Jean Todt se presenta y Vatanen busca apoyos

Jean Todt ha presentado su candidatura a la presidencia de la FIA con el apoyo y recomendación de Mosley. Parece que vencerá, pero Todt tiene más de un enemigo y un rival de mucho prestigio en la figura de Ari Vatanen.

Max Mosley no se presentará a las elecciones de la FIA del próximo octubre para ser reelegido como Presidente y es normal. Desprestigiado en los medios de comunicación, con escándalos a su espalda, la reciente muerte repentina de un hijo y pasados los setenta años, Mosley ve el momento de quedarse a un lado y dejar el gobierno de la FIA. Pero fiel a sí mismo el viejo titán morirá luchando, llevando la pelea con la FOTA hasta sus últimas consecuencias y presentando antes de marcharse el sustituto elegido por él. Éste es Jean Todt. Ser ex director del equipo Ferrari de F1 es su labor más conocida, pero Todt llevó a Peugeot a ganar el campeonato del mundo de rallyes en los 80, Le Mans en los 90, y a Ferrari a dominar la F1 con Schumacher en el siglo XXI. Ha ocupado un puesto en la dirección de Ferrari y parece el hombre con el bagaje necesario para ocupar el cargo de Presidente de la FIA. Y tal vez sea cierto.El francés Jean Todt es un hombre con la victoria en la mente y a pesar de ser el elegido de Mosley, no ha presentado su candidatura hasta estar seguro de que puede vencer. Es decir, hasta estar seguro de que todo el aparato de gobierno de la FIA y los aliados de Mosley con voto en el Consejo Mundial de Automovilismo le apoyarán. Son mayoría y lo más seguro es que le lleven a la presidencia. Pero Todt no es el candidato ideal para todo el mundo en este deporte. Entre los equipos y constructores de la Fórmula 1, sin voto, pero con peso en el mundo del automovilismo, hay mucho recelo por haber sido un hombre de Ferrari, sabiendo el trato de favor que ha tenido el equipo italiano ante la FIA durante años. En Ferrari tampoco le tienen cariño por haberse enfrentado a la cúpula al oponerse a italianizar el equipo tras la marcha de Schumacher y Brawn. Su puesto de consejero delegado en Ferrari fue más un retiro dorado para que la marca tuviera vía libre a italianizar la Scuderia e introducir a Domenicali. En el grupo PSA Citroën-Peugeot, recordemos marcas líderes en los rallyes, Todt no es tampoco querido habiendo salido por la puerta de atrás tras pelearse con la dirección, cuando quería lleva a Peugeot a la F1 y no le dejaron.Jean Todt tiene un escollo más que superar y es su único contrincante de momento: el finlandés Ari Vatanen, ex campeón del mundo de rallyes y cuatro veces campeón del Dakar con Peugeot, curiosamente, con Jean Todt como jefe de equipo. Vatanen es conocido por su historial en los rallyes, pero además desde hace años es eurodiputado por Finlandia y está especialmente comprometido con la seguridad vial y la defensa del transporte y la movilidad por carretera frente a “otros medios más costosos y de capacidad reducida como los trenes de alta velocidad", según rezan sus campañas. Es un hombre conciliador, de gran cultura y experiencia política, y sin enemistades en el automovilismo. Pero el prestigio no es suficiente para ganar la presidencia de la FIA, lo que necesita Vatanen es el apoyo de los miembros del consejo con voto y muchos de estos, tras años de opulencia servida por Mosley, preferirán seguir las directrices del actual presidente.Uno de sus últimos apoyos de Vatanen ha sido el propio Presidente de la Real Federación Española de Automovilismo, Carlos Gracia, con voto en el Consejo de la FIA, quien ha opinado que el apoyo incondicional de Mosley a Jean Todt puede significar una etapa continuista en la presidencia. Vatanen se ha reunido con Gracia en España donde ha presentado su proyecto, con el que Gracia dice estar “al 90 por ciento de acuerdo". Aún así, Gracia ha manifestado a un diario deportivo que no le apoya incondicionalmente y que tampoco descarta presentarse él mismo, “No me pronunciaré hasta más adelante", afirmaba Gracia.

Nuestros destacados