Publicidad

Del Audi Q2 al Q9: todos los SUV de Audi que llegarán

El último Audi Q7 marcó la nueva era de una saga que ya arranca desde el Q2. A partir de ahora, todos los Audi Q conocidos se renovarán y aparecerán nuevas denominaciones.
M.G.P / R.R.F. - Autopista.es -
Del Audi Q2 al Q9: todos los SUV de Audi que llegarán

¿Verdad que está bien proporcionado?", me pregunta con orgullo el padre de la criatura, el responsable de diseño de Audi cuando le comento sobre el engañoso tamaño del nuevo Audi Q2. Ellos nos lo venden como un SUV "120 por ciento urbano", pero la sensación visual es de un coche más grande de lo que intuías. No, la tarea de un diseñador no es sencilla, no es crear unas líneas bonitas, sino ayudar a que todos los productos que puedan demandar desde el departamento de márketing en el futuro sean coherentes, posibles y que se integren de manera natural. No, no estoy haciendo un panegírico de este trabajo, sino dejando claro que, la primera vez que te pones delante de un Audi Q2, lo que te viene a la cabeza es que todavía han dejado lugar para un más pequeño futuro Audi Q1.

Precisamente por su tamaño ha podido haber malos entendidos respecto al origen constructivo del Audi Q2. Y todo sigue encajando, porque el Audi Q2 se ha desarrollado sobre la arquitectura MQB, con extensa cantidad de módulos mecánicos. Como si no pudiera ser de otra manera, el nuevo máximo responsable técnico de Audi nos respondió un seco: "sí, es MQB", pensando en qué periodistas son estos que dudan hasta de lo obvio. La razón era simple, porque en las plazas traseras han desaparecido las salidas de ventilación, un "lujo" del que no todos los coches de tamaño compacto pueden presumir. "No las tiene porque queríamos un coche muy enfocado a las plazas delanteras", nos explica Lichte y, más condescendiente que Stefan Knirsch, baja a explicarnos que "de las dos distancias entre ejes que usamos en Audi, la del A3 tres puertas y la de cinco puertas, para el Q2 hemos partido del tres puertas".

No nos engañemos, los estándares de ergonomía del Audi Q2 están a la altura del propio Lichte y con 94 cm de altura al techo detrás, el espacio detrás no es ningún problema. Con su posición elevada por el propio concepto SUV del coche, es natural que haya mucho espacio para los pies bajo las banquetas. Dicen que el enfoque es de cuidadas plazas delanteras, pero no encontrarás pegas detrás, con 2,60 metros de distancia entre ejes. Eso sí, a pesar de ofrecer cinco plazas, la central es escueta, con esos 1,32 m de anchura. El maletero es como siempre en Audi, muy cúbico, con un espacio generoso para una rueda de repuesto, aunque en todos los coches que vimos era el equipo de sonido quien había robado el espacio. De acuerdo con las mediciones "in situ", el maletero cubicará unos 280 litros reales. Lejos de las cifras oficiales, por encima de 400 litros que, sin duda, aprovechan para incluir la parte inferior como espacio útil.

Audi Q2, sus motores

Con todo lo anterior, cualquiera que conozca la organizada cuadrícula de Audi puede imaginar lo que encontrará en el lado mecánico del Audi Q2. En gasolina arranca con el tricilíndrico 1.0 de 115 caballos, que podrá ir tanto con una caja manual de seis marchas como con un S-Tronic -es decir, una DSG de doble embrague- de la que dicen en la nota de prensa que se han modificado para reducir fricciones, aunque no conseguimos explicaciones más detalladas del doctor ingeniero Knirsch. Más acorde con la imagen del coche parece el 1.4 de 150 caballos con desconexión de cilindros, mientras que a mediados de 2017 se lanzará el 2.0 TFSi de 190 caballos, presumiblemente con este, el motor Miller. Frugalidad a la vista por el lado de la gasolina. Sabiendo las intenciones de los dos anteriores patrones de quattro de plantear el desarrollo de las versiones RS desde el principio del proyecto, habrá que esperar una oferta ampliada con un Audi SQ2.

