El scalextric a tamaño real ‘made in’ Volvo

Volvo plantea una nueva solución para la movilidad eléctrica, en esta ocasión para camiones. A través de un sistema de carriles instalados a lo largo de la carretera, los camiones podrían moverse gracias a la electricidad que recibirían a través de colectores de corriente inteligentes. Estos test se están llevando a cabo en una pista de pruebas en Hällered (Suecia).

Adrián Lois. Twitter: @loisSr_motor

El scalextric a tamaño real ‘made in’ Volvo
El scalextric a tamaño real ‘made in’ Volvo

Está claro que la movilidad eléctrica de automóviles no termina de cuajar, por diferentes motivos, uno de ellos por falta de la infraestructura adecuada para que los vehículos puedan realizar largos trayectos sin parar a cargar sus baterías. Los fabricantes y los implicados en el sector se ‘pelean’ por crear y desarrollar tecnologías que alarguen las autonomías de éstos.

 

Si la tecnología eléctrica para la movilidad de los coches no acaba por arrancar de verdad, en los camiones parece imposible pensar en ello, debido al lastre que supone su enorme peso y las características de sus trayectos. Para ello, Volvo ha tenido una idea: instalar un carril, enterrado en la carretera, que envíe la energía mediante inducción magnética al camión, que iría instalado con un colector especial capaz de captar dicha energía. Al más puro estilo de los tranvías que circulan por algunas ciudades.

 

Para desarrollar esta idea, Volvo trabaja sobre una pista de pruebas de 400 metros en Hällered, cerca de Gotemburgo (Suecia). La idea es que los camiones puedan circular sin necesidad de que tengan que estar centrados sobre las vías, utilizando diferentes sensores.

 

Volvo también ha pensado en la seguridad de este sistema, ya que estamos hablando de unas vías que utilizando corriente continua a 750 voltios. De esta manera, el sistema sólo funciona cuando el camión se desplaza a más de 60 km/h, dejando las menores velocidades a otros sistemas de tracción alternativos (diesel o baterías de autonomía reducida). Además, esta corriente sólo se entregaría al colector montado en el camión si éste detectase una señal válida.

 

Obviamente, este sistema quedaría supeditado a la disponibilidad de dicha infraestructura. De momento, Volvo cuenta con la colaboración de la empresa de transporte ferroviario Alstom y el apoyo de la Agencia Sueca de la Energía. ¿Veremos las futuras carreteras con estas vías bajo ellas, que emitan flujos de electricidad a los vehículos? Sólo el tiempo y el avance de la tecnología lo dirá.

Los mejores vídeos