Publicidad

Seat León ST 1.4 TGI: prueba al coche de gas, en 12 claves

¿Pensabas en un híbrido pero no te llega el presupuesto? La solución puede estar en el Seat León TGI alimentado por gas natural, un coche económico, limpio y práctico con muchas ventajas.
Rafa Guitart.

Twitter: @autopista_es -

Seat León ST 1.4 TGI: prueba al coche de gas, en 12 claves

El nuevo Seat León ST 1.4 TGI ha sido, sin duda, un gran descubrimiento… y una de las sorpresas del año, pues, gracias a las ayudas a las que puede acogerse en el Plan Movalt, goza de una subvención de 3.500 euros para la compra del coche, similar a la que obtiene un vehículo híbrido enchufable con autonomía de entre 32 y 72 km en modo 100% eléctrico. Pero es que una de las claves de este vehículo es que puede funcionar exactamente igual con gas natural que con gasolina, permitiendo un rango cercano a los 400 km de autonomía con GNC más los casi 1.000 km que puede recorrer con el depósito de gasolina sin ningún tipo de interrupción.

Al analizar este Seat León ST 1.4 TGI hay que tener en cuenta también que el gas natural comprimido es un combustible más barato que el Diesel, que no presenta restricciones de uso en días con episodios de alta contaminación en las ciudades y que el precio y el funcionamiento del coche es el mismo que si fuera exclusivamente de gasolina. Porque, en realidad, el del TGI es un propulsor de gasolina, de 1.4 litros y 110 CV de potencia, capaz de alimentarse bien del depósito (de 15 kg) de gas natural comprimido colocado bajo el piso del maletero, al que resta casi 100 litros de capacidad, o del de gasolina (de 50 litros).

Seat León 1.4 TGIEn condiciones de utilización normal, el Seat León ST 1.4 TGI  siempre funciona con gas, excepto que la presión en las bombonas sea insuficiente, momento en el que entrará en modo gasolina sin que el conductor tenga que intervenir. Por lo general, y con temperaturas bajas del motor, el TGI arranca gracias a la inyección directa de la gasolina, para pasar, unos segundos más tarde —de forma automática— a moverse con gas. Este proceso también se produce inmediatamente después de los repostajes, mientras el sistema mide la calidad del gas que ha entrado en los depósitos para ajustar automáticamente el encendido.

Su funcionamiento apenas se diferencia de las variantes tradicionales TSI de gasolina con 110 y 125 CV, y sólo se aprecia una mínima diferencia, circulando con GNC en torno a las 1.000 rpm, por un leve silbido cuando el motor entra en fase de carga. Lógicamente, no llega a las cifras de prestaciones de la variante 1.4 TSI de 125 CV, pero se mantiene en unos registros más que dignos, similares a los de rivales de gasolina de unos 110 CV, con unas cifras de consumo claramente inferiores, pues viajando a velocidades de crucero legales hemos obtenido un consumo en torno a los 3,8 kg de gas cada 100 km.

Si tenemos en cuenta que el precio medio de este combustible es inferior a 0,9 euros por kg, podemos comprobar que el uso del gas tendría un coste real de unos 3,6 euros a los 100 km, lo que resulta aproximadamente un 30 por ciento inferior al de un coche con motor Diesel equivalente y un 50 por ciento inferior al de uno de gasolina.

Seat León STDinámicamente, su comportamiento es plenamente satisfactorio. Resulta cómodo, suave, aplomado en zonas rápidas y lo suficientemente ágil y preciso como para disfrutar de la carretera en zonas de curvas. No en vano emplea el eje trasero multibrazo de las versiones más deportivas de la gama. En cuanto a espacio interior está muy por encima de la media de sus rivales, especialmente en lo que se refiera a espacio para altura de la cabeza y piernas, pues la versión TGI mantiene intactas las dimensiones interiores del habitáculo respecto al resto de la gama. El maletero, que incluye bajo el piso los depósitos de gas y elimina la rueda de repuesto, ofrece 410 litros reales de capacidad, una cifra que, sin ser récord, permite cargar con facilidad el equipaje de toda la familia, pues dispone de un portón de grandes dimensiones.

Pero, para esta prueba, desgranamos ahora 12 claves del nuevo Seat León ST 1.4 TGI.

1.Mucha información

El cuadro de instrumentos que incorpora la variante TGI del Seat León cuenta con dos indicadores independientes para mostrar el combustible. En la parte izquierda señala el nivel del depósito del gas natural y, a la derecha, el de la gasolina. También indica el consumo y la autonomía total disponible con los dos sistemas de alimentación.

