¿Qué hacer si te sorprende una inundación o una riada cuando vas en el coche?

Las fuertes lluvias torrenciales registradas por la DANA (gota fría) registradas en algunas zonas del Levante español han dejado escenas dantescas de coches y árboles arrastrados por una riada o una inundación. ¿Sabrías actuar ante estas situaciones tan extremas? Sigue leyendo…
Autopista.es -
¿Qué hacer si te sorprende una inundación o una riada cuando vas en el coche?
¿Qué hacer si te sorprende una inundación o una riada cuando vas en el coche? | Foto: iStock

Muchas veces resulta inevitable estar dentro de tu vehículo y que una lluvia torrencial te pille conduciendo. Sin embargo, esperemos que nunca te veas en la tesitura de tener que enfrentarte a una inundación o riada mientras estás al volante. Se trata de una situación muy peligrosa; por ello, tener estos consejos en mente y saber cómo actuar puede salvarte la vida, literalmente.

Publicidad

Te vamos a contar en qué situaciones se pueden dar los arrastres de vehículos por culpa de dichas riadas, te ayudaremos a entender cómo se produce (matemáticas y físicas puras) y te daremos las claves para saber cómo actuar de forma preventiva y, sobre todo, si te has quedado atrapado dentro del coche en una situación así. Pero ante todo, cabeza fría y analizar cada situación, el entorno y saber cómo actuar en función de las circunstancias.

¿Qué hacer si te sorprende una inundación o una riada cuando vas en el coche?

¿Cuándo puede arrastrar nuestro coche una lluvia torrencial?

La DGT ha elaborado un gráfico en el que vemos diferentes supuestos en los que, en función de la profundidad de agua que se alcance, el coche podría verse abocado a ser arrastrado sin control. Quédate con estos dos datos clave:

  • La velocidad de una corriente de agua suele oscilar entre los 10 y los 20 km/h.

  • Unos 60 cm de profundidad serían suficientes para arrastrar cualquier tipo de vehículo, sea grande o pequeño.

Para entender cómo se puede producir esta última situación, tenemos que tener en cuenta varios conceptos. Por ejemplo, que por cada 30 cm de aumento de la profundidad, la fuerza de la corriente sobre un coche se incrementa en 225 kg. Además, por estos cada 30 cm a partir de los bajos, el coche desplaza 675 kg de agua y su peso queda reducido en esa cantidad. Aquí hay que diferenciar entre cuatro fuerzas que actúan sobre un coche en estas situaciones:

  1. El propio peso del coche, que empuja hacia abajo, pero que se ve disminuido por su tendencia a flotar. Esta será mayor o menor en función de la profundidad del agua y de la altura de los bajos.

  2. Empuje vertical, hacia arriba, que marca la tendencia a flotar; es la principal fuerza que disminuye el agarre del coche. Dependerá del volumen sumergido, según el Principio de Arquímedes: “Todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba, equivalente al peso del fluido desalojado”.

  3. La fuerza de la corriente es la que termina arrastrando al vehículo: su presión sobre la superficie de contacto es proporcional al cuadrado de la velocidad.

  4. La fuerza de agarre va en contra de la anterior y es la que evita que el coche no salga arrastrado: sale de la multiplicación del índice de adherencia (0,4) por el peso neto del coche.

Si la fuerza de la corriente (3) es superior a la fuerza de agarre (4), entonces el coche se verá arrastrado. Si el empuje vertical (2) es superior al peso del coche (1), este flotará, lo que unido al factor anterior podría producir que el coche se descontrole por completo en una riada al ser arrastrado mientras flota. Echa un vistazo al siguiente gráfico para ver los tres ejemplos de la DGT.

¿Qué hacer si te sorprende una inundación o una riada cuando vas en el coche?

