII) se mantuvo en todo momento en la primera posición de su categoría, llegando a la sexta plaza absoluta, hasta que una salida de carretera le obligó a abandonar cuando sólo faltaba un tramo para finalizar el rally. Su puesto fue ocupado por el piloto del equipo Mitsubishi-RACC Júnior David Colldecarrera, quien se hizo así con el triunfo en la categoría. Su compañero Samuel Lemes, que sigue adaptándose a la conducción sobre asfalto, sufrió un pinchazo que lo retrasó hasta la 29ª plaza de la clasificación general. El tercer integrante de la formación, Marc Gutiérrez, tuvo que retirarse debido a una avería en la caja de cambios. En el Desafío Peugeot, el vencedor fue el cántabro Eloy Entrecanales. Alberto Monarri se adjudicó la victoria en el Trofeo Citroën C2.- Los aficionados cántabros llenaron los tramos para ver el duelo entre Ojeda y Sordo e hicieron gala de un comportamiento ejemplar.

- Tras el Rally de Cantabria, Sordo afianza su liderazgo en el certamen. Un total de 34 puntos le separan de Hevia, segundo clasificado.

- La próxima prueba se disputará en Galicia (Rally Rías Baixas), los días 3 y 4 de junio.