Tesla: nuevos interiores, cambios en conectividad y un Autopilot más agresivo

Los últimos días han estado protagonizados por diversos cambios en Tesla. Recopilamos en un artículo sus cambios en los interiores, en materia de conectividad y su modo Mad Max para el Autopilot.
Tesla: nuevos interiores, cambios en conectividad y un Autopilot más agresivo
Tesla: nuevos interiores, cambios en conectividad y un Autopilot más agresivo

Los cambios en Tesla se siguen sucediendo. Si en otras ocasiones hemos hecho hincapié en sus problemas de fabricación, esta vez traemos buenas noticias para los amantes de los coches eléctricos estadounidenses, con interesantes cambios estéticos, en materia de conectividad y en su modo de conducción semiautónomo Autopilot.

Un Tesla Model S P100D muy exclusivo

Y su comprador no ha pagado ninguna cantidad desorbitada por él, todo se ha debido a una pequeña desincronización en la cadena de montaje. Si el Tesla Model S P100D ya es de por sí un vehículo exclusivo, el dueño de este curiosa unidad tiene el honor de poder decir que su berlina eléctrica es única.

Tal y como explica en el vídeo que tenéis arriba, su dueño encargó un Tesla Model S P100D con una combinación de colores que incluía asientos en color crema y el salpicadero gris oscuro que hasta ahora hemos podido ver en todas las unidades del Model S. Sin embargo, apenas 10 días después de su configuración, Tesla dejo de ofrecer esta combinación.

Publicidad

Y debido a lo que parece un error de sincronización, Tesla ha entregado un vehículo único, combinando los antiguos asientos color crema con el nuevo salpicadero de tono claro en madera, disponible por aquel entonces en el Tesla Model 3 pero no en la berlina.. La combinación parece haber gustado a su cliente, así que el problema parece haberse solucionado. ¿Os convence esta combinación de colores?

Tesla: nuevos interiores, cambios en conectividad y un Autopilot más agresivo

Nuevos paquetes de conectividad a partir de julio

Hasta ahora, Tesla ha vendido como una de sus principales ventajas los avanzados sistemas de conectividad de sus vehículos, con información del tráfico en tiempo real en sus navegadores y diversas funciones que van desde la radio online a aplicaciones en los que se nos muestran lugares cercanos de internet.

Pero esto va a cambiar a partir del 1 de julio. O al menos en parte, ya que desde esa fecha quienes encarguen cualquiera de los nuevos Tesla Model S, Model X o Model 3 tendrán que hacer un desembolso adicional de unos 100 dólares al año (precio publicado por Carscoop pero sin confirmación oficial) para disponer de todos estos servicios.

De esta manera, los automóviles estadounidenses incluirán de base un sistema de información y entretenimiento en el que sólo vendrán incluidos los mapas y se mostrará una única opción de ruta cuando queramos que el coche nos dirija a nuestro destino. Para usar el resto de servicios, como la situación del tráfico o el resto de aplicaciones de entretenimiento será necesario conectar nuestro teléfono móvil al coche y el uso de los datos será el de la tarifa que nosotros tengamos contratada. Si, por el contrario, no queremos depender de la cobertura y la tarifa de datos de internet de nuestro teléfono móvil, habrá que hacer el desembolso oportuno.

Publicidad

Pese a todo, Tesla ha querido tranquilizar a los clientes que ya temen por un sobrecoste importante en sus líneas de móvil cada vez que la empresa realice una actualización importante del software. Desde la empresa han señalado que las actualizaciones de mayor tamaño se realizarán mediante el internet del propio coche, siendo este coste asumido por la firma, mientras que las de mayor calado se llevarán a cabo cuando el vehículo se conecte a una red wifi.

Mad Max, el nuevo modo de conducción autónomo

El sistema de conducción autónomo de Tesla va a sufrir importantes cambios, tal y como ha anunciado Elon Musk en Twitter a través de su cuenta oficial. En concreto se trata de un modo de conducción llamado Mad Max que permitirá a sus vehículos ser más agresivos cuando circulen en modo autónomo, con cambios de carril e incorporaciones a carreteras más rápidas.

El problema, y lo mismo sucede en algunos sistemas de control de crucero adaptativo, es que cuando hay un tráfico demasiado denso, el coche es demasiado lento y respetuoso con el resto de usuarios de la vía, lo que provoca que el resto de conductores se aprovechen del Autopilot y sus precauciones a la hora de cambiarse de carril. Con el nuevo sistema, el coche reducirá los tiempos para confirmar que el cambio de carril o la incorporación se puede realizar con todas las condiciones de seguridad necesarias.

De momento el sistema está en desarrollo y aunque Musk lo ha mostrado sobre la pantalla de un Tesla Semi, Mad Max también estaría disponible para cualquiera de sus vehículos. Pese a todo, este nuevo modo no se podrá utilizar hasta que sus coches sean plenamente autónomos pues, a día de hoy, para que un Tesla se cambie de carril utilizando el Autopilot es necesario que el conductor señale antes la maniobra con el intermitente.

Publicidad