Publicidad

Venturi Antarctica, un eléctrico destinado al Polo Sur

Venturi Automobiles está preparando un nuevo eléctrico para moverse por la nieve y el hielo. Se llama Antarctica y está en fase de desarrollo.
Adrián Lois.

Twitter: @loisSr_motor -

Venturi Antarctica, un eléctrico destinado al Polo Sur

Si alguien sorprende como ningún otro fabricante en el campo de los eléctricos ese es Venturi Automobiles. Una compañía francesa que, entre otras cosas, lleva años trabajando en batir el récord de velocidad de un eléctrico y que en 2014 debutó como escudería en la Formula E de la FIA. Ahora, están trabajando en un pequeño eléctrico que facilite las labores de los investigadores en la Antártida.

El prototipo en cuestión se llama Venturi Antarctica y puede moverse mediante orugas o a través de ocho ruedas. El fabricante francés ha terminado la primera fase de test en el sur de los Alpes y, para la última travesía, ha contado con la colaboración del Príncipe Alberto II de Mónaco, quien ya sugirió en 2009 un vehículo de estas características tras su paso por el Polo Sur.

El Venturi Antarctica es un pequeño vehículo cien por cien eléctrico, de 3 metros de longitud y 2,3 metros de ancho. Está propulsado por dos motores eléctricos y el almacenaje de la energía eléctrica se realiza en una batería de 23 kWh de capacidad. Su manejo se realiza a través de un joystick y puede albergar hasta cinco asientos. La velocidad máxima que puede alcanzar es de 25 km/h con las orugas y de 45 km/h con las ocho ruedas.

El nuevo prototipo eléctrico de Venturi, de hacerse realidad, podría contar con diferentes tipos de chasis para poder multiplicar sus posibilidades de uso. Por ejemplo, en estaciones de esquí para el transporte de personas, equipo, etc.

Venturi Antarctica

Fácil e intuitivo

Los primeros test realizados por Venturi se centraron en probar la viabilidad y la utilidad del sistema de control por joystick, para lo cual resaltan la facilidad de manejo; y es que uno de los objetivos de la marca francesa es que el personal que opere con el Antarctica no necesite un entrenamiento específico para conducirlo. Puede incluso moverse por los terrenos más complicados y por cuestas de hasta un 40 por ciento de inclinación.

También se probó la capacidad de recarga de las baterías en situaciones de temperaturas extremas. El Venturi Antarctica está diseñado para que funcione a 40 grados bajo cero y, de momento, se han cubierto con éxito recorridos de 20 kilómetros a una velocidad constante de 20 km/h.

Uno de los usos para el que el Venturi Antarctica ha sido concebido es el de permitir a los científicos del Polo Sur el de moverse en los alrededores de las estaciones científicas y para poder conducirlo por los últimos 8-10 kilómetros hacia los puntos donde éstos tomen muestras. Su carácter cien por cien eléctrico libre de emisiones es importante en este último punto, ya que una mínima molécula contaminante puede dar al traste con la calidad de las muestras susceptibles de análisis.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.