Audi vence a Peugeot

Solo un Audi, el de Kristensen-Capello-McNish, doblegó a la escuadra Peugeot, que con Marc Gené al frente pudo vencer en las 24 Horas de Le Mans.

Una carrera como las 24 Horas de Le Mans no se decide por uno u otro factor en solitario. Es un cúmulo de cosas y situaciones que al final dan el triunfo de uno u otro lado. La batalla estaba entre los Peugeot y los Audi. Los coches franceses, con sus carrocerías cerradas, habían demostrado mayor velocidad, lo que a priori parece determinante. Pero los coches alemanes jugaban con varios ases en la manga: algo menos de consumo, por tanto mayor autonomía, menor número de paradas en boxes, mayor velocidad en el paso por los boxes para realizar el cambio de pilotos, de neumáticos y reportaje de combustible. En principio la carrera estaba equilibrada, y aunque en Peugeot no son novatos, aún habría que dar algo más de ventaja a los Audi sencillamente por la experiencia acumulada en los últimos años.

Fueron los Peugeot los que comenzaron mandando, y así se mantuvieron hasta bien entrada la noche. Ya de madrugada apareció la lluvia, que complicó en exceso la carrera. Durante buena parte de la misma mandó el pelotón el Peugeot pilotado por Marc Gené. El español, olvidado ya el terrible accidente ocurrido en las eses Porsche, se mantuvo como líder indiscutible de la carrera y como uno de los pilotos más rápidos del equipo Peugeot.

A las cuatro de la madrugada comenzó a llover y en Peugeot saltaron todas las alarmas. Los coches franceses comenzaron a tener graves problemas de estabilidad y no pudieron mantener el ritmo de los Audi, que les fueron superando. Al parecer, los Peugeot van peor en agua y además optaron por neumáticos mixtos mientras que los Audi montaron de lluvia. Villeneve, al volante del mismo Peugeot de Gené, llegó a perder hasta una docena de segundos por vuelta frente a McNish. Ahí perdió la carrera Peugeot y la ganó Audi. O mejor dicho, la ganó el Audi de Kristensen, sin duda, el mejor y el único capaz de ser más rápido que los Peugeot. La carrera, en las horas de la mañana tuvo muchos otros momentos de emoción. La lluvia cayó con fuerza, Gené hizo un sprint emocionante, y el Audi líder tuvo un incidente con otro coche en pista que pudo ser definitivo. Al final, para los de Audi fue suficiente con controlar y administrar la ventaja… y la victoria, merecida, fue suya. Otra vez.

El sueño de Le Mans no acabó en pesadilla, pero desde luego no tuvo un final feliz. La caja de cambios fue la culpable. Ya dio problemas en los 1000 km de Monza, y en Le Mans ha sido el talón de Aquiles del equipo español. Primero cayó la unidad pilotada por Gounon-Johanson-Nakano, y ya a primera hora de la mañana De Castro tuvo que dejar aparcado el EE01 en la primera chicane con el cambio fuera de combate. Toda la carrera fue una dura prueba para el joven equipo, que no dejó de luchar para mantener sus coches en pista y así ganar experiencia para volver el año próximo con más probabilidades de éxito. El éxito absoluto de la representación española vino por parte de Antonio García, que se impuso en la categoría LM-GT1 al volante de un Aston Martin. Tras los excelentes resultados cuajados en anteriores ediciones de Le Mans y en las carreras de la Le Mans Series con un Aston del Team Modena, en la que Antonio ha demostrado ser uno de los pilotos más rápidos, regulares y efectivos del panorama de GT, fue fichado por el poderoso David Richard para correr en las 24 Horas de Le Mans dentro del equipo oficial Prodrive.

El equipo lo componían dos unidades, la 007 en manos de Piccini-Wendlinger-Frentzen, y el 009 de Antonio con David Brabahm y Darren Turner. Desde el primer momento la unidad 009 fue la más rápida, en gran medida gracias al español, y fueron ellos los que entablaron batalla con los Corvette oficiales. Las primeras horas fueron de dominio por parte de los coches americanos, pero poco a poco los Aston Martin fueron imponiendo su ritmo hasta vencer con claridad. En las últimas horas se limitaron ha conservar una ventaja de una vuelta sobre el Corvette de Magnussen-O´Connell-Fellows que a la postre fue más que suficiente.

1.Kristensen-Capello-McNish (Audi R10TDi)

2.Gene-Minassian-Villeneuve (Peugeot 908 HDi) 4.31

3.Zonta-Klien-Montagny (Peugeot 908 HDi) 2 vueltas

4.Rockenfeller-Luhr-Premat (Audi R10TDi) 7 vueltas

5.Lamy-Sarrazin-Wurz (Peugeot 908 HDi) 13 v

xx. Verstappen-Bleekemolen-Merksteijn (Porsche RS Spider) 1er LMP2

xx. García-Turner-Brabham (Aston Martin DBR9) 1er GT1

xx. Melo-Salo-Bruni (Ferrari 430 GT) 1er GT2