Cómo reparar tus llantas … con muy poco esfuerzo

Sólo los neumáticos llevan una vida más 'arrastrada' que las llantas en un coche. Así es fácil que acaben dañadas, con ruedas de perfil bajo. Pero hay solución para ellas…
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria -

Cómo reparar tus llantas … con muy poco esfuerzo
Cómo reparar tus llantas … con muy poco esfuerzo

Los bordillos son el principal enemigo de nuestras llantas, seguidos de los grandes baches, cuando se trata de menoscabar su integridad; mientras que la suciedad de la carretera o el polvo de los ferodos de los frenos, con capas superpuestas, son los factores que más inmisericordemente las ensucian. Y con esas llantas golpeadas y sucias el aspecto de nuestro coche se deteriora.

 

Una fórmula para conseguir recuperar el buen aspecto de ese coche es cambiarlas por un juego nuevo. Sin embargo, no es una solución  siempre muy aconsejable. Por un lado, si buscamos en desguaces o las adquirimos de segunda mano, nos arriesgamos a que, o bien no estén en las mejores condiciones o, incluso, que presenten un mal estado inicialmente difícil de percibir: una pequeña grieta arruina una llanta y, a veces, no se percibe hasta que no se monta el neumático. Y, lamentablemente, no son pocos los sinvergüenzas que se aprovechan de la venta por Internet para colocar esos productos defectuosos. Por cierto, la reparación de una grieta en una llanta de aluminio —sí, a mí también me engañaron— viene a costar entre 50 y 100 euros.

Otra solución pasa por la sustitución de nuestras llantas por unas nuevas, pero esta operación resulta muy costosa. Como en el caso anterior, la ventaja está en que se puede elegir qué necesitamos o deseamos entre múltiples posibilidades.

Repara las llantas tú mismo

Sin embargo, la opción por la que aquí nos decantamos es por recuperar esas llantas dañadas. Y lo hacemos por múltiples motivos: conocemos su estado, no necesitamos neumáticos distintos a los que montamos, probablemente nos gustan, pues las elegimos en su día entre otras opciones; incluso porque arreglarlas es una solución muy económica: si buscamos un profesional, el precio estará entre los 40 y 80 euros por llanta; si lo hacemos nosotros mismos, lo que supongan los materiales,  es decir, un máximo de 60 euros: 15 de la masilla, 12 del spray de imprimación, otro tanto para la pintura y lo que cuesten las lijas.

También puede compensar usar las llantas originales de nuestro coche, simplemente, para cambiar su aspecto, modificando el color original por otro que nos guste más.

Llevar la tarea adelante nosotros mismos último exige un mínimo de utillaje —lijadora, espátula y, si acaso, compresor y pistola; también vienen bien unos caballetes para elevar el coche— y maña, más allá de un lugar cubierto en el que llevarla a cabo; pero, a cambio, además de costarnos mucho menos da la satisfacción de no depender de nadie para ello.

 Si esto te parece convincente, estos son los pasos que deberás seguir para que las llantas de tu coche recuperen el esplendor del primer día. Ten en cuenta que necesitarás para toda la operación un par de horas por cada llanta.

 

