Cómo usar el aire acondicionado sin que tu coche consuma más

Con las altas temperaturas que vivimos en verano, se hace más que necesario usar el aire acondicionado del coche. Pero ojo, debes usarlo correctamente. Ahí van unos consejos para conseguirlo.
Adrián Lois
Cómo usar el aire acondicionado sin que tu coche consuma más
Cómo usar el aire acondicionado sin que tu coche consuma más

Poner el aire acondicionado no es solo encenderlo, bajar la temperatura y subir la potencia de entrega de aire fresco. Puede parecer así, pero si quieres sacarle todo el partido y evitar que el gasto por su uso sea excesivo, deberías seguir unos consejos que pasamos a explicarte a continuación.

Publicidad

El aire acondicionado funciona, entre otras cosas, porque está conectado al giro del motor cuando el coche está arrancado. De esta forma, como te puedes imaginar, el sistema que enfría el aire para el habitáculo aprovecha la potencia del motor, por lo que esta se verá reducida para la conducción y el consumo de combustible subirá.

Además, el truco de bajar las ventanillas te puede servir durante un rato, pero lo aconsejable es que, una vez que se superen los 35 grados de temperatura, uses el aire acondicionado sí o sí. Es una cuestión de seguridad: la DGT iguala las consecuencias de conducir con tanto calor a las de hacerlo con una cantidad pequeña de alcohol en el cuerpo. Los reflejos se reducen y eso nos entorpece mientras conducimos por culpa de la deshidratación.

Cómo usar el aire acondicionado sin que tu coche consuma más

Consejos para usar el aire acondicionad de forma óptima

Si quieres utilizar el aire acondicionado en el coche durante el verano y que no suponga un gasto extra excesivo, toma nota de estos consejos:

  • La mejor recomendación que puedes recibir es que, si te ves obligado a dejar el coche aparcado en la calle, lo hagas en una zona protegida del sol, como por ejemplo en un parking o a la sombra de un árbol. Si no hay más remedio que dejarlo al sol, utiliza un parasol reflectante en el parabrisas, así la temperatura interior será unos grados más baja.

  • Procura evitar arrancar y empezar a conducir cuando el habitáculo está todavía en “modo hervidero”. La ventilación previa es vital para que el aire acumulado en el interior se “recicle”. Aquí te contamos en detalle un truco muy útil, que básicamente consiste en abrir la ventanilla del acompañante y abrir-cerrar la puerta del conductor varias veces. Espera unos 5-10 minutos a que el interior se ventile bien antes de arrancar.

  • En esos primeros instantes a bordo, no empieces a exprimir de primeras el sistema del aire acondicionado: baja un poco las ventanillas y enciéndelo, así el aire frío empezará a ocupar la parte baja del habitáculo, empujando el aire caliente al techo y siendo expulsado por las rendijas que quedan en las ventanas.

  • Sube la potencia del aire acondicionado de forma progresiva, aprovechando que el motor coge temperatura y evitando así el gasto extra excesivo al principio, cuando el aire acondicionado todavía no es tan efectivo. Deja la temperatura en unos 22-23 grados para lograr un ambiente adecuado, tampoco hace falta ponerlo al mínimo para convertir el habitáculo en una nevera andante.

Publicidad
  • Aunque estemos en plena estación veraniega, lo suyo en un principio habría sido comprobar que el aire acondicionado funciona correctamente y que los filtros están en plenas condiciones. Si todavía no te has ido de viaje, realizar este chequeo previo no está nunca de más: por ejemplo, si el filtro de aire está demasiado sucio, al sistema le costará más alcanzar la temperatura deseada, lo que provocará un consumo extra.

  • A partir de 60-80 km/h, conducir con las ventanillas bajadas tiene un efecto aerodinámico negativo que también tendrá repercusión en el consumo de combustible del vehículo. Quizás puedas "jugar" con las cuestas para optimizar el uso del aire acondicionado: cuesta abajo, cuando las demandas de motor son menores, puedes aprovechar para bajar las ventanillas; en las subidas, todo lo contrario, ya que el aire que entra a través de estas frena el vehículo y será necesario más esfuerzo por parte del motor para recuperar esa velocidad.

Cómo usar el aire acondicionado sin que tu coche consuma más

¿Cuánto consume de más el coche con el aire acondicionado puesto?

El consumo de combustible se ve afectado cuando usamos el aire acondicionado, cuyo sistema está conectado al motor mediante una correa. En términos generales, hablamos de un consumo entre un 5 y un 20 por ciento mayor cuando conducimos con el aire acondicionado puesto, entre unas pocas décimas y 1 litro a los 100 kilómetros.

Piensa que la potencia total del motor se tiene que repartir entre más tareas cuando encendemos el aire acondicionado, lo que puede generar la sensación de que el coche pierde potencia. En realidad, son entre 2 y 15 CV, dependiendo del coche y de la demanda de aire frío que hagamos, los que dejan de impulsar el vehículo para hacer trabajar el sistema de aire acondicionado.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...