Publicidad

Cómo te afecta conducir sin aire acondicionado: como ir borracho (VÍDEO)

Se acerca el verano, las altas temperaturas, el calor… Disponer de aire acondicionado (y usarlo) en el coche es vital para nuestra seguridad al volante. Si no, es como si fueses borracho…
Óscar Díaz / Adrián Lois -
Cómo te afecta conducir sin aire acondicionado: como ir borracho (VÍDEO)

Seguro que te ha sucedido alguna vez: dejas el coche en la calle, al sol durante el verano, y cuando entras no hay quien esté dentro por culpa del calor insoportable que se acumula en el habitáculo. Lo ideal es reducirlo todo lo que puedas antes de ponerte en marcha, y cómo no, utilizar el aire acondicionado para combatir el calor.

Porque, de no hacerlo, las consecuencias pueden ser nefastas: lo mismo que si estuvieses conduciendo bajo los efectos del alcohol. Sí, como lo lees… Los efectos en la atención y las capacidades del conductor, como el tiempo de reacción, son igual de peligrosos en ambos casos. 

Para comprobarlo, hemos realizado nuestras propias pruebas en tres situaciones diferentes: conduciendo con el conductor y el coche frescos; conducir con el interior del coche a 52 grados (durante más de 30 minutos); y conducir con el coche climatizado… pero el conductor en dos niveles de alcoholemia distintos (0,17, g/l de aire espirado, positivo par niveles o profesionales, y 0,34 g/l, positivo muy destacado).

Y es que, incluso a 30ºC en el habitáculo, los efectos son similares a un nivel de alcohol en sangre de 0,5 g/l (límite actual que marca la ley en España).

Aire acondicionado

Prueba 1: eslalon cronometrado

El objetivo de la prueba era realizar un eslalon con conos de ida y vuelta, con un giro de 180 grados en el medio, completado en un plazo de 30 segundos. Aquí intervienen la actividad cerebral y neuromuscular para pasar el circuito de la forma más “limpia” posible. Los resultados aquí han sido esclarecedores:

- Con el habitáculo a 52ºC, el conductor perdía precisión y fluidez en los movimientos, aumentó su sensación de agotamiento y se rebajó su estado de alerta. Los resultados fueron muy variables en las diferentes pasadas: la frecuencia cardiaca media superó las 100 pulsaciones por minuto, llegando hasta las 147.

- Con el conductor bebido, la autoconfianza y la euforia llevaron a un comportamiento errático al volante, con la pérdida constante de ritmo en las diferentes pasadas. Hubo puertas en las que se derribaron conos, aceleraciones de más, subidas de marchas olvidadas… En un contexto real, las consecuencias habrían sido nefastas.

Prueba 2: ejercicio de precisión y aparcamiento

La apreciación de las distancias, la coordinación y el dominio del espacio eran las claves a analizar en una “jaula” de conos creadas para formar un espacio de estacionamiento bien holgado, de 1,5 metros por ambos lados.

- Con altas temperaturas en el interior, los tiempos se vieron elevados otra vez, con síntomas de agotamiento y pérdida de confort al volantear e ir girando la cabeza para realizar la maniobra.

- Con alcohol en sangre, de nuevo la euforia y la sensación de dominio, el coche habría acabado con varios raspones, aunque la prueba se realizase en menos tiempo. Eso sí, en esta prueba se concluye que el calor es incluso peor que el realizar el ejercicio con un nivel de alcoholemia de 0,17 g/l de aire espirado).

Aire acondicionado

Prueba 3: tiempo de reacción ante un imprevisto

Esta última prueba fue realizada, en primer lugar, con un sensor colocado en el freno que medía el tiempo que se tardaba en pasar el pie derecho del acelerador al freno y medir la respuesta del sistema nervioso y de los grupos musculares; en segundo lugar, con una app de smartphone que ayudó  buscar una reacción que no tuviera que ver con reflejos naturales (estirar la pierna para frenar), y sí de apretar un botón.

- En este primer ejercicio, el calor no afecta tanto a los reflejos (inalterados prácticamente debido al mínimo desgaste muscular) como tener nuestra capacidad cognitiva afectada por el alcohol.

- Bajo los efectos del alcohol, nuestro sistema nervioso y motor presentó una notable pérdida de rendimiento, aproximadamente un 6 por ciento, lo que se podría traducir en un metro más en una frenada a 50 km/h. Con la app, el tiempo de reacción aumentó en un 20 por ciento, aunque aquí sí la prueba con altas temperaturas fue 1 décima más lenta que la misma con alcohol en sangre.

Conclusiones

La teoría inicial que nos llevó a plantear estos ejercicios quedó demostrada: el uso de la climatización debería ser impulsada por las autoridades al mismo nivel que, por ejemplo, la prohibición de consumir alcohol cuando se conduce. El factor humano es vital en estas situaciones: el conductor debe realizar su tarea en las mejores condiciones posibles, y eso incluye también las atmosféricas.

Aire acondicionado

Un aire acondicionado potente es sinónimo de seguridad, no lo olvides. Porque es tan malo ir conduciendo en un coche recalentado como conducir bebido: así lo hemos demostrado en nuestros test.