Cómo afecta la corriente a la estabilidad del coche. |Fuente: DGT

Primer consejo: no cruces zonas inundadas

Es una de las reglas de oro en estos casos: NO entres ni atravieses zonas inundadas. Incluso si conoces la zona, desiste: no sabes cómo han podido variar las condiciones del terreno, con árboles cruzados sumergidos, desprendimientos, barrizales… en la zona central. “El riesgo de ser arrastrados y de morir es muy probable”, asegura Miguel Tomé, experto en riesgos naturales de la Dirección General de Protección Civil. Si desconoces el terreno, evítalo, busca una carretera alternativa y llama al 112.

Publicidad

Trata de evitar las carreteras locales y los caminos, ya que muchas veces se cruzan con cauces habitualmente secos y rieras que se convierten en peligrosos torrentes, y utiliza carreteras principales. Permanece pendiente de las previsiones meteorológicas.

¿Qué hacer si te sorprende una inundación o una riada cuando vas en el coche?

Segundo consejo: abandona el coche

Si la tormenta te ha sorprendido y te ves arrastrado por la corriente, abandona el coche. En el momento en el que el agua supera la altura de los ejes o los bajos de coche y comienza a arrastrarlo, la DGT recomienda ABANDONARLO. La falsa sensación de seguridad dentro del habitáculo puede jugarte una mala pasada: estudios de los Estados Unidos aseguran que más de la mitad de las víctimas implicadas se ahogaron en el interior del coche porque decidieron quedarse dentro.

Lo mejor es salir como sea, y mejor por el lado no expuesto de la corriente”, dice el experto de Protección Civil. Si hay que nadar para evitar el peligro, hazlo. Cada 60 cm de calado, el agua sobrepasa la altura de la puerta de muchos de los vehículos y no podremos abrirla. En estos casos hay varias posibilidades: una de ellas es, aunque algo tensa, esperar a que el interior se inunde para que se iguale la presión y, así, poder abrir la puerta. Coge oxígeno en la bolsa de aire que se creará en la parte superior antes de salir.

Otra opción es escapar por la ventana del coche y ponerse a salvo; y si no es posible esto último, encaramarnos al techo del vehículo. Pero incluso aquí cabe la posibilidad de que no podamos abrir la ventanilla (si es de apertura eléctrica y el agua se ha calado en el motor, por ejemplo): en este supuesto, intentaremos romperla con un objeto punzante o rígido. Quizás no sería mala idea comprar un sencillo martillo con punta de acero que se venden por apenas 3 euros y dejarlo en la guantera. Puedes intentar salir por la zona del parabrisas o la luneta: prueba a empujarla con toda la fuerza de tus pies mientras te apoyas en el asiento.

Si nos hemos subido al techo, valora el momento para abandonar el coche y decide hacia dónde dirigirte, siempre analizando tu entorno. Sal si puedes a pie o nadando, SIEMPRE a favor de la corriente y buscando un punto seguro: la orilla, una casa, un árbol… NUNCA luchas contra la corriente.

Otros consejos

Si no te queda más remedio que tener que cruzar una riada, analiza la situación en función de diferentes factores: el tipo de coche que tienes, su peso, al altura, el lugar por donde realiza la admisión del motor… Así podremos tener unas pistas por dónde abordar estas situaciones.

Publicidad

Ten en cuenta que un vehículo todo terreno, aunque tenga tracción a las cuatro ruedas, mayor altura respecto al suelo y aguanten más profundidad, sus ruedas son más voluminosas y desalojan más agua, por lo que están sometidos a un empuje vertical mayor. La DGT nos da un ejemplo: “mientras que una rueda de 20 cm de ancho recibe un empuje de flotación de 362 kg, este pasará a ser de 551 kg si es 10 cm más ancha”.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El próximo 10 de octubre se celebra en Madrid la cita anual de empresas, administraci...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...

Si eres propietario de un vehículo clásico, y quieres pasar un día de ruta inolvidabl...

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

El Lexus UX 250h apuesta por un diseño exterior distintivo, una brillante puesta en e...

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...