Publicidad

Opel Crossland X: a prueba el nuevo SUV urbano de Opel

Diseño SUV y funcionalidad monovolumen. Probamos el Opel Crossland X, un nuevo SUV que fusiona la imagen de moda con una alta carga de practicidad y tecnología.
Lorenzo Alcocer -
Opel Crossland X: a prueba el nuevo SUV urbano de Opel

Dice Opel que en los últimos años se ha quintuplicado la oferta y la demanda de SUV, en muchos casos en detrimento de los modelos monovolumen. De hecho, los monovolumen urbanos han pasado a ser modelos minoritarios en el mercado y Opel lo ha sufrido en sus propias carnes con el extinto Meriva. El papel del Meriva lo recoge hoy el nuevo Opel Crossland X, bebiendo de las fuentes de diseño de los SUV, pero también conservando las mejores soluciones intrínsecas de los monovolumen.

A golpe de vista podrías llegar a confundir el nuevo Opel Crossland X con el renovado Opel Mokka X, no sólo por cierto parecido estético (sobre todo vistos por delante), también por el tamaño de ambos modelos. El Crossland X apenas es 63 milímetros más corto, 16 mm más estrecho y 53 milímetros más bajo que el Mokka X (4.212 x 1.765 x 1.605 mm son las medidas totales del Crossland X), pero su planteamiento final es más urbano, mientras el Opel Mokka X refuerza la aptitudes e imagen de los SUV. Por ejemplo, el Mokka X puede contar con tracción integral y "vestirse" con llantas de hasta 19 pulgadas. El Opel Crossland X refina la filosofía SUV con un diseño menos agresivo o deportivo y, porqué no, más elegante. Opel ofrece hasta 9 colores de carrocería y tres de techo (negro, gris y blanco) para proponer acabados bitono. Y también ha diseñado un pilar C que visualmente te lleva a ver el techo "flotante". No obstante, no faltan unos pasos de rueda llamativos y unos vistosos protectores frontal y trasero de los bajos de la carrocería.  

Opel Crossland X

Por dentro, el Opel Crossland X se siente muy luminoso y espacioso en cotas de altura y longitudinal, incluso para sentirse más desahogado que en un compacto al uso, como el propio Opel Astra. La anchura se ajusta más al propio tamaño del coche. En la fila trasera, el Crossland X puede contar con un asiento partido (60/40) y deslizable (150 milímetros), que permite ofrecer dos plazas sobresalientes (y tres, aunque con la limitación en anchura), y de la misma manera, contar con un maletero sorprendentemente capaz, variable entre  410 litros (con el asiento retrasado), hasta 520, un valor excepcional (cuenta con kit reparapinchazos). El piso del maletero admite dos alturas. En la superior, enrasa con el respaldo posterior abatido, dando lugar a un espacio muy diáfano y base plana con una capacidad de 1.255 litros.

Opel Crossland X: fabricado en España

El nuevo Crossland X se fabrica en la planta aragonesa de Opel de Figueruelas. Es fruto de un proyecto compartido con PSA, del que también surgirá más pronto que tarde un nuevo Citroën C3 Aircross (sustituyendo el C3 Picasso) y a medio plazo el sustituto del Peugeot 2008. El destino ha querido que a posteriori el Grupo francés PSA haya adquirido recientemente a Opel, pero el proyecto viene de antes. De esta sinergia, el Opel Crossland X se aprovecha de una plataforma y de motores de PSA. Del resultado surge un coche muy agradable en todos los sentidos. El Crossland X se siente un coche muy cómodo, como igualmente sencillo y seguro de conducir. Quizá no tenga el aplomo de un Mokka X, pero pisa con seguridad en carretera y se siente ágil y maniobrable en ciudad. Todos los elementos mecánicos (dirección, cambio, frenos, etc) transmiten calidad en su manejo.

Opel Crossland

Hemos probado las tres versiones mecánicas que estarán disponibles desde el comienzo de su comercialización (en 18.042 euros arranca la gama). Por un lado, el conocido y resolutivo 1.2 Puretech de gasolina (tres cilindros, turbo e inyección directa) se desdobla en una versión de 110 CV (10,6 segundos de 0 a 100 km/h y 4,8 l/100 km) y otra de 130 (9,1 segundos de 0 a 100 km/h y 5,1 l/100 km). Ambas opciones mueven con soltura y agrado al Crossland X y aunque resulta este motor peculiar por su acústica y vibraciones, en ningún caso afecta al alto agrado de conducción general. La versión de 110 CV puede combinarse con un cambio automático convencional (por convertidor de par) de 6 velocidades proveniente también de PSA, una combinación que refuerza el agrado general del modelo (11,8 segundos de 0 a100 km y 5,3 l/100 km de consumo medio). De PSA también llega el 1.6 Diesel de 100 (11,6 segundos de 0 a100 km/h y 3,8 l/100 km) y 120 CV Stop-Start (9,9 segundos de 0 a100 km/h y 4,0 l/100 km). Esta potente y resolutiva opción para los más viajeros cuenta con un sistema de limpieza de gases de escape por aditivo.

Opel Crossland X: mucha tecnología

La carga tecnológica del Opel Crossland X es muy elevada. Sorprende ver en este segmento B soluciones como el punto de carga inalámbrica para móviles, o las luces full-led, con función de curva y cambio automatizado cortas-largas. También una pantalla Head up Display o el volante y el parabrisas calefactado. Una de las especialidades de Opel, sus asientos con certificado ergonómico, también está presente en el Crossland X. Además de sus estudiadas formas, los asientos AGR ofrecen una banqueta extensible que ayudan a un mejor acomodo a las tallas más grandes. Entre el rico equipamiento disponible, también se ofrece una cámara frontal que reconoce las señales de tráfico y las líneas de la calzada y nos advierte de las normas de la carretera y de la pérdida de la trayectoria. La cámara también es capaz de interpretar una posible colisión o atropello y en ese caso activaría los frenos automáticamente.

Opel Crossland X

El puesto de conducción está muy bien resuelto. El punto de caderas elevado del Crossland X resulta muy natural y la calidad percibida buena. Según acabados, el Opel Crossland X presenta una pantalla central táctil de 8 pulgadas y un completo sistema de conectividad. La pantalla hace las veces de proyector para ayuda al aparcamiento, con visibilidad posterior de 180 grados que te avisa del tráfico cruzado. Por otro lado, se pueden sincronizar terminales Apple y Android y disponer de un punto WiFi.   

También te puede interesar:

Opel Crossland X & Renault Captur: duelo SUV

Opel Grandland X: el clon del Peugeot 3008

Ampera-E: el eléctrico de Opel

 

Te recomendamos

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

No te quedes sin votar. Participa en nuestro estudio Best Cars 2018 y dinos qué opina...

Hemos reunido, al menos como espectadores, al Mitsubishi ASX con sus "hermanos" de ra...

Viajar a ciudades como Madrid o Barcelona y encontrar aparcamiento fácil y barato ya ...

El Mitsubishi ASX ha sido el compañero de viaje en nuestra ruta hacia una de las ciud...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.