2. Gran capacidad

Maletero Seat León STEl maletero ofrece una capacidad de 410 litros y dispone de unas formas muy aprovechables, con un plano de carga bajo. Cuenta con ganchos para amarrar el equipaje, huecos adicionales, una toma de corriente de 12 voltios y mecanismos para abatir los respaldos independientes de forma automática. Incluye un kit para la reparación de pinchazos.

3. Fácil repostaje

Una de las ventajas del gas natural frente a otros combustibles alternativos, pues la carga del combustible se realiza de forma sencilla en sólo unos minutos. Dispone de dos tomas, una de gas a alta presión y otra para la gasolina. Con los dos depósitos llenos el León TGI puede llegar a recorrer cerca de 1.400 km sin repostar.

4. Etiqueta ECO

Etiqueta ECOEste distintivo permite la bonificación de hasta el 75% del impuesto de tracción mecánica en Barcelona y Madrid, exención del impuesto de matriculación, tarjeta de combustible de 200 € en GNC, acceso permitido los días con restricciones de tráfico por contaminación y reducción de tasas de aparcamiento en zonas de estacionamiento regulado.

5. Plazas delanteras

Mucho espacio disponible para conductor y acompañante, con asientos cómodos dotados de buena sujeción lateral. Conseguir una posición de conducción ideal es muy fácil, gracias a la regulación del volante en altura y profundidad, así como de banqueta. Visibilidad y ergonomía destacan por encima de la media en su categoría.

6. Espacio interior

Las plazas traseras son muy versátiles, ofrecen suficiente anchura, gran espacio para piernas y buena cota de altura para tres ocupantes. Dispone de respaldos abatibles en proporción 40:60 y tres reposacabezas independientes. No hay merma de espacio interior respecto a otras versiones equivalentes de la gama León.

7. Combustible limpio

Repostaje gasLa emisión de CO2 producida por la combustión del gas natural es menor que la de la gasolina en un 30 por ciento, en tanto que en relación al gasóleo es de un 20 y del 12 por ciento respecto al GLP. También en relación a los óxidos de nitrógeno NOx se rebajan un 15 por ciento respecto a la gasolina o GLP y un 80 por ciento frente al gasóleo.

8. Depósito de gas

Situado bajo el piso del maletero y con una capacidad máxima de 15 kg es cien por cien seguro. El gas natural que emplea el León TGI es exactamente el mismo que se usa en las instalaciones domésticas, pero comprimido a menos de un 1 por ciento de su volumen. La instalación dispone de una válvula de seguridad que garantiza su hermetismo.

9. Consumo de récord

Además de no perder prestación en el rendimiento del motor respecto a la gasolina, el precio del gas natural comprimido es mucho más económico que el del Diesel y mucho más estable. Dependiendo de las estaciones de servicio, actualmente lo podemos encontrar entre 0,8 y 0,9 euros por kg. Con 20 euros podríamos recorrer unos 800 km.

10. Motor de gasolina

Cuenta con el propulsor 1.4 TSI de gasolina, que ofrece una potencia máxima de 110 CV y ofrece 200 Nm de par, adaptado de fábrica para usar gas natural comprimido GNC como combustible principal. Teniendo en cuenta sus cifras de consumo y su precio, el León TGI se convierte en uno de los modelos más económicos de cuantos se ofrecen en el mercado.

11. Bien equipado

El gas no está reñido con la seguridad o el confort. Así, esta versión TGI puede contar con grupos ópticos LED delanteros y traseros, asientos deportivos tapizados en cuero y Alcantara, sistema de navegación GPS con pantalla de 8 pulgadas en alta resolución, techo panorámico, control de crucero, cambio automático DSG, etc.

12. Asesor de servicio

Asesor de gasUna interesante función que ofrece el León TGI es la posibilidad de ser guiado a una estación de servicio de gas cercana cuando el nivel del combustible sea bajo. Aunque aún la red de estaciones de servicio no es muy numerosa (63 abiertas en toda España), está prevista la apertura inminente de 16 más y, a corto plazo, ampliar la red de forma importante.

Seat apuesta por el GNC

Ha sido el gran desconocido hasta hace muy poco tiempo, pero el gas natural está tomando impulso gracias a su mayor respeto con el medio ambiente. Se constituye como alternativa real a los derivados del petróleo, es más económico que los combustibles tradicionales, no depende de las reservas naturales del petróleo y tiene gran potencial como energía renovable. De ahí que Seat ofrezca tres modelos alimentados por GNC, el Mii Ecofuel, el León TGI y el nuevo Ibiza TGI.

