Cuándo puedes encender las luces de emergencia del coche

Casi a diario vemos coches con las luces de emergencia encendidas. ¿Pero todos sus conductores las utilizan correctamente?

Cuándo puedes encender las luces de emergencia del coche
Cuándo puedes encender las luces de emergencia del coche

Doble fila, parados en un arcén, en un atasco… y hasta circulando. El uso de las luces de emergencia es tal que es raro el día en que no la vemos en nuestras carreteras. Sin embargo, muchos conductores hacen un uso indiscriminado de las mismas y pocas veces hay una verdadera razón para su empleo.

Por eso, hay que recordar que las luces de emergencia son eso, de emergencia. Por ello, su uso queda restringido a situaciones en las que se corre un verdadero riesgo al volante. Por ejemplo, es habitual verlo durante frenadas fuerte en las carreteras cuando nos encontramos de un atasco. Y en este caso no es un mal empleo de las mismas, ya que se advierte de una situación de riesgo.

Del mismo modo, para señalizar una parada por avería en carretera o si circulamos a una velocidad anormalmente reducida, es decir, por debajo de los límites legales de la vía, también estaremos haciendo un buen uso de ellas, ya que nuestra presencia supone un peligro para el resto de los conductores.

Fuera de estos casos, el uso de las luces de emergencia debería reducirse a la mínima expresión o, directamente, no existir. Y es que desde luego están prohibidas para dejar el coche en doble fila porque, en primer lugar, esto mismo ya supone una infracción. Y tampoco eximen al conductor cuando da marcha atrás en plena carretera o comete infracciones similares. Como decimos, las luces de emergencia sirven para alertar de un peligro, no para que nos convirtamos en un peligro rodante.