Los Toyota del futuro

Con los concept-cars, los sueños, la emoción y la inspiración se convierten en realidad. Si la tecnología híbrida es hoy un hecho para Toyota, toca ahora avanzar los planes de futuro. El fabricante japonés ya desarrolla próximos vehículos enchufables, eléctricos y de pila de hidrógeno. Algunos incluso comienzan a rodar a modo experimental. Habrá, también, hueco a la deportividad más pasional.
-
Los Toyota del futuro
Con el nuevo lanzamiento del Auris HSD, Toyota inicia la ofensiva de producto más ambiciosa en la industria del automóvil. La movilidad está cambiando, y el fabricante japonés anuncia ya la comercialización de hasta 10 nuevos modelos híbridos en todo el mundo en los primeros años de esta nueva década. El objetivo es que, antes de 2020, todos los modelos Toyota ofrezcan al menos una versión híbrida combinada.

Galería relacionada

Especial: futuros Toyota

La tecnología Hybrid Synergy Drive (HSD), como aplica ya Toyota con gran éxito en el popular Prius, es un hecho. Por eso, mientras la mayoría de fabricantes inician el camino, Toyota avanza todavía más hacia la movilidad sostenible. Así, como reflejo a su liderazgo medioambiental, el sistema HSD ha sido diseñado específicamente para adaptarse, en un futuro muy próximo, a su uso en vehículos recargables (PHV), eléctricos (EV) y de pila de hidrógeno (FCHV) . Las pruebas ya han comenzado. De momento hay seis unidades experimentales en nuestro país. Es decir, existe y funciona. Antes de 2013 podremos incluso comprarlo. Es el Toyota Prius más limpio, también híbrido pero ahora enchufable y con baterías de iones de litio que, recargadas, garantizan movilidad completamente eléctrica durante 20 km. Cero emisiones contaminantes. Luego se pone en marcha el habitual motor de gasolina. Dos tercios de la batería del nuevo Toyota Prius Plug-In se recargan mediante enchufe: basta una hora y media en cualquier toma de corriente convencional; el resto, como en cualquier Prius, se completa con la fuerza del motor térmico y la energía cinética recuperada en fases de deceleración y frenada. Y es que, poco más cambia respecto al conocido Prius híbrido. Tendrá también 136 CV totales, tres modos de conducción y su buen espacio familiar. Claro que su consumo medio bajará esta vez a sólo 2,6 l/100 km y sus emisiones de CO2 a 56 g/km. Menos… ¿Imposible?

Pues, no. Dejen paso ya al vehículo eléctrico. Actualmente, el 70 por ciento de la población europea vive en ciudades o sus alrededores. Por esta razón, estudios recientes de Toyota sobre patrones de desplazamientos urbanos muestran como más del 80 por ciento de los trayectos en coche cubren menos de 25 km de distancia. Se espera también que la demanda de vehículos para distancias cortas aumente, por tanto, en los próximos años, por lo que el futuro de los coches eléctricos para una movilidad sostenible a corto y medio plazo está asegurado. Más aún observando el potencial que la electricidad tiene como fuente de energía alternativa al petróleo, tanto por su fácil suministro como por su producción a partir de fuentes renovables. Toyota es ya una experta en movilidad eléctrica. En el año 2000, introdujo en el mercado a modo de prueba 1.500 Totota Rav4 EV. Hoy, casi la mitad de esos vehículos con 160 km de autonomía siguen en carretera. Diez años después, se imponen propuestas de ámbito urbano y sostenible. Y Toyota ha seguido la evolución. El prototipo FT-EVII es la última representación. Se trata de un pequeño eléctrico para distancias cortas, capaz eso sí de alcanzar hasta 100 km/h con una buena autonomía de casi 100 km. Mide algo menos de 3 metros y se basa en la compacta estructura del actual urbano iQ de Toyota. El concept-car Toyota FT-EVII es un paso muy avanzado del vehículo eléctrico (EV) que Toyota tiene ya previsto lanzar al mercado en 2012. Se equipará con baterías de iones de litio que pueden recargarse en 2,5 horas en cualquier enchufe. El concept-car Toyota FT-EVII es un paso muy avanzado del vehículo eléctrico (EV) que Toyota tiene ya previsto lanzar al mercado en 2012. Se equipará con baterías de iones de litio que pueden recargarse en 2,5 horas en cualquier enchufe. Con los vehículos eléctricos como gran realidad, la pila de combustible comienza también a figurar en los planes de futuro. Tiene el potencial no sólo de resolver problemas medioambientales y energéticos, sino también de cambiar la forma y estructura de los automóviles, ya que su diseño no está sujeto a las restricciones que plantean los vehículos convencionales para transmitir energía mecánica desde el motor a las ruedas. El sistema de propulsión de estos futuros modelos es el siguiente: una celda de combustible, cuya estructura incluye electrodos y películas de polielectrolito insertadas entre separadores, produce electricidad a partir de una reacción química entre el hidrógeno (almacenado en el vehículo) y el oxígeno (presente en el aire). El único residuo resultante de este proceso es el agua. Si se combinan cientos de celdas, se obtiene una «pila» de celdas de combustible, denominada pila FC.

El primer vehículo con celdas de combustible del mundo, el Toyota FCHV, se lanzó al mercado en 2002 y obtuvo la certificación en 2005. Hoy, Toyota nos muestra ya una nueva generación de vehículo híbrido con celdas de combustible: el FCHV-adv, que cuenta con una pila FC de Toyota totalmente renovada y de alto rendimiento. La eficiencia en el consumo de combustible de este SUV se ha incrementado en un 25 por ciento gracias al uso de los depósitos de almacenamiento de hidrógeno a alta presión de 70 Mpa desarrollados por Toyota. Además, este modelo cuenta con una autonomía a velocidad constante de aproximadamente 830 km tras una única recarga, es decir, más del doble que su predecesor, el FCHV. Otra de sus ventajas es que funciona incluso a -30 ºC, lo que mejora enormemente su rendimiento en climas fríos. El cambio lento hacia una sociedad basada en el hidrógeno es hoy el problema: consensuar de dónde se saca el hidrógeno, cómo se entrega y cómo se implanta una infraestructura de repostaje. Toyota ya está preparada. Toyota FT-86 Ecología, sí; pero también hueco a la más estricta pasión al volante. De momento es sólo un prototipo, aunque a finales de 2011 podríamos verlo rodar en carretera. En efecto, poseedora de una sólida y larga tradición en la producción de vehículos deportivos (Supra, Celica…), Toyota retorna al segmento. Y lo hará con el desarrollo del FT-86, un modelo compacto que proporcionará un placer de conducción inigualable.

Funcional, de tracción trasera y con un equilibrio impecable, el FT-86 se inspira en el mítico deportivo Toyota Corolla Levin AE86. Tendrá una carrocería muy ligera y un bajo centro de gravedad similar al de un coche de carreras. Mecánicamente, contará con un poderoso motor bóxer de dos litros de cilindrada que podría rondar los 200 CV de potencia. En definitiva, Toyota aúna de cara al futuro sensaciones y respeto al medio ambiente.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.