Audi Q2En el lado del motor Diesel, la confianza de Audi con los TDI no parece haber cambiado, a pesar de la controversia de las emisiones. Tienen razones fundadas para proceder así, si hacemos caso a un "crecimiento de dos dígitos en España. Arrancará con un 1.6 TDI de 116 caballos, que solo estará disponible como tracción delantera. El segundo escalón salta varios peldaños, porque se trata del 2.0 TDI de 190 caballos, disponible también con tracción quattro y solo con cambio manual. El hueco que queda será cubierto más adelante por el 2.0 TDI en su versión de 150 caballos.

De MQB el Audi Q2 adopta la tecnología de radar y de cámara para dar función de asistencia en atascos, con la que no solo ajusta la velocidad con el coche de delante, sino que incluso toma acción sobre el volante. Por supuesto, los sensores de esta tecnología también la permiten ofrecer de serie el asistente de frenada de emergencia. Sin ser pionero, es la clásica permeabilidad hacia los segmentos inferiores. Tampoco es estreno el cuadro de instrumentos virtual, que debutó con el Audi TT y que permite configurar la visualización deseada, sea un cuadro convencional, un mapa de navegación 3D, etc. Ofrecerá un head-up display, en el que proyectará información de velocidad y de navegación sobre un panel transparente que emerge tras la capilla de la instrumentación. En cambio, ser el último en llegar permite dar un pasito adelante en conectividad.

Más allá de sus cualidades como coche y del énfasis en su diseño, Audi dice haber puesto el énfasis en esta conectividad. Según explican, la clave está en la tarjeta SIM integrada, no física, sino la eSIM que no hace un año era una primicia en los teléfonos de alta gama. Para ello habrá que acceder al equipo alto de gama, denominado MMI Navegación Plus con MMI touch (un panel táctil ubicado en el mando giratorio situado entre los asientos). Con la especificación más alta del equipo de infoentretenimiento viene incluido un control por voz con lenguaje natural y un punto de acceso wifi para los ocupantes del coche. Esto permite todo tipo de navegación por internet y a los servicios de Audi Connect.

Si hacemos caso a su presidente, el Audi Q2 quiere ser un líder en la información en tiempo real a través de internet, "twitter incluido", y dado que ya parecemos acostumbrados a actualizar vez tras vez nuestras aplicaciones, el Q2 actualizará cada seis meses en remoto la navegación. Radio por internet, búsquedas en google, envío del destino al navegador... será posible en el Q2. Por supuesto, la plataforma modular de infotainment de segunda generación permite acoplar teléfonos a través de los estándares de Apple Car Play y de Android Auto. Las interfases de manejo parecen tan intuitivas y rápidas como las últimas realizaciones de Audi. Por supuesto, los ajustes y acabados, en la línea que nos tiene acostumbrada la marca, algo que reconocen incluso los competidores que iban pasando a echar un ojo -y un calibre y unas fotos- por el stand.

Audi SQ7 y e-tron, extremos

Hubo un Audi Q7 más potente que el primer SQ7 de la historia, un V12 TDi con 500 CV, pero no más rápido ni mucho más eficiente que el ahora Audi Q7 más deportivo de la gama. La marca lo consigue años después con un motor de 4 cilindros menos. También con un Q7 multimaterial, mucho más ligero. El "motor" ahora es un V8 de 4.0 litros con "sólo" 435 CV capaz de lograr que el SQ7 acelere de 0 a 100 km/h en sólo 4,8 segundos (frente a los 5,5 del V12), o que gaste 7,4 l/100 km de media frente a los más de 11. Velocidad y autonomía. Lo consigue llevando a producción el primer compresor eléctrico, además de la asistencia de dos turbos más, éstos ajenos a la red de 48 voltios que alimenta al compresor, con apenas 250 milisengudos de "retraso" en su respuesta y capaz de girar de girar a 70.000 rpm. Más innovaciones: en lugar de un complejo entramado de fontanería y válvulas, la gestión de los turbos a baja, media y alta carga se efectúa desde dentro del motor aprovechando la distribución variable Audi Valve Lift. ¿Alta ingeniería? Depende, porque casi simultáneamente al SQ7 está punto de ver la luz el Audi Q7 e-tron: híbrido, enchufable, diesel... Combinación del 3.0 TDi de 258 CV y un motor eléctrico de 128 CV, más de dos toneladas de peso, 56 km de autonomía eléctrica y ¡1,8 l/100 km  de consumo medio.

