Publicidad

Superprueba: Seat León 2.0 TDI/150 (todas las mediciones)

Pocos cambios le hacían falta al Seat León para seguir siendo un compacto de referencia. Rotundo por dinamismo, ahora su equipamiento es ya de primer nivel. Lo analizamos a fondo.
Pablo Mallo.

Twitter: @p__mallo Fotos: Israel Gardyn -

Superprueba: Seat León 2.0 TDI/150 (todas las mediciones)

Cuando hablamos del Seat León nos viene a la mente un coche sin fisuras ya desde sus motorizaciones básicas, y que va multiplicando su atractivo a medida que nos aproximamos a sus versiones superiores, con el Seat León Cupra como el más claro ejemplo de uno de los compactos deportivos más apetecibles del momento. Sin llegar tan lejos, en el caso del Seat León 2.0 TDI de 150 CV que nos ocupa estamos ante una versión intermedia que aporta, casi a partes iguales, grandes dosis de emoción y de razón. Por un lado, cuenta con un bastidor impecable, combinado con un motor rápido pero eficiente, mientras que por otra parte, el acabado Xcellence Plus probado se caracteriza por un toque de distinción y un nivel de equipamiento muy interesante.

La parrilla con elementos cromados del Seat León Xcellence Plus, las llantas de 17 pulgadas, la llave inteligente y los faros con tecnología led son parte de la nutrida dotación de serie de esta terminación, cuyo precio es equivalente al FR Plus, pero cuenta con un enfoque más lujoso y confortable. De entre los cambios introducidos, quizá sea en el caso de los faros led donde se ha dado un paso adelante más significativo, ya que han mejorado mucho respecto al anterior modelo y proporcionan una visibilidad superior, fruto de su mayor alcance y potencia. Los grupos ópticos de nuevo cuño, tanto delanteros como traseros, son también responsables del aspecto más fresco del coche, a pesar de que su rediseño no ha sido excesivamente profundo.

En cuanto al interior del nuevo Seat León 2017, adopta algunos refinamientos como las luces ambientales en 8 colores diferentes, carga por inducción para el teléfono móvil —siempre que sea compatible con esta tecnología— y, sobre todo, la posibilidad de incorporar un sistema de información y entretenimiento de última generación, similar al que encontramos en el Seat Ateca. La conectividad es algo que está cobrando especial protagonismo en casi todo coche moderno y en el caso del Seat León, la interacción entre nuestro teléfono inteligente y el coche está muy bien resuelta. De hecho, se le ha dado tanta importancia a este asunto que, de los dos botones físicos que se han mantenido en el marco de la pantalla táctil (antes había 8), uno de ellos corresponde al sistema Full Link, con el que se accede a todas las funciones habilitadas en los protocolos MirrorLink, Apple CarPlay y Android Auto de manera sencilla y rápida. Eso sí, al no contar con accesos directos "físicos" al resto de funciones, las tareas de activar el navegador o la radio requieren una pulsación adicional.

Seat León 2017Seat León 2017: deportivo y cómodo

Donde sin duda destaca el Seat León 2.0 TDI de 150 CV es en su comportamiento y en el tacto de conducción que ofrece. La precisión de respuesta y buena dosificación que consiguen todos sus mandos, es decir dirección, cambio, acelerador y freno, hacen que sea un coche de lo más agradable sea cual sea el tipo de uso que le demos, tanto si el ritmo es tranquilo como en situaciones realmente exigentes. Su bastidor, respaldado por una notable ligereza, mantiene el tipo con total naturalidad hasta alcanzar velocidades de paso por curva de auténtico deportivo, con una facilidad pasmosa para el conductor. En nuestro caso, además, los amortiguadores adaptativos opcionales aportan su granito de arena y contribuyen a lograr unos apoyos de lo más inmediatos, junto con una pisada extremadamente aplomada y precisa, reduciendo movimientos parásitos de la carrocería y consiguiendo un gran equilibrio entre confort, estabilidad y eficacia.

Las ayudas electrónicas, por su parte, también están taradas para conseguir mayor eficacia, sobre todo el sistema XDS, que emula un diferencial autoblocante por medio de la actuación selectiva de los frenos. El resultado es que puedes acelerar en plena curva y el tren delantero digiere la potencia sin apenas rechistar, prácticamente sin alterar su trayectoria en situaciones en las que debería aparecer un cierto subviraje, y sin tirones en la dirección pese al elevado par motor disponible. La trasera redondea lo justo, haciendo que las reacciones generales del coche sean muy neutras, pero sin dejar de ser reactiva y respondiendo ante cualquier demanda sin dudarlo. A nivel de eficacia no se echa de menos la suspensión trasera multibrazo de las motorizaciones más potentes, salvo cuando el piso no es bueno. El eje torsional se deja notar si en pleno apoyo pasamos sobre alguna irregularidad, y quizá esto es lo único que enturbia ligeramente el buen comportamiento del coche, ya que una junta de dilatación o una mera línea de la carretera pintada "a conciencia" pueden llegar a interferir ligeramente sobre una trayectoria que, de lo contrario, estaría trazada con tiralíneas.