La posibilidad de utilizar indistintamente gas natural y gasolina no presenta ninguna limitación en cuanto a autonomía y el uso del gas no resta prestaciones al motor, siendo imperceptible para el conductor el cambio de un combustible a otro, operación que se produce de forma automática. El vehículo siempre utilizará el GNC como principal combustible mientras haya suficiente presión en las bombonas.

También te puede interesar:

Seat León ST 1.4 TGI: ficha técnica y precio

Seat León 1.4 TGI: pruebas y datos tras 25.000 km, ¿es un chollo el gas?

Al analizar este Seat León ST 1.4 TGI hay que tener en cuenta también que el gas natural comprimido es un combustible más barato que el Diesel, que no presenta restricciones de uso en días con episodios de alta contaminación en las ciudades y que el precio y el funcionamiento del coche es el mismo que si fuera exclusivamente de gasolina. Porque, en realidad, el del TGI es un propulsor de gasolina, de 1.4 litros y 110 CV de potencia, capaz de alimentarse bien del depósito (de 15 kg) de gas natural comprimido colocado bajo el piso del maletero, al que resta casi 100 litros de capacidad, o del de gasolina (de 50 litros).

Seat León 1.4 TGIEn condiciones de utilización normal, el Seat León ST 1.4 TGI  siempre funciona con gas, excepto que la presión en las bombonas sea insuficiente, momento en el que entrará en modo gasolina sin que el conductor tenga que intervenir. Por lo general, y con temperaturas bajas del motor, el TGI arranca gracias a la inyección directa de la gasolina, para pasar, unos segundos más tarde —de forma automática— a moverse con gas. Este proceso también se produce inmediatamente después de los repostajes, mientras el sistema mide la calidad del gas que ha entrado en los depósitos para ajustar automáticamente el encendido.

Su funcionamiento apenas se diferencia de las variantes tradicionales TSI de gasolina con 110 y 125 CV, y sólo se aprecia una mínima diferencia, circulando con GNC en torno a las 1.000 rpm, por un leve silbido cuando el motor entra en fase de carga. Lógicamente, no llega a las cifras de prestaciones de la variante 1.4 TSI de 125 CV, pero se mantiene en unos registros más que dignos, similares a los de rivales de gasolina de unos 110 CV, con unas cifras de consumo claramente inferiores, pues viajando a velocidades de crucero legales hemos obtenido un consumo en torno a los 3,8 kg de gas cada 100 km.

Publicidad

Si tenemos en cuenta que el precio medio de este combustible es inferior a 0,9 euros por kg, podemos comprobar que el uso del gas tendría un coste real de unos 3,6 euros a los 100 km, lo que resulta aproximadamente un 30 por ciento inferior al de un coche con motor Diesel equivalente y un 50 por ciento inferior al de uno de gasolina.

Seat León STDinámicamente, su comportamiento es plenamente satisfactorio. Resulta cómodo, suave, aplomado en zonas rápidas y lo suficientemente ágil y preciso como para disfrutar de la carretera en zonas de curvas. No en vano emplea el eje trasero multibrazo de las versiones más deportivas de la gama. En cuanto a espacio interior está muy por encima de la media de sus rivales, especialmente en lo que se refiera a espacio para altura de la cabeza y piernas, pues la versión TGI mantiene intactas las dimensiones interiores del habitáculo respecto al resto de la gama. El maletero, que incluye bajo el piso los depósitos de gas y elimina la rueda de repuesto, ofrece 410 litros reales de capacidad, una cifra que, sin ser récord, permite cargar con facilidad el equipaje de toda la familia, pues dispone de un portón de grandes dimensiones.

Pero, para esta prueba, desgranamos ahora 12 claves del nuevo Seat León ST 1.4 TGI.

1.Mucha información

El cuadro de instrumentos que incorpora la variante TGI del Seat León cuenta con dos indicadores independientes para mostrar el combustible. En la parte izquierda señala el nivel del depósito del gas natural y, a la derecha, el de la gasolina. También indica el consumo y la autonomía total disponible con los dos sistemas de alimentación.

2. Gran capacidad

Maletero Seat León STEl maletero ofrece una capacidad de 410 litros y dispone de unas formas muy aprovechables, con un plano de carga bajo. Cuenta con ganchos para amarrar el equipaje, huecos adicionales, una toma de corriente de 12 voltios y mecanismos para abatir los respaldos independientes de forma automática. Incluye un kit para la reparación de pinchazos.