Audi SQ7Audi Q3 y Q4, listos para 2018

Agotado ya el ciclo de actualizaciones del Audi Q3, el siguiente paso es un salto generacional. Y lo hará con no pocas sorpresas para complementar la actual gama tanto por arriba como por abajo. ¿Un coupé? Efectivamente, será uno de los movimientos. Ese inédito Audi Q4 será un coche más dinámico, más emocional, pero también algo menos práctico. ¿Y la segunda sorpresa? Corren ya rumores de que, como el mismísimo Tiguan, también el Q3, articulado sobre la misma arquitectura del SUV de VW y con un una longitud mayor a partir de 2018 —de los 4,39 m de ahora, se aproximará a los 4,45 m—, contará también con una carrocería XL con dos filas de asientos adicionales. En el plano técnico, lo más destacable no sólo será la pérdida de peso, la mejora en comportamiento y la implementación de nuevos y mejores asistentes de conducción, sino que la nueva arquitectura aportará al Q3 una superior versatilidad interior y capacidad de carga. Será también el primer Q3 en contar con una versión híbrida plug-in aprovechando la configuración mecánica del Volkswagen Tiguan

Audi Q4

Audi Q5, segunda parte

En 2016 le toca ya el turno a toda la gama "5", sean los turismos o el SUV, en ambos casos con mimbres y diseño de modelos ya de nueva generación, así que es fácil hacerse una idea de cómo será el futuro Q5 que se dará a conocer en otoño: tecnología del Audi A4 y diseño del Audi Q7, con el añadido de que prácticamente todos los motores llevarán la nueva tracción quattro ultra recién presentada, más eficaz y eficiente. Ya basado en la arquitectura MLB, el Audi Q5 pierde peso —más de 80 kg en este caso—, gana tecnología —faros Matrix led, entre otros elementos—, seguridad mediante nuevos asistentes de conducción y también conectividad, siendo el Virtual Display, el cuadro de mandos TFT de 12,3 pulgadas uno de los elementos diferenciadores del nuevo interior.

Audi Q9

Del Audi Q6 al Q9, inmensos

Grandes en continente, pero especialmente en contenido. La estrategia es un Q para cada potencial cliente, incluyendo las muy altas esferas. Habrá que esperar a 2018, pero a quien el Audi Q7 se le quede "pequeño", el Audi Q9, basado en él, será la opción. A quien le parezca demasiado sobrio o busque un diseño más emocional, el Q8 será la alternativa. Y entre quienes busquen otros propulsores alternativos, el Q6 les ofrecerá medio millar de caballos y más de medio millar de kilómetros de autonomía totalmente eléctrica. Un rival del Tesla Model X, pero con todos los ingredientes que esperas encontrar en un Audi. Es precisamente el diseño de este concept la fuente de inspiración de los Q más grandes, modelos que también contemplarán versiones híbridas plug-in compartiendo planta motriz con el Q7 e-tron, combinando motor eléctrico y Diesel.

También te puede interesar:

Mercedes GLE Coupé 350d, gigante deportivo

Nuevo VW Tiguan, primera toma de contacto

Seat Ateca, el primer SUV de Seat

Range Rover Evoque Convertible, único en su especie

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.