La calidad de bacheo del Seat León también es digna de mención, así como el confort de marcha que proporciona, aunque en este último punto no es la referencia del segmento y apuesta por una mayor firmeza de suspensiones, algo que le aporta un tacto con cierto talante deportivo y el brillante comportamiento que hemos mencionado. Por supuesto, siempre dentro de unos márgenes perfectamente asumibles y con la posibilidad de seleccionar el modo de conducción "confort", que filtra algo más la carretera. A este modo se suman los ya conocidos eco, normal, sport y personalizado, que modifican la respuesta del motor, dureza de la dirección, ayudas electrónicas, regulación del control de velocidad de crucero activo, climatización, amortiguadores... La dirección es de radio progresivo (está incluida en un pack junto con los amortiguadores adaptativos), lo que quiere decir que se hace más directa a medida que giramos más el volante. Es muy precisa a alta velocidad —la zona central está más desmultiplicada— y, a la hora de aparcar, doblar una esquina o tomar una curva muy cerrada hay que girar menos el volante porque resulta más rápida. En cualquier caso, cuenta con un tarado muy conservador y no llega a cobrar protagonismo en ningún momento, ni requiere periodo de adaptación alguno por nuestra parte.

Seat León 2.0 TDI: motor y prestaciones

A nivel mecánico el Seat León 2.0 TDI de 150 CV es igualmente brillante. La respuesta del motor TDI es inmediata y contundente, con mucha progresividad y con fuerza en prácticamente toda la banda de utilización. Únicamente a alto régimen el empuje decae, algo que no podemos criticar en un Diesel. Resulta refinado y suave, y se dosifica con mucha precisión. Es, por tanto, muy rápido en aceleración como puedes ver en nuestras mediciones y resulta muy ágil en las maniobras de adelantamiento, y eso que cuenta con largos desarrollos de cambio más enfocados a lograr eficiencia. La frenada también resulta excelente, por distancias y tacto de pedal, mientras en sonoridad muestra estar acústicamente muy bien aislado y no se percibe apenas el ruido del viento a alta velocidad, únicamente el de rodadura. El peso, también, es contenido, partiendo de la plataforma MQB del grupo Volkswagen.

PRESTACIONES Seat León 2.0 TDI 150 CV
Acel. 0-100 km/h 8,12 s
Acel. 0-1000 metros 29,4 s
Adelantamiento 80-120 km/h 6,34 s
Sonoridad 100 km/h 68 dB
Sonoridad 120 km/h 69,7 dB
Frenada desde 140 km/h 70,6 m
Peso en báscula 1.352 kg

Seat León 2.0 TDI 150 CV: consumos

En cuanto a consumos, este motor 2.0 TDI resulta también de lo más eficiente. El modo Eco y un eficaz sistema Stop/Start ayudan a lograr rebajar el gasto real en carretera y ciudad a un motor que, ya de por sí, siempre ha demostrado ser muy poco gastón en todos los modelos probados del Grupo VW. A su favor, como ya hemos dicho, su gran ligereza. 

CONSUMOS Seat León 2.0 TDI 150 CV
Consumo en ciudad 6,0 l/100 km
Consumo en carretera 4,8 l/100 km
Consumo medio 5,3 l/100 km

Seat León 2017: su espacio

Acompañando a tan buenas cualidades dinámicas y como suele ser habitual en Seat, encontramos una postura de conducción en el nuevo León 2017 que no tiene pegas, con asientos de excelente factura y una completa regulación en la que no falta ajuste del apoyo lumbar. Tanto el acceso interior, como las cotas de habitabilidad que puedes ver en la tabla con nuestras mediciones, son más que correctas en relación al tamaño del coche. Y es el nuevo León mide 4,28 metros, una medida bastante contenida frente a una nueva hornada de compactos más largos. El maletero, por su parte, está en la media de su segmento por capacidad, con rueda de repuesto de emergencia ubicada bajo el piso y formas muy aprovechables. El suelo, además, se puede colocar a dos alturas.

ESPACIO Seat León 2.0 TDI 150 CV
Anchura delantera 142 cm
Anchura trasera 134 cm
Altura delantera 95-101 cm
Altura trasera 96 cm
Espacio para piernas 81 cm
Maletero 390 litros

 

TODA LA GAMA Y PRECIOS DEL SEAT LEÓN 2017

 

 

También te puede interesar:

Seat León 2016 vs Seat León 2017, encuentra las diferencias

Seat León 2017: a prueba el superventas español

Seat León 1.4 TSI 150 CV ACT FR, el coche para todo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.