Publicidad

3. Fácil repostaje

Una de las ventajas del gas natural frente a otros combustibles alternativos, pues la carga del combustible se realiza de forma sencilla en sólo unos minutos. Dispone de dos tomas, una de gas a alta presión y otra para la gasolina. Con los dos depósitos llenos el León TGI puede llegar a recorrer cerca de 1.400 km sin repostar.

4. Etiqueta ECO

Etiqueta ECOEste distintivo permite la bonificación de hasta el 75% del impuesto de tracción mecánica en Barcelona y Madrid, exención del impuesto de matriculación, tarjeta de combustible de 200 € en GNC, acceso permitido los días con restricciones de tráfico por contaminación y reducción de tasas de aparcamiento en zonas de estacionamiento regulado.

5. Plazas delanteras

Mucho espacio disponible para conductor y acompañante, con asientos cómodos dotados de buena sujeción lateral. Conseguir una posición de conducción ideal es muy fácil, gracias a la regulación del volante en altura y profundidad, así como de banqueta. Visibilidad y ergonomía destacan por encima de la media en su categoría.

6. Espacio interior

Las plazas traseras son muy versátiles, ofrecen suficiente anchura, gran espacio para piernas y buena cota de altura para tres ocupantes. Dispone de respaldos abatibles en proporción 40:60 y tres reposacabezas independientes. No hay merma de espacio interior respecto a otras versiones equivalentes de la gama León.

7. Combustible limpio

Repostaje gasLa emisión de CO2 producida por la combustión del gas natural es menor que la de la gasolina en un 30 por ciento, en tanto que en relación al gasóleo es de un 20 y del 12 por ciento respecto al GLP. También en relación a los óxidos de nitrógeno NOx se rebajan un 15 por ciento respecto a la gasolina o GLP y un 80 por ciento frente al gasóleo.

8. Depósito de gas

Situado bajo el piso del maletero y con una capacidad máxima de 15 kg es cien por cien seguro. El gas natural que emplea el León TGI es exactamente el mismo que se usa en las instalaciones domésticas, pero comprimido a menos de un 1 por ciento de su volumen. La instalación dispone de una válvula de seguridad que garantiza su hermetismo.

Publicidad

9. Consumo de récord

Además de no perder prestación en el rendimiento del motor respecto a la gasolina, el precio del gas natural comprimido es mucho más económico que el del Diesel y mucho más estable. Dependiendo de las estaciones de servicio, actualmente lo podemos encontrar entre 0,8 y 0,9 euros por kg. Con 20 euros podríamos recorrer unos 800 km.

10. Motor de gasolina

Cuenta con el propulsor 1.4 TSI de gasolina, que ofrece una potencia máxima de 110 CV y ofrece 200 Nm de par, adaptado de fábrica para usar gas natural comprimido GNC como combustible principal. Teniendo en cuenta sus cifras de consumo y su precio, el León TGI se convierte en uno de los modelos más económicos de cuantos se ofrecen en el mercado.

11. Bien equipado

El gas no está reñido con la seguridad o el confort. Así, esta versión TGI puede contar con grupos ópticos LED delanteros y traseros, asientos deportivos tapizados en cuero y Alcantara, sistema de navegación GPS con pantalla de 8 pulgadas en alta resolución, techo panorámico, control de crucero, cambio automático DSG, etc.

12. Asesor de servicio

Asesor de gasUna interesante función que ofrece el León TGI es la posibilidad de ser guiado a una estación de servicio de gas cercana cuando el nivel del combustible sea bajo. Aunque aún la red de estaciones de servicio no es muy numerosa (63 abiertas en toda España), está prevista la apertura inminente de 16 más y, a corto plazo, ampliar la red de forma importante.

Seat apuesta por el GNC

Ha sido el gran desconocido hasta hace muy poco tiempo, pero el gas natural está tomando impulso gracias a su mayor respeto con el medio ambiente. Se constituye como alternativa real a los derivados del petróleo, es más económico que los combustibles tradicionales, no depende de las reservas naturales del petróleo y tiene gran potencial como energía renovable. De ahí que Seat ofrezca tres modelos alimentados por GNC, el Mii Ecofuel, el León TGI y el nuevo Ibiza TGI.

La posibilidad de utilizar indistintamente gas natural y gasolina no presenta ninguna limitación en cuanto a autonomía y el uso del gas no resta prestaciones al motor, siendo imperceptible para el conductor el cambio de un combustible a otro, operación que se produce de forma automática. El vehículo siempre utilizará el GNC como principal combustible mientras haya suficiente presión en las bombonas.

También te puede interesar:

Seat León ST 1.4 TGI: ficha técnica y precio

Seat León 1.4 TGI: pruebas y datos tras 25.000 km, ¿es un chollo el gas?

Publicidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.