Publicidad

El comportamiento de los padres cuando viajan con los hijos en el coche

Llevar niños en el coche cambia el modo de conducir de los padres. Al menos eso es lo que piensan ellos, porque los más pequeños tienen otra percepción.
Marina Gª del Castillo.

Twitter: @MarinaAutopista -

El comportamiento de los padres cuando viajan con los hijos en el coche

Respetan más los límites de velocidad, se enfadan menos, usan menos el teléfono al volante y viajan menos de noche. Así es como se comportan los padres cuando los niños están en el coche. Los niños, por su parte, se sienten seguros en el coche y de forma natural confían en la manera de conducir de sus padres. Según el estudio sobre el comportamiento de los padres al volante de la Fundación VINCI Autoroutes, los niños ponen a sus padres una nota media de ocho sobre diez. Sin embargo, los padres se atribuyen una nota algo más baja, un 7,3 de media.

Aunque los padres cambian determinadas prácticas cuando se trasladan con su familia en coche, no conducen de forma responsable al cien por ciento, y son conscientes de ello. Por ejemplo, el 77 por ciento admite superar los límites de velocidad; una actitud confirmada por el 65 por ciento de los niños, que consideran que sus padres conducen demasiado rápido. El 59 por ciento a veces olvida poner el intermitente para girar; un olvido que también constatan los niños con el  mismo porcentaje.

 

Los padres no paran en los pasos de peatones

Hay incluso conductas que infringen el código de circulación, como no parar el vehículo en un paso de peatones, que los padres también realizan y que los niños observan con mayor atención ya que ellos mismos se consideran peatones. Los padres justifican el incumplimiento del código de circulación o la falta de civismo alegando que siempre van con prisas y están estresados.

Y si continuamos con el incumplimiento del código de circulación, el 44 por ciento de los padres confiesa responder al teléfono cuando van conduciendo, el 31 por ciento realiza llamadas y el 29 por ciento envía o lee mensajes al volante, un riesgo para la seguridad vial y una infracción grave que conlleva 200 euros de multa y la retirada de tres puntos del carné.

El estudio también revela otros datos preocupantes como que el 22 por ciento de los padres no comprueba sistemáticamente si sus hijos se han puesto el cinturón de seguridad. Y peor aún, el 11 por ciento reconoce que no le pone el cinturón de seguridad a sus hijos en trayectos cortos. 

Y, aunque los padres intentan esforzarse a la hora de educar a sus hijos, los niños aseguran que sus padres dicen “palabrotas” cuando conducen (81 por ciento), algo que admite la mayoría de los padres.

 

También te puede interesar

-Diez consejos para el uso de sillitas infantiles

-Los 10 errores más frecuentes al volante

-Todo sobre seguridad infantil

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.