Repara tus llantas paso a paso

  1. Aunque resulte demasiado obvio, límpialas. Puedes aplicar distintos productos, la mayoría de ellos basan su eficacia en su acidez, lo que les da cierto poder corrosivo, así que adminístralos con precaución. No obstante, merece la pena usarlos porque funcionan muy bien. Te aconsejamos que eches mano del All Wheel Cleaner de Meguiar´s (14,95 euros)  — «limpiallantas listo al uso y fácil de aplicar, es válido para todo tipo de superficies e incluso si se pulveriza sobre el neumático lo limpia de forma efectiva y segura» nos cuenta Victor Cano, de Store Detailing— y, si quieres aún algo más pro, del  Wheel Britghtener (36,95 euros)   de la misma marca —«el preferido por muchos profesionales gracias a su alta potencia, es base ácido pero respeta todos los materiales si se guardan unas instrucciones de uso, con una dilución de 1:4 podemos obtener rendimiento y resultados muy buenos, en llantas muy sucias basta con pulverizar y con la ayuda de un pincel o cepillo específico renové la suciedad para acto seguido aclarar y tener unas llantas impecables», nos dice Cano—.
  2. Si lo que tienes es una presencia importante de polvo de las pastillas de freno los anteriores productos por si solos no te van a servir. Necesitarás, antes de echar mano de ellos, un descontaminante férrico. Huelen de modo muy peculiar, pero son muy efectivos. Britemax Iron Max (15,85 euros), según el director de ventas de Store Detailing, «es uno de los mejores del mercado, sin ligero olor a cereza lo hace extremadamente apetecible de usar, su fórmula está pensada para eliminar toda la contaminación férrica y restos de ferodo que otros limpiallantas no consiguen eliminar, una pulverizando se deja actuar unos 7 minutos, pasado ese tiempo vemos como reacciona descomponiendo la suciedad y el férrico agarrado a la superficie, aclaramos con abundante agua y listo». 
  3. Una vez desprovistas de suciedad —con alguna bastará con llegar hasta aquí, especialmente si se trata de las llantas traseras, menos propensas a recibir golpes— empieza la reparación. Si no desmontaste la rueda comienza a plantearte hacerlo para trabajar más cómodo en horizontal. Una mesa protegida o unos caballetes pueden servirnos de soporte estable.Reparar llanta
  4. Hay que identificar dónde se sitúan los arañazos y los golpes, generalmente estos en el borde exterior del disco y, una vez hecho esto, se procede al lijado de las zonas con desperfectos, para lo que se puede usar una lijadora orbital. Compensa usar una lija que desbaste (80), en un primer momento, para así conseguir una cierta uniformidad en los mordiscos; y sólo después hacerlo con una lija más suave (120 o 240) que mejore el acabado. Acabamos este paso, descontaminamos aplicando disolvente universal , que eliminará cualquier rastro de grasa también.Reparar llanta
  5. Encintamos el neumático para que, si vamos a pintarlo posteriormente, evitar mancharlo. También para no embadurnarlo de masilla si tenemos que usarla.Reparar llanta
  6. Llega el momento de reparar las zonas donde hemos perdido parte del material de la llanta. Tras el lijado esas pérdidas parecerán más grandes, pero no te preocupes porque resulta fácil rellenarlas y darles la forma adecuada. Usaremos una masilla de poliéster de relleno, más su catalizador, para ello, obteniendo con su aplicación uniformidad con el resto de la llanta. Terminada esta operación y una vez secada, lo que apenas tarda unos minutos, la lijamos con lija 400 en seco.Reparar llantaReparar llanta
  7. Daremos una imprimación con spray a la llanta para que la pintura se fije adecuadamente. Puedes encontrarlo, como la masilla de aluminio, en cualquier tienda especializada de pintura. Procura distribuirla bien: es una de las claves para que el proceso de pintado sea impecable.
  8. Es el momento de pintar. Puedes mantener el color original de las llantas u optar por otro distinto. En todo caso, elige bien el color, incluso utilizando los códigos de cada marca en caso de duda. Da una capa más superficial, en una primera pasada; y luego una con mayor detenimiento. Usa pistola o spray, como la imprimación, en un lugar en el que no haya polvo o riesgo de viento y hazlo con calma, manteniendo la distancia adecuada con la llanta.Reparar llanta
  9. Terminada la fase de pintura, espera a que el secado sea absoluto. Después pasa un trapo de microfibra por la superficie —limpio, por supuesto— para quitar cualquier rastro de polvo depositado, y aplica una laca que le aporte mayor brillo y protección a la pintura. Incluso lo recomendable es poner varias capas.Reparar llanta
  10. Aprovecha el tiempo que tarda el secado de la llanta para, antes de volver a montarla, limpiar a fondo pinzas de freno, amortiguador… en definitiva, todo lo que se ve, porque aunque pueda parecerte que no se nota una pasada con un trapo impregnado de disolvente, sí se percibe.
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...