Todo lo que no debes hacer para no estropear el aire acondicionado del coche

El aire acondicionado es un elemento vital del vehículo durante el verano. Sin embargo, como todo en el coche, requiere de un uso adecuado para que rinda y no se estropee. Ahí van unos consejos.
Adrián Lois
Todo lo que no debes hacer para no estropear el aire acondicionado del coche
Todo lo que no debes hacer para no estropear el aire acondicionado del coche

Con las altas temperaturas que vivimos en esta época veraniega, tener o no el aire acondicionado a un nivel óptimo puede marcar la diferencia entre conducir con seguridad o no hacerlo. Ponerse al volante del vehículo con el interior a muy alta temperatura es prácticamente igual a conducir tras haber ingerido previamente alcohol: los efectos son similares. Por ello, necesitamos tener el aire acondicionado del vehículo en perfectas condiciones.

Publicidad

Para llegar a este punto de rendimiento óptimo del sistema de aire acondicionado durante muchos kilómetros de vida útil del vehículo necesitamos cuidarlo. Además, si queremos sacarle todo el partido, no gastar en exceso y que no termine estropeándose, necesitamos de unos buenos hábitos que pasamos a explicarte.

Porque recuerda: el aire acondicionado supone un gasto extra de combustible cuando lo usamos y necesita de un mantenimiento adecuado y periódico para evitar que se produzca una avería costosa. Seat nos da unos útiles consejos para utilizarlo correctamente.

Todo lo que no debes hacer para no estropear el aire acondicionado del coche

¿Qué hacer nada más subirte al vehículo?

La lógica diría lo siguiente: pongo el aire acondicionado “a tope” para intentar reducir lo antes posible el molesto calor que se ha concentrado en el habitáculo. Primer error… El aire acondicionado, como el motor, necesita de unos minutos para “coger temperatura”, para que su funcionamiento sea lo más eficiente posible: si lo ponemos a máxima velocidad desde el principio, estaremos gastando a lo tonto y no cumplirá su función.

Para ello, lo mejor es gastar unos minutos –y más si has dejado el coche aparcado al sol durante varias horas– en que el aire caliente se vaya disipando del habitáculo: un truco eficiente es bajar la ventanilla del copiloto y abrir y cerrar varias veces la puerta del conductor. Antes, podías haber usado un parasol, son muy útiles para que luego no se concentre tanto calor. Al arrancar, baja ligeramente las ventanillas durante unos minutos y activa el aire acondicionado a poca velocidad: de esta forma, el aire caliente irá subiendo al techo y saldrá por las ventanillas. Ahí ya podrás sacar todo el partido al aire frío que salga de los ventiladores.

Todo lo que no debes hacer para no estropear el aire acondicionado del coche

Recirculación del aire: ¿sí o no?

La mejor recomendación es dejar el sistema del aire acondicionado en función automática para que regule el flujo de aire y se reparte de forma igual por todo el interior. Recuerda que dejando la función de recirculación los cristales se empañarán y dificultarán nuestra visibilidad y confort mientras conducimos.

¿Hacia dónde deben apuntar los difusores?

Lo habitual es que apunten a nuestro cuerpo, y más a nuestra cara, para notar ese frescor que nos da el aire frío del sistema de aire acondicionado. Sin embargo, lo correcto sería que apuntasen hacia arriba, de forma que se genere un “efecto cortina” para que el aire frío llegue a todos los ocupantes del vehículo, si los hubiera.

Publicidad

¿Ventanillas bajadas o aire acondicionado? ¿Cuándo activarlo?

Hay momentos más y menos óptimos para activar el aire acondicionado. Antes hemos visto uno, el momento de arrancar el vehículo. Cuando la temperatura exterior no es tan alta, aun así se recomienda activarlo para evitar que los cristales se empañen por la diferencia de temperatura. Recuerda que, a partir de determinadas velocidades (60-80 km/h), circular con las ventanillas bajadas es más ineficiente que usar el aire acondicionado por el efecto aerodinámico negativo que genera y el consiguiente gasto de combustible extra. Y todo lo contrario: cuando circules a baja velocidad y sea posible, puedes circular con las ventanillas bajadas para evitar el gasto del aire acondicionado.

Todo lo que no debes hacer para no estropear el aire acondicionado del coche

Lleva a cabo un mantenimiento adecuado

Aunque ya queden pocas semanas de verano, recuerda tener siempre a punto el sistema de aire acondicionado antes de la llegada de los meses de calor. El filtro de aire es recomendable cambiarlo a los 15.000 km, así el sistema no se obstruirá y funcionará de forma adecuada.

No conviertas tu coche en una nevera

Circular con el aire acondicionado puesto a la temperatura más baja posible no es lo más eficiente. Realmente, con mantener una temperatura media de unos 21-23 grados en el interior es más que suficiente para viajar de forma cómoda y sin gastar en exceso.

¿Cuánto gasta el aire acondicionado?

Para que termines de leer este artículo con un dato de conocimiento más: el consumo del vehículo se ve afectado entre un 5 y un 20 por ciento cuando activamos el sistema de aire acondicionado, lo que supone entre pocas décimas y 1 litro de combustible a los 100 km. En cuanto a la potencia del motor que “se pierde” para propulsar las ruedas y así dar funcionamiento al aire acondicionado, se estima entre 2 y 15 CV, en función del vehículo y de la demanda que hagamos de aire frío.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El próximo 10 de octubre se celebra en Madrid la cita anual de empresas, administraci...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...

Si eres propietario de un vehículo clásico, y quieres pasar un día de ruta inolvidabl...

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

El Lexus UX 250h apuesta por un diseño exterior distintivo, una brillante puesta en e...

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...