También te puede interesar

Cómo proteger el coche frente al calor

Dudas: ¿cómo influye la calefacción y el aire acondicionado en el gasto de un coche?

Conducir sin aire acondicionado, casi igual que conducir bebido

¿Cuánto cuesta recargar el aire acondicionado del coche?

Porque, de no hacerlo, las consecuencias pueden ser nefastas: lo mismo que si estuvieses conduciendo bajo los efectos del alcohol. Sí, como lo lees… Los efectos en la atención y las capacidades del conductor, como el tiempo de reacción, son igual de peligrosos en ambos casos. 

Para comprobarlo, hemos realizado nuestras propias pruebas en tres situaciones diferentes: conduciendo con el conductor y el coche frescos; conducir con el interior del coche a 52 grados (durante más de 30 minutos); y conducir con el coche climatizado… pero el conductor en dos niveles de alcoholemia distintos (0,17, g/l de aire espirado, positivo par niveles o profesionales, y 0,34 g/l, positivo muy destacado).

Y es que, incluso a 30ºC en el habitáculo, los efectos son similares a un nivel de alcohol en sangre de 0,5 g/l (límite actual que marca la ley en España).

Aire acondicionado

Prueba 1: eslalon cronometrado

El objetivo de la prueba era realizar un eslalon con conos de ida y vuelta, con un giro de 180 grados en el medio, completado en un plazo de 30 segundos. Aquí intervienen la actividad cerebral y neuromuscular para pasar el circuito de la forma más “limpia” posible. Los resultados aquí han sido esclarecedores:

- Con el habitáculo a 52ºC, el conductor perdía precisión y fluidez en los movimientos, aumentó su sensación de agotamiento y se rebajó su estado de alerta. Los resultados fueron muy variables en las diferentes pasadas: la frecuencia cardiaca media superó las 100 pulsaciones por minuto, llegando hasta las 147.

- Con el conductor bebido, la autoconfianza y la euforia llevaron a un comportamiento errático al volante, con la pérdida constante de ritmo en las diferentes pasadas. Hubo puertas en las que se derribaron conos, aceleraciones de más, subidas de marchas olvidadas… En un contexto real, las consecuencias habrían sido nefastas.

Publicidad

Prueba 2: ejercicio de precisión y aparcamiento

La apreciación de las distancias, la coordinación y el dominio del espacio eran las claves a analizar en una “jaula” de conos creadas para formar un espacio de estacionamiento bien holgado, de 1,5 metros por ambos lados.

- Con altas temperaturas en el interior, los tiempos se vieron elevados otra vez, con síntomas de agotamiento y pérdida de confort al volantear e ir girando la cabeza para realizar la maniobra.

- Con alcohol en sangre, de nuevo la euforia y la sensación de dominio, el coche habría acabado con varios raspones, aunque la prueba se realizase en menos tiempo. Eso sí, en esta prueba se concluye que el calor es incluso peor que el realizar el ejercicio con un nivel de alcoholemia de 0,17 g/l de aire espirado).

Aire acondicionado

Prueba 3: tiempo de reacción ante un imprevisto

Esta última prueba fue realizada, en primer lugar, con un sensor colocado en el freno que medía el tiempo que se tardaba en pasar el pie derecho del acelerador al freno y medir la respuesta del sistema nervioso y de los grupos musculares; en segundo lugar, con una app de smartphone que ayudó  buscar una reacción que no tuviera que ver con reflejos naturales (estirar la pierna para frenar), y sí de apretar un botón.

- En este primer ejercicio, el calor no afecta tanto a los reflejos (inalterados prácticamente debido al mínimo desgaste muscular) como tener nuestra capacidad cognitiva afectada por el alcohol.

- Bajo los efectos del alcohol, nuestro sistema nervioso y motor presentó una notable pérdida de rendimiento, aproximadamente un 6 por ciento, lo que se podría traducir en un metro más en una frenada a 50 km/h. Con la app, el tiempo de reacción aumentó en un 20 por ciento, aunque aquí sí la prueba con altas temperaturas fue 1 décima más lenta que la misma con alcohol en sangre.

Conclusiones

La teoría inicial que nos llevó a plantear estos ejercicios quedó demostrada: el uso de la climatización debería ser impulsada por las autoridades al mismo nivel que, por ejemplo, la prohibición de consumir alcohol cuando se conduce. El factor humano es vital en estas situaciones: el conductor debe realizar su tarea en las mejores condiciones posibles, y eso incluye también las atmosféricas.

Publicidad

Aire acondicionado

Un aire acondicionado potente es sinónimo de seguridad, no lo olvides. Porque es tan malo ir conduciendo en un coche recalentado como conducir bebido: así lo hemos demostrado en nuestros test.

También te puede interesar

Cómo proteger el coche frente al calor

Dudas: ¿cómo influye la calefacción y el aire acondicionado en el gasto de un coche?

Conducir sin aire acondicionado, casi igual que conducir bebido

¿Cuánto cuesta recargar el aire acondicionado del coche?

Publicidad
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.