Publicidad

Toyota Mirai: probamos y medimos el coche de hídrógeno

El Toyota Mirai es de los pocos coches que usa hidrógeno para moverse: aporta la energía a la pila de combustible para generar la electricidad que necesita su motor. Así, por su escape, sólo expulsa vapor de agua. ¿Se te ocurre uno más exclusivo?
Toyota Mirai: probamos y medimos el coche de hídrógeno

Quien conduce un Ferrari, un Lamborghini o un Aston Martin sabe que su coche es admirado. Pero hoy quizá la máxima atención la reclamen otro tipo de coches: un sedán movido con la electricidad que produce su pila de combustible, por ejemplo, como el Toyota Mirai. El nombre de este coche significa en japonés futuro y, en realidad, el Mirai parece muy diferente a cualquier otro coche.

En marcha apenas sientes otras cosas que el leve zumbido de su motor y, cuando lo conduces, casi te sientes asistiendo como un espectador al movimiento del paisaje a tu alrededor, panorama que tú eliges a la velocidad que quieres que, quedamente, discurra a tu alrededor. Es la magia de la electricidad, sin duda, pero que en el Toyota Mirai no se adquiere a través de un enchufe.

Aquí la energía necesaria para movernos a bordo del Toyota Mirai la procura una suerte de laboratorio químico embarcado que transforma el hidrógeno, éste si repostado, en cuestión de cinco minutos si el depósito de 5 kg está agotado, en una hidrolinera. Estas estaciones de servicio hoy son, generalmente, utilizadas por autobuses de transporte urbano, aunque la falta de una red de abastecimiento es la gran dificultad para la expansión de esta tecnología.

Con la combinación del hidrógeno y el oxígeno tomado del aire se produce en esa electricidad que requiere el motor. Y el proceso sólo tiene como residuo un vapor caliente que, eventualmente, se convierte en contacto con el aire frío en unas gotas de agua.

El Toyota Mirai, como todo eléctrico, tiene una batería; pero es sólo un almacenamiento pequeño y temporal —tiene 1,6 kWh es de la misma tecnología que usa el Toyota Prius, pero la «dona» el Camry Hybrid— para cubrir las espaldas a la pila de combustible: requiere tiempo para que se produzca la reacción química que produce la electricidad, pues necesita alcanzar una temperatura mínima de funcionamiento.

La idea de Toyota es que, mientras que los coches eléctricos cubran las necesidades de quien hace desplazamientos cortos, los de hidrógeno cubran largas distancias. Y, de hecho, esta berlina tiene una autonomía media de 454 kilómetros a tenor de los consumos obtenidos por nuestros compañeros de Alemania.

Según Toyota, el Mirai y EL Prius no tienen una plataforma compartida, por lo que para el Mirai se ha desarrollado específicamente una base para este modelo, aunque eso no impide que algún elemento de su chasis sea común, como las suspensiones.

Toyota MiraiEl Toyota Mirai no se vende, sino que se alquila, incluyendo el coste de mantenimiento y seguro. Extrapolando ese coste, este exclusivo eléctrico viene a salir por 78.540 euros en Alemania. En cierto modo, como los primeros híbridos, el Toyota Mirai transmite la idea a los demás de un «sí, soy lo suficientemente rico como para tener una gran conciencia ambiental».

Toyota Mirai: prestaciones

La fuerza del motor eléctrico es más que suficiente para que el Toyota Mirai se mueva con agilidad en cualquier vía o condición del tráfico. Cuando se pisa el pedal del acelerador, se escucha levemente el ruido que produce la pila de combustible; y, con gas a fondo, el empuje voluntarioso y siempre presto del motor eléctrico nos lanza rápidamente hacia delante. A fin de cuentas estamos disponiendo de algo más de 34 mkg de par máximo e instantáneo: lo que, usualmente, produce un motor Diesel de 2 litros y unos 150 CV, por ejemplo. Así resulta tan fácil como en esas berlinas turbodiésel acelerar, sino alcanzar con diligencia los 180 km/h de velocidad punta que anuncia el Toyota Mirai.

Aceleración 0-100 km/h

10,1 s

Aceleración 0-400 metros

17,3 s

Adelantamiento 80-120 km/h en D

7,9 s

Sonoridad a 80 km/h

63 dB

Sonoridad a 100 km/h

64 dB

Frenada desde 100 km/h

37 m

Peso en báscula

1.851 kg

Reparto de pesos (delante/detrás)

58/42%

Toyota Mirai: consumos

Olvídate, por un momento, de tus referencias habituales en litros por cada 100 km; porque los 122 litros de H2 de sus dos depósitos, en nada son comparables con los usuales gasóleo o gasolina. Esos depósitos alojan 5 kg de hidrógeno comprimido a 700 bares, de modo que el Toyota Mirai «habla» en kilos y, cada uno de esos 1.000 gramos, costará en la estación de servicio 9,50 euros. La buena noticia es que el oxígeno que necesita su pila de combustible es gratis y que este Toyota no necesita consumir mucho hidrógeno, de modo que son unos 8,6 euros es lo que viene a costar recorrer 100 km en conducción cuidadosa. Convertido ese coste al precio de la gasolina —ahora sí vuelve a lo que tan bien conoces—, vendría a ser como si una berlina de casi cinco metros de largo gastase 7,4 l/100 km.

En todo caso, el consumo medio, de 1,2 kg/100 km, acaba por permitir alcanzar algo más de los 450 km de autonomía, que sin ser los 550 homologados por Toyota, sí permiten desplazamientos de larga distancia con el único condicionante de encontrar donde repostar ese combustible tan especial.

Consumos en conducción eco

0,9 kg/100 km

Consumos en conducción deportiva

1,2 kg/100 km

Consumo medio

1,1 kg/100 km

Toyota Mirai: espacio

Es la plataforma del Toyota Prius la que se utiliza en el Toyota Mirai y, sobre ella, se trabaja para montar todo la voluminosa combinación que hoy exige la parte eléctrica y la parte de la pila de combustible, baterías, depósitos y cableados, incluidos. Esto hace que el Toyota Mirai sea un cuatro plazas y, en la práctica, no tan amplio como otros coches de dimensiones de carrocería parecidas. Incluso con algunas limitaciones prácticas de uso. Por ejemplo, la que impone que la pila de combustible se sitúe bajo los asientos delanteros y eso impida que los pasajeros de los asientos traseros puedan introducir sus pies bajo ellos. O que sea fijo y no pueda retraerse el apoyacodos situado entre ambos ocupantes posteriores —en el hueco de su banqueta, uno de los depósitos de hidrógeno—pues bajo él discurren cables que van a la batería del suelo del maletero. En cualquier caso, cuatro adultos irán en él cómodos, aún con cotas inferiores a la media en todos los sentidos. Eso mientras que el maletero apenas aportará la capacidad de un compacto: su capacidad, como sus caprichosas formas, serán  la consecuencia de los sistemas alojados en la parte posterior del coche.

Anchura delantera

143 cm

Altura delantera

99 cm

Anchura trasera

143 cm

Altura trasera

92 cm

Espacio para piernas

64-87 cm

Capacidad de maletero

361 litros

Toyota Mirai: ficha técnica oficial

Motor

Síncrono de imanes permanentes

Potencia máxima

154 CV

Par máximo

34,2 mkg

Transmisión

Tracción delantera

Cambio

Cambio automático de 1 vel.

Largo x ancho x alto

4,89 x 1,81 x 1,54 m

Batalla y vías

2,78 y 1,54/1,54 m

Maletero oficial

543 litros

Aceleración 0 a 100 km/h

9,6 s

Velocidad máxima

178 km/h

También te puede interesar:

Toyota Mirai: el coche del hidrógeno del futuro

El Toyota Mirai de hidrógeno, con conexión vía satélite

Honda Clarity Fuel Cell: el coche de hidrógeno de Honda

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.