Los mejores consejos para conducir con lluvia y que no te afecte la baja visibilidad

Hay días en los que la lluvia es la principal causante de los accidentes. Te contamos algunos consejos para que la baja visibilidad no te afecte.

Los mejores consejos para conducir con lluvia y que no te afecte la baja visibilidad
Los mejores consejos para conducir con lluvia y que no te afecte la baja visibilidad

Convivimos con ella sin problemas y no genera, ni mucho menos, tantos problemas como la nieve o el granizo, pero la lluvia también puede provocar algunos problemas en la carretera. De hecho, durante los días de tormenta los pequeños accidentes se disparan en las grandes ciudades.

Más allá del aumento del espacio en la frenada o los peligros del aquaplaning, la visibilidad es la gran olvidada cuando llueve y, sin embargo, es una de las principales causantes de que esos pequeños accidentes se multipliquen los días de mal tiempo. Por ello, desde Carglass han querido recordar algunos consejos para evitar sustos los días de lluvia.

Antes de que llueva

Como en muchas otras situaciones relacionadas con el mundo del automóvil, un buen mantenimiento es esencial para evitar momentos de riesgo al volante. Por ello, no te olvides de revisar las escobillas de los limpiaparabrisas y comprobar que desaguan como deben o que no dejan regueros en el cristal.

Otra buena idea para conseguir la mejor visibilidad es aplicar un repelente de lluvia. De esta manera, el agua resbala con mayor facilidad y por tanto, permanecen menos tiempo sobre la superficie. Del mismo modo, es esencial mantener una buena limpieza tanto interior como exterior de los cristales. Según la empresa reparadora de lunas, los cristales sucios se empañan con mayor facilidad.

Si está lloviendo

Recuerda que tan importante es ver como hacerse ver. Por ello, utiliza siempre las luces de cruce y omite el uso de las largas, por mucho que la lluvia sea muy intensa. Su funcionamiento hace que el haz de luz rebote sobre el agua y veamos menos que con las primeras. Al contrario, si la tormenta es muy fuerte podemos encender los antinieblas traseros para que el resto de conductores nos vean. Además, si la visibilidad es tan mala que no podemos continuar con seguridad, lo mejor es apartarnos poco a poco hasta un lugar seguro y esperar a que pase el temporal.

Cuando circulamos, vigila la carretera. Evita los regueros de agua o las grandes balsas, ya que es mucho más probable que sobre ellas suframos aquaplaning. Además, aumenta la distancia de seguridad, así frenaremos con el espacio suficiente y evitaremos el “spray" de los coches que nos preceden. Y ten muy en cuenta la calidad del asfalto. Si el agua acumulada ejerce de “espejo" es que no drena lo suficiente y, por tanto, la adherencia será más baja. Por el contrario, si el asfalto es oscuro es que es de mejor calidad.

Por último, ten en cuenta que no circulas solo y que no todos los vehículos se comportan igual. Presta especial atención a los camiones y autobuses y ten en cuenta que, por sus dimensiones, pueden levantar tanta agua que nos bañen con una auténtica ola. Si es así y no vemos absolutamente nada, mantén firme la dirección y no des frenazos bruscos. Además, a la hora de adelantar también ten en cuenta que levantan mucha agua, por lo que anticipa esta situación y hazlo sólo si las condiciones de seguridad son suficientes.