4x4

Ruta 4x4: Manzanares-Albacete

Esta ruta une dos poblaciones manchegas: Manzanares y Albacete. El escaso patrimonio históricomonumental de ambas ciudades queda compensado por la amplia variedad de paisajes que recorreremos en esta larga ruta. Entre ellos destaca el encantador Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, alimentadas por las aguas del río Guadiana, situado en el límite de las provincias de Albacete y Ciudad Real

Ruta 4x4: Manzanares-Albacete
Ruta 4x4: Manzanares-Albacete

La ruta comienza en la rotonda que hay a la salida de Manzanares, en el principio de la carretera N-430 dirección Albacete. A unos 50 metros del comienzo cogemos un camino que sale a la izquierda. Es una pista ancha y lisa, algo incomoda por las piedras, que atraviesa una llanura cubierta por campos cultivados, entre los que destacan grandes extensiones de viñedos. El firme mejora pronto y en los campos aparecen algunas encinas y olivos que rompen la monotonía de las hileras verdes de las viñas. A la derecha queda Membrilla, pueblo famoso por sus melones. Un último tramo en el que la pista tiene pequeñas piedras incrustadas en el piso, que forman una especie de empedrado, nos acerca a La Solana, primer pueblo de la ruta. En la carretera de Tomelloso cogemos una pista que, entre viñas, se dirige hacia la moderna Ermita de San Isidro. La pista es excelente, muy ancha y lisa puede ser peligrosa ya que permite ir rápido y el firme es muy deslizante. Pasada la ermita la pista empeora, ya que se suceden las bañeras y hay piedras que obligan a ir despacio. Seguimos entre viñedos y olivos, con algunas encinas, atravesando las tierras del Campo de Calatrava. A partir de la casa blanca (casilla 36) el paisaje cambia, atravesamos una zona de monte bajo en la que las encinas se alternan con olivos y matorrales. La pista mejora, es estrecha pero no tiene tantas bañeras aunque si algunas piedras, que en algún paso tenemos que superar con lentitud. Las jaras abundan y es habitual ver liebres y perdices cruzando la pista. A partir del caserío de Renuñez Grande la pista tiene bastante piedra. El paisaje ha cambiado ya no se ven viñas, sino tramos de sembrados y encinas alternándose con zonas agrestes de monte bajo. Llegamos a un pequeño pueblo llamado El Lobillo y seguimos la pista ancha y buena que sale a la derecha por una calle. Las afueras de El Lobillo están cubiertas por viñedos entre los que resaltan grandes encinas. A pesar de ser pleno verano todo está muy verde. En el siguiente cruce no seguimos el camino que lleva hacia Pedrosillo. Cogemos la otra pista flanqueada a la derecha por una larga valla que aísla una enorme extensión cultivada y a la izquierda por extensos viñedos. La pista, aunque estrecha, es bastante lisa y permite circular con rapidez. Campos de labor, zonas agrestes y algunos caseríos se suceden este tramo que nos lleva hasta la N-430.