Publicidad

Audi RS6 Avant, Mercedes E63 AMG 4Matic, alta cocina alemana

Audi RS6 Avant vs Mercedes E63 AMG 4Matic: motores que superan los 550 CV, cabio secuencial, tracción total y frenos casi de competición, son estos son los ingredientes de los protagonistas de esta prueba comparativa.
Juan Collín -
Audi RS6 Avant, Mercedes E63 AMG 4Matic, alta cocina alemana

Audi, BMW y Mercedes llevan décadas rivalizando en el segmento de las berlinas deportivas. El BMW M5 ha marcado la pauta durante muchos años, pero desde que se superara la barrera de los 500 CV en esta categoría, el Audi RS6 ha conseguido marcar distancias frente a la competencia gracias a la inestimable ayuda de la tracción total. Mercedes no ha tardado en reaccionar y tras la última puesta al día de la Clase E, introducía como opción la tracción total 4 Matic en las versiones AMG.  

El Audi RS6 y el Mercedes E63 AMG se ofrecen con carrocerías sedán y familiar. La explicación de emplear la variante Avant en el caso del Audi RS6 no es otra que la falta de disponibilidad para pruebas por parte de la marca de la versión de cuatro puertas, algo que por otra parte tampoco nos importaba demasiado, ya que se trata del mismo coche y las diferencias desde el punto de vista dinámico son inapreciables.

Audi RS6 Avant vs Mercedes E63 AMG 4Matic

Tanto en el Audi RS6 como en el Mercedes E63 AMG se ha buscado discreción y no se ha caído en el exhibicionismo, pero salta a la vista que se trata de dos coches muy especiales, que dejan claras sus intenciones.

Desde el punto de vista técnico, el Audi RS6 y el Mercedes E63 AMG ofrecen muchas similitudes. Similar tamaño, peso y rendimiento mecánico, parecidas suspensiones, cajas de cambios prácticamente idénticas, etc. Ahora bien, si se analizan en detalle, se puede comprobar que son bastantes las diferencias que existen entre uno y algo parecido puede decirse a nivel dinámico.

Audi RS6 Avant, Mercedes E63 AMG 4Matic

Los motores son V8 alimentados por turbocompresor, tanto en el Audi RS6 como en el Mercedes E63 AMG, si bien y como se puede comprobar, el ocho cilindros de la estrella ofrece una cilindrada claramente superior. Mientras que el motor Audi cuenta con 4 litros, en el caso Mercedes E63 AMG alcanza casi 5,5 litros aunque el rendimiento que ambos declaran es muy parecido, con unas cifras de potencia y par máximo muy parejas.

 Como se puede imaginar, ambos motores ofrecen un poderío, una capacidad de respuesta y un rendimiento absolutamente impresionante. El peor, para mí, ya que «a simple vista» es imposible afirmar cuál de los dos es superior y la prueba más evidente es que las cifras de prestaciones son bastante parecidas, con ligera ventaja para el Audi RS6, especialmente en aceleración donde consigue distanciarse unas décimas para obtener registros de infarto. De todas formas los clientes del Mercedes E 63AMG que no se sientan completamente satisfechos con las prestaciones y pretendan estar a la altura o incluso superar al RS6, siempre pueden decantarse por la versión S para la que se declaran 585 CV en lugar de 557 CV y un par máximo de 81,63 mkg con lo que se anuncia una mejora de 3 décimas de segundo en el 0 a 100 km/h. En cualquier caso, se trata de cifras espectaculares, que les sitúan al nivel del de los automóviles más veloces del planeta. Es verdad que un Nissan GTR o un Porsche 911 Turbo son algo más veloces, pero con estas berlinas se puede viajar casi igual de deprisa y manteniendo un confort de primera clase. Para ello ambos cuentan con amortiguación neumática de dureza variable y un bastidor muy elaborado.

 Audi RS6 Avant vs Mercedes E63 AMG 4Matic

Automática de convertidor de par en ambos casos, la caja de cambios dispone de siete velocidades en el Mercedes E 63AMG y ocho en el Audi RS6, algo que no tiene a nuestro entender demasiada importancia, pero que puede explicar, en parte, la ligera diferencia en prestaciones, dado que el Audi ofrece menos salto entre las distintas marchas.

 El hábitat natural para disfrutar de los Audi RS6 y Mercedes E63 AMG está lógicamente en las carreteras más veloces, autovías y autopistas, a poder ser en Alemania, por aquello de los límites de velocidad. En estas circunstancias tanto uno como el otro se convierten en auténticas locomotoras del AVE, capaces de rodar a velocidades de auténtico vértigo con una facilidad asombrosa. En ambos casos los 250 km/h a los que están limitados se consiguen antes de rebasar los 1.000 metros de aceleración saliendo desde parado, el ritmo es vertiginoso, pero si alguno se queda con ganas de más, tanto en uno como en otro se ofrece la posibilidad de superar ampliamente la barrera de los 250 km/h. En el Audi RS6 el paquete Dynamic que cuesta aproximadamente 3.700 euros incluye dirección de desmultiplicación variable y la eficaz suspensión con amortiguadores interconectados Dynamic Ride Control, mientras que la velocidad máxima queda limita a 280 km/h, si bien se puede ampliar a 305 km/h si se escoge el paquete Dynamic Plus que a lo anterior añade los frenos cerámicos y que cuesta 13.250 €. En el caso del Mercedes E 63AMG por casi 5.000 euros se puede llevar el limitador hasta 300 km/h, también se incluye un curso de conducción deportiva por pilotos de la marca, mientras que los frenos cerámicos cuestan aproximadamente 10.500 euros.

 El aplomo tanto del Audi RS6 como del Mercedes E63 AMG a alta velocidad es total y tanto uno como el otro son capaces de abordar los virajes más rápidos a velocidades que rompen los esquemas a cualquiera. La tracción total obra milagros y ambos parecen ir literalmente sobre raíles. El Audi RS6 con la opción Dynamic consigue una rapidez de reacciones algo superior, lo que se aprecia especialmente a medida que el trazado de la carretera se va haciendo cada vez más tortuoso. No en vano, la dirección del Audi RS6 resulta más rápida y el coche se adentra en los virajes con más facilidad. No es algo determinante, pero la sensación a los mandos es la de una berlina con un talante algo más deportivo. El Mercedes E 63AMG también sorprende con una pisada muy consistente y una calidad de rodadura excepcional, pero incluso con la suspensión en la posición más enérgica, va más blando, flota más y no es tan preciso en las trayectorias como su rival de los cuatro aros.

 Audi RS6 Avant vs Mercedes E63 AMG 4Matic

El nuevo Mercedes E63 AMG da la sensación de ser un coche algo más burgués en su planteamiento pero el modelo de la estrella se queda muy cerca en prestaciones y capacidad rutera del todopoderoso Audi RS6. Las diferencias son bastante ajustadas pero, pero como se ha podido comprobar, seguramente quedarían neutralizadas o incluso con ligera ventaja para el modelo de la estrella si se escoge la versión S.

También te puede interesar

Audi R8 V10, el Ferrari con aros

Mercedes S65 AMG Cabrio, 630 CV al descubierto

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.