Cómo cuidar el embrague y el cambio con el salto de marchas: ¿qué es?

El salto de marchas es una técnica que, realizada correctamente, te puede ayudar a reducir el desgaste del embrague y de la caja de cambios de tu coche. Así se realiza.
Adrián Lois
Cómo cuidar el embrague y el cambio con el salto de marchas: ¿qué es?
Cómo cuidar el embrague y el cambio con el salto de marchas: ¿qué es?

De la forma que tengamos de conducir, de nuestras “manías” y de nuestros hábitos al volante –buenos y malos– dependerá en gran medida la vida útil de nuestro coche. Realizar una conducción eficiente es la mejor práctica para que el consumo del vehículo se reduzca, y para ello hay diferentes técnicas que deberías aplicar en tu conducción diaria. Sin embargo, como la vida misma, los extremos son malos, y lo mismo se aplica aquí: si no realizas correctamente estas técnicas, estarás consiguiendo un efecto negativo cuando buscabas todo lo contrario.

Publicidad

Así te presentamos, por si no la conocías, la técnica del salto de marchas: una práctica que te ayudará a reducir el desgaste mecánico del embrague, de la caja de cambios y los consumos. Básicamente, consiste en subir dos marchas de una tacada y no de una en una. Ahora bien: deberás realizarlo de forma correcta y siguiendo las pautas que te vamos a dar a continuación.

Cómo cuidar el embrague y el cambio con el salto de marchas: ¿qué es?

Salto de marchas, ¿cómo se hace?

Ten en cuenta una cosa: no deberías realizar saltos de dos en dos con todas las marchas que tiene tu coche. Lo ideal es que, de hacerlo, sea cuando pasas de 2ª a 4ª velocidad y de 3ª a 5ª velocidad. Olvídate de realizar el salto de marchas con otras velocidades y, sobre todo, de saltar de tres en tres.

Lo primero que debes hacer es asegurarte que se dan las condiciones de circulación y tráfico idóneas; de nada sirve subir de 2ª a 4ª si circulas por carretera y hay un atasco. Es muy importante que, al realizar el cambio de marchas, no cometas errores de cálculo y hagas la transición en un rango de revoluciones correcto, impidiendo que el régimen de rpm decaiga mucho.

Cuando vayas a subir esas dos marchas, mantén la aceleración y completa el cambio de manera fluida, soltando el pedal del embrague de una forma más suave a como lo sueles hacer; nada de soltar el pedal bruscamente. Los expertos recomiendan además no pasar de las 2.500-3.000 rpm cuando realices el salto de marchas.

Publicidad

Sí que es más habitual el salto de marchas cuando reducimos la velocidad: bajar de 4ª a 2ª, por ejemplo, sí que es muy habitual cuando queremos hacer uso del freno motor. En esta situación, intenta evitar del mismo modo que las revoluciones se disparen a valores desproporcionados.

Cómo cuidar el embrague y el cambio con el salto de marchas: ¿qué es?

Salto de marchas: otras consideraciones y consejos

La conducción eficiente está a la orden del día. Comenzando por los fabricantes, que nos presentan sus modelos con unas relaciones de marchas con desarrollos cada vez más largos y que confían que, realizando una conducción adecuada, se consigan unos mejores registros de consumo de combustible y, en consonancia, menos emisiones de CO2.

El decálogo de la conducción eficiente aboga por utilizar marchas largas, no revolucionar el motor y adecuar siempre la velocidad a las características de la vía y del tráfico. Pero como decíamos, incluso esta práctica tan básica de subir de marchas de uno en uno requiere de un “estilo” correcto para que las entrañas del coche no se desgasten en exceso.

Por ello, habrá que tener también en cuenta que, por ejemplo, en los motores diésel más modernos, realizar acelerones a bajas revoluciones tiene un efecto negativo para algunos elementos mecánicos del coche que sufren un esfuerzo excesivo. En el caso de los modernos sistemas de reducción de emisiones, una conducción así puede tener efectos negativos al no quemarse correctamente las partículas contaminantes. Aquí tienes más detalles al respecto.

Otra forma de conservar y evitar el desgaste prematuro del embrague y de la caja de cambios está en los pequeños detalles: como por ejemplo, no dejar la mano apoyada en la palanca de cambios, no dejar el pie izquierdo apoyado en el pedal del embrague todo el rato, no pisar este pedal cuando estamos parados… Aquí tienes algunos consejos para alargar la vida útil del embrague de tu coche.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...