El circuito urbano de Bilbao: éxito total

Los organizadores del evento aseguran que durante los tres días en que se han celebrado las World Series by Renault –viernes y sábados entrenamiento y domingo carreras- se han congregado cerca de 140.000 personas en la capital vizcaína. El éxito parece rotundo, pero, ¿ha sido una buena idea? ¿Es la antesala de la Fórmula Uno?

El circuito urbano de Bilbao: éxito total
El circuito urbano de Bilbao: éxito total

No podemos dejar de lado lo deportivo del evento. Es cierto, Bilbao es una de las citas de las World Series, un campeonato nacido por y para los circuitos y considerado por muchos como la antesala de la Fórmula Uno.

Sin embargo, la apuesta de la capital vizcaína por el deporte de las cuatro ruedas “eclipsa" la victoria de Kubica en la carrera corta y la de Power en la larga, si hablamos de la categoría reina (monoplazas 3.5 de 425 CV de potencia); la de Heylen, en la Mégane Trophy y la de Zugg en el Eurocup 2.0 (monoplazas más pequeños).

Las cifras hablan por sí solas: 9 kilómetros de muro de hormigón, 72 km más de cable de acero, 40.000 neumáticos, 4,6 kilómetros de mallas y más de un millar de personas entre sanitarios, bomberos, organización, medios de comunicación acreditados y fuerzas de seguridad.

El circuito urbano de Bilbao tiene una longitud de 4.037 metros y está formado por 19 curvas a izquierda y 14 más a derecha. La anchura mínima es de 10 metros. La peculiaridad más importante es que se trata de un trazado urbano, ¿qué significa? Pues que los monoplazas y demás vehículos corren por las calles de Bilbao, acondicionadas, eso sí, para la ocasión con muros de hormigón. Kubica, vencedor de una de las carreras de los Fórmula 3.5, ha declarado: “Le doy un diez a este circuito". Los especialistas han asegurado que el trazado de Bilbao iba a descubrir a los verdaderos pilotos. Es cierto: en cualquier circuito permanente, una salida de pista se salda, por lo general, con un poco de chapa o con un recorrido por arena o hierba. Una salida en este circuito urbano, puede obligar a cualquier monoplaza a abandonar la competición. Es decir, “hay que hilar muy fino"; los pilotos no se han permitido ni una sola licencia, ya que les podría haber salido muy caro. Los aficionados agotaron hace unas semanas las 30.000 localidades puestas a la venta, pero lo cierto es que casi otros 30.000 han visto las pruebas desde otras “gradas": balcones, encima de vehículos… todo por respirar el ambiente festivo. Todo por poner un pequeño granito de arena en el camino de Bilbao hacia la Fórmula Uno.

Franck Montagni, piloto probador de Renault F-1, condujo el R-24 que llevó Fernando Alonso el pasado año por las chicanes y rectas del circuito urbano de Bilbao. ¡Y de qué manera! El probador de origen francés batió el récord de la pista (recién inaugurada, eso sí) y recorrió los más de 4 km de trazado en apenas 1:47,83. Pero ¿hemos hablado de todo? De casi todo: quedan los aficionados –cientos y cientos formando una marea azul que echaba de menos a Fernando Alonso- y los detractores (más adelante te hablaremos de ellos).

Los mejores vídeos