Publicidad

Así son las motos de la Guardia Civil que multarán con radares portátiles

El año 2018 trae para la DGT un nuevo instrumento más efectivo para multar en carretera: nuevas motos equipadas, por primera vez, con radares portátiles. Te contamos cómo serán.
Jordi Moral.

Twitter: @jordimoralp -

Así son las motos de la Guardia Civil que multarán con radares portátiles

Radares fijos en pórticos, móviles en coches y trípodes, avionetas y drones para el futuro… ¡y motos equipadas con radares láser portátiles para este 2018! La noticia que ya adelantamos hace dos meses, tras la confirmación del propio director general de la DGT, Gregorio Serrano, va tomando cuerpo. Con el nuevo año llegarán próximamente a las carreteras las nuevas motocicletas de la Guardia Civil preparadas para sancionar los excesos de velocidad.

El propio Serrano anunció a inicios de noviembre una licitación para la adquisición de 60 nuevos radares láser portátiles, a través de un anuncio ya publicado en el BOE. En total, se invertían 860.000 euros para instalar estos dispositivos en las motos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Pues bien, estos días conocemos ahora en qué vehículos irán instalados y el propio director de la DGT indica también dónde se han empezado a repartir.

Tráfico, por tanto, anuncia ya la llegada de casi 300 motos a la Guardia Civil, adaptadas convenientemente para poder llevar este tipo de equipo portátil. Se trata, exactamente, de 291 motos BMW R 1200 RT que sustituirán a las anteriores R 850 RT. Con 125 CV y un motor de 2 cilindros, estas potentes motocicletas destacan por una gran capacidad de carga y unas condiciones muy ruteras que las hacen ideales para su nuevo cometido.

Decoradas con los habituales tonos y logos de la Guardia Civil, estas motos suman ahora un color amarillo flúor de base de alta visibilidad, tal y como ya recomendaron las autoridades europeas para distinguir a los vehículos oficiales. El precio de serie de cada una de estas motocicletas es de 19.650 euros, y anuncian un peso de 275 kg.Motos Guardia Civil

También con kits para vigilar drogas y alcohol

Aprovechando también sus buenas condiciones y capacidad de carga, algunas de estas motos a su vez irán equipadas con kits para poder realizar un situ pruebas de alcohol y drogas, agilizando en gran medida esta labor de control sin necesidad de tener que esperar a la llegada de patrullas o furgonetas.

Los radares portátiles que equiparán para poder multar en carretera son modernos y pequeños dispositivos ligeros, aptos para ser colocados en soportes especiales instalados en las motos para facilitar su manejo y no influir en la seguridad del vehículo, pero también en trípodes en el suelo e incluso para usar con la mano, casi a modo de pistola láser.

Por el momento se desconoce la fecha exacta en la que estas motos de intervención rápida comenzarán a multar en carretera. Pero, anunciada ya la compra de radares y de motocicletas, no hay duda que estamos ante apenas unas semanas del inicio.

También te puede interesar:

La DGT ya te vigila desde el aire

Así intensifica los controles de velocidad la DGT

Opinión: la DGT… angelitos de nuestra guarda 

El propio Serrano anunció a inicios de noviembre una licitación para la adquisición de 60 nuevos radares láser portátiles, a través de un anuncio ya publicado en el BOE. En total, se invertían 860.000 euros para instalar estos dispositivos en las motos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Pues bien, estos días conocemos ahora en qué vehículos irán instalados y el propio director de la DGT indica también dónde se han empezado a repartir.

Tráfico, por tanto, anuncia ya la llegada de casi 300 motos a la Guardia Civil, adaptadas convenientemente para poder llevar este tipo de equipo portátil. Se trata, exactamente, de 291 motos BMW R 1200 RT que sustituirán a las anteriores R 850 RT. Con 125 CV y un motor de 2 cilindros, estas potentes motocicletas destacan por una gran capacidad de carga y unas condiciones muy ruteras que las hacen ideales para su nuevo cometido.

Decoradas con los habituales tonos y logos de la Guardia Civil, estas motos suman ahora un color amarillo flúor de base de alta visibilidad, tal y como ya recomendaron las autoridades europeas para distinguir a los vehículos oficiales. El precio de serie de cada una de estas motocicletas es de 19.650 euros, y anuncian un peso de 275 kg.Motos Guardia Civil

También con kits para vigilar drogas y alcohol

Aprovechando también sus buenas condiciones y capacidad de carga, algunas de estas motos a su vez irán equipadas con kits para poder realizar un situ pruebas de alcohol y drogas, agilizando en gran medida esta labor de control sin necesidad de tener que esperar a la llegada de patrullas o furgonetas.

Publicidad

Los radares portátiles que equiparán para poder multar en carretera son modernos y pequeños dispositivos ligeros, aptos para ser colocados en soportes especiales instalados en las motos para facilitar su manejo y no influir en la seguridad del vehículo, pero también en trípodes en el suelo e incluso para usar con la mano, casi a modo de pistola láser.

Por el momento se desconoce la fecha exacta en la que estas motos de intervención rápida comenzarán a multar en carretera. Pero, anunciada ya la compra de radares y de motocicletas, no hay duda que estamos ante apenas unas semanas del inicio.

También te puede interesar:

La DGT ya te vigila desde el aire

Así intensifica los controles de velocidad la DGT

Opinión: la DGT… angelitos de nuestra guarda 

